22/10/17

Dastis dice a la BBC que muchas imágenes de brutalidad policial del 1-O son 'fake news'


El Nacional
Foto: Efe

El ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, ha tratado de fake news muchas de las imágenes donde se pueden ver los cuerpos policiales españoles cargando contra las personas que intentaban votar en el referéndum de independencia del 1-O. Lo ha dicho en una entrevista a la BBC este domingo por la mañana, delante de la sorpresa del entrevistador.
Preguntado por una aclaración, Dastis concreta que no dice que "todas las imágenes sean falsas, pero algunas lo son". "Aquí ha habido muchos hechos alternativos —alteranative facts— y fake news y, si es que hubo algún uso de la fuerza, no fue un uso deliberado, sino provocado", destaca.

El ministro también asegura que no cree que hubiera ninguna "situación brutal", sino que el uso de la fuerza —"si hubo"— fue "limitado" e incitado por el hecho de que "a las fuerzas de la orden se les impidió cumplir con las órdenes de los tribunales".

Justificación del 155

En la misma entrevista, Dastis explica que con la aplicación del artículo 155 de la Constitución el gobierno español está intentando restaurar el orden legal, la Constitución y la normativa catalana que emerge de ella. En este sentido, ha señalado que con el artículo 155 se establecerán "las autoridades que gobernarán el día a día de Catalunya según las leyes y las normas de Catalunya".

Finalmente, preguntado sobre si existiría alguna posibilidad legal para la independencia de Catalunya, el ministro ha señalado que tendría que pasar a través de una reforma de la Constitución que tendría que ser aprobada por todo el pueblo español. "Los países de la UE, nuestros socios, no aceptarán una decisión de esta índole tomada por solamente una parte del país", ha resaltado Dastis, añadiendo que el caso de Escocia es "excepcional".

-.-

Mapeo de como, donde y cuando de las agresiones en Catalunya. Pasen y vean hasta el punto donde llega la falta de verguenza i el imperio d ela mentira con que algunos nos gobiernan:

Memoria audiovisual del 1-O


Recopilación de vídeos del 1-O grabados por TV3 o por testigos.
Si tienes videos, envíalos a participa@tv3.cat



-.-

Puigdemont: "El peor ataque a Catalunya desde Francisco Franco"


Marta Lasalas
El Nacional 21/10/2017

El president, Carles Puigdemont, ha anunciado que pedirá al Parlament que convoque un pleno la próxima semana para analizar "el intento de liquidar el autogobierno y la democracia" y para "actuar en consecuencia". "El gobierno español, con el apoyo del Partido Socialista y Ciudadanos, ha emprendido el peor ataque a las instituciones y al pueblo de Catalunya desde los decretos del dictador militar Francisco Franco aboliendo la Generalitat de Catalunya", ha denunciado.

El president ha comparecido esta noche en una declaración institucional desde el Palau de la Generalitat que se ha convocado después de saberse que el gobierno de Mariano Rajoy pedirá al Senado que aparte del cargo al presidente y todos los miembros del Consejo Ejecutivo para asumir sus competencias.

"Nos tenemos que conjurar para volver a defender nuestras instituciones, de manera pacífica," ha reclamado después de denunciar que el gobierno español ha dado hoy un "portazo" a la propuesta de diálogo del Govern y ha iniciado una serie de medidas y ceses que directamente representan la liquidación del autogobierno y de la voluntad democrática de los catalanes. "Aquello que los catalanes decidimos en las urnas el gobierno español lo anula en los despachos", ha denunciado.
Puigdemont ha reprochado que el gobierno español se ha autoproclamado de manera ilegítima representante de la voluntad de los catalanes. "Sin pasar por las urnas, con apoyo escaso y en contra de la voluntad de la mayoría, el gobierno de Mariano Rajoy quiere nombrar un directorio para que teledirija desde Madrid la vida de Catalunya", ha alertado.

Concurso del rey

El president ha lamentado que no es la primera vez que "también con el concurso del rey" las instituciones catalanas reciben un golpe por parte del Estado español para violentarlas o suprimirlas, pero ha añadido que cada vez el pueblo catalán se ha sobrepuesto más fuerte y más determinado.

Ha recordado que la Generalitat no es una institución surgida de la Constitución española sino que funcionaba desde mucho antes de su aprobación, dado que fue restablecida provisionalmente atendiendo a su legitimidad histórica y la continuidad que garantizaron en el exilio Companys, Irla y Tarradellas. Por esta razón, ha advertido que ninguna decisión de ningún gobierno podrá borrar "este hecho persistente a lo largo del tiempo". "Lo que tenemos nos lo hemos ganado siempre con la fuerza de la gente y de la democracia", ha añadido.

"Las instituciones catalanas y el pueblo de Catalunya no podemos aceptar este ataque. La humillación que pretende el gobierno español es incompatible con una actitud democrática y se sitúa fuera del estado de derecho", ha advertido, además de reprochar la violencia del 1-O contra ciudadanos pacíficos, las detenciones de los responsables de la Asamblea y Òmnium, y la persecución a los medios de comunicación.

Puigdemont ha reprochado a Rajoy la "infame recogida de firmas" que protagonizó contra el Estatuto de Catalunya y el recorte de este texto por parte del TC después de ser ratificado en referéndum.

-.-

Información relacionada:

Texto íntegro de la declaración institucional que ha hecho el presidente Puigemont como respuesta al anuncio del 155 de Mariano Rajoy: AQUÍ


Opinión:

Era un golpe, el 155 era la excusa José Antich 

-.-

El golpe del Estado contra Catalunya acapara las portadas de medios de todo el mundo

Catalunya ya fue portada este sábado en algunos medios europeos por el anuncio del 155 de la exministra socialista Carmen Calvo, pero nada comparado con hoy. Después del consejo de ministros, y la masiva manifestación en Barcelona por la libertad de los Jordis y contra el 155, la cuestión catalana es la primera noticia de muchos diarios europeos, e incluso de todo el mundo. 

Reino Unido

La foto del día para The Sunday Times es una manifestante catalana de este sábado, bajo el titular "los catalanes protestan mientras Madrid toma el control":


The Sunday Telegraph también escoge una foto de la manifestación por los Jordis, sobre la que titula: "Miles protestan mientras España impone control directo sobre Catalunya":


En este sentido publica también The Observer, que con una foto de Puigdemont titula que "España anuncia control directo para aplastar la rebelión catalana":


"Clamor popular frente el golpe de estado en Catalunya", es la portada de The Independent, incluyendo una foto de la manifestación:


Italia

El Corriere della Sera explica, con una foto del Paseo de Gracia lleno, que "el gobierno catalán ha sido reestablecido:


La Reppublica se focaliza en el presidente español: "El puño de hierro de Rajoy", titula con foto de un manifestante soberanista:


Francia

"Catalunya: el golpe de fuerza de Madrid" es la portada de La Dépêche du dimanche hoy:


Alemania

El Frankfurter Allgemeine lleva hoy en portada que "Madrid toma medidas":


Estados Unidos

"España planea expulsar al líder de Catalunya", es el titular en la portada The New York Times hoy:
 

En la misma línea publica The Washington Post, que afirma que "España echará a los líderes catalanes":


Israel

The Jerusalem Post da voz a la "revolución catalana", mientras explica que Madrid quiere "echar al presidente catalán" y convocar elecciones:


Irán

Media portada de Iran Daily está dedicada este domingo al tema catalán. Con Mariano Rajoy en la foto, se explica que "España hará caer el gobierno catalán y convocará elecciones regionales":


Chile

El Mercurio expone en portada que "el gobierno español cesará al gobierno catalán y convocará elecciones antes de 6 meses":


Escocia

Sunday Herald: 'Sturgeon insta al diálogo mientras que España se mueve hacia el poder a medida' 


México


Más:

-.-   

En España, ni democracia ni estado social de derecho

Habitantes se manifestaron ayer en Oviedo,
durante la entrega de premios Princesa de Asturias · Foto Ap

Marcos Roitman Rosenmann
La Jornada 21/10/217

Resulta alarmante ver cómo la élite política y la mayoría de sus publicistas académicos, amén de acólitos de la monarquía, se rasgan las vestiduras señalando que en España se vive en democracia.

El argumento para tal afirmación es pedestre. Aluden a la existencia de un ordenamiento jurídico donde impera la ley. El eslogan es conocido: La ley es igual para todos. El rey Felipe VI, Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Albert Rivera, diputados y senadores se llenan la boca con dicha afirmación. Pero si las leyes son arbitrarias, generan impunidad y se aplican de forma torticera, la democracia es una quimera.

La existencia de códigos civiles, mercantiles, penales, procesales o de trabajo constituyen un marco desde el cual administrar derecho, pero su articulado puede no ser democrático. La existencia de leyes no garantiza que exista democracia. Las mismas pueden no serlo. Por ejemplo, la de partidos políticos en España, hecha a la medida para que la izquierda abertzale no se pueda presentar en las elecciones o para imputar, encarcelar y restar derechos cívicos a personas físicas y jurídicas, cuando el poder político lo considere y los jueces lo consientan. Periodistas, actores, dirigentes sindicales, representantes estudiantiles, cualquiera puede hoy ser objeto de imputación bajo el cartel de sedicioso, terrorista, subversivo, alborotador, antisistema, etcétera. La ley es la ley. Algunos ejemplos nos ayudan. Sin ir más lejos, la incautación y cierre del periódico vasco Egin, durante el gobierno de Aznar, llevado a cabo por el juez Baltasar Garzón. Más tarde la clausura de la revista Ardi Beltza y la detención de su director, Pepe Rei. El resultado: prisión para la plana mayor de ambas publicaciones durante más de un lustro. Curiosamente, el Tribunal Supremo, en un fallo de 2010, concluyó que su actividad no podía ser considerada ilícita, las publicaciones clausuradas y sus responsables encarcelados. La anulación de la sentencia llegó tarde, de manera deliberada. Al momento de su cierre, vendía 52 mil ejemplares diarios y tenía 210 trabajadores, todos al paro. Tampoco olvidemos el caso del joven Alfonso Fernández, Alfon, detenido en la puerta de su casa el 14 de noviembre de 2012, bajo la falsa acusación de portar una mochila con artefactos explosivos caseros. Hoy cumple una condena de cuatro años. Es bueno recordar el caso de Arnaldo Otegui. Han sido muchos, estos años, los casos en que el concepto de preso político cobra toda su dimensión al interior de la monarquía parlamentaria y de economía de mercado. Salvo que se quiera señalar que la democracia es la del mercado. ¿Será por eso que se rescatan los bancos, se privatiza la educación, la sanidad y se desahucia a quienes no pueden pagar su hipoteca, venden las viviendas sociales a los fondos buitres y crean leyes para el despido libre y la devaluación de las pensiones? ¿Democracia, estado social de derecho? España vive en una mentira que ha transformando a sus ciudadanos en loritos repetidores, dogmáticos y convencidos de vivir en la mejor de las democracias posibles.

Pocos quieren reconocer la existencia de cientos de cadáveres de republicanos, gente asesinada por la dictadura en cunetas, fosas comunes y personas que no pueden ser enterradas dignamente. Ningún detenido, no digo imputado y menos condenado, por crímenes de lesa humanidad cometidos durante el franquismo y protegidos por la monarquía. Una ley de amnistía bastarda los protege. ¿Democracia?

¿Hay presos políticos en España? Sin duda. Lo difícil es denunciarlo y decirlo en voz alta. Las consecuencias no se hacen esperar. Difamación, aislamiento, amenazas y el san Benito de terrorista disfrazado, antisistema y pro etarra. La sociedad española ha decidido mirar hacia otro lado, justificar detenciones ilegales, torturas y persecución política. Parece no querer enterarse, vivir en un mundo feliz. ¿Cómo? ¿Presos políticos? No.

España, se dice, es una democracia consolidada, un país respetable y respetado, donde la ley es igual para todos. Pero si las leyes son arbitrarias y responden a un control ideológico en su aplicación, entonces la democracia no existe. En democracia las leyes deben cumplir tres condiciones: ser justas, buenas y aplicables por igual. Eso se llama justicia, y hoy brilla por su ausencia en España. Hay leyes, se aplican, pero no hay justicia. Jueces sumisos prosperan a la palestra de los partidos que gobiernan. El tribunal constitucional ha perdido su carácter de árbitro para someterse a las presiones del poder político, circunstancia que propició la renuncia a su presidencia del más destacado constitucionalista de España: Manuel García Pelayo. Hastiado de sufrir indirectas, presiones de Felipe González y el PSOE para amañar sentencias en una u otra dirección, prefirió el autoexilio y murió en Caracas en 1991.

Hoy, la detención de Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, acusados de sedición, dirigentes de la Asamblea Nacional Catalana y Omiun Cultural, organizaciones de la sociedad civil catalana, con un ideario independentista y republicano, se adjetiva como política. La tensión se acrecienta y eso destapa la olla de las esencias del nacional-catolicismo, cuya aparición se convierte en reclamo de una población educada en la desafección democrática y el autoritarismo. Por eso pide la intervención en Cataluña y, si es posible, que los metan a todos a la cárcel, cuando no los fusilen. La ley es la ley.

-.-

Lolita Bosch: "Catalunya está viviendo un momento muy, muy triste y difícil"

Lolita Bosch
Fuente: Cuenta de Facebook de Lolita Bosch

Catalunya está viviendo un momento muy, muy triste y difícil. Nos acosa un gobierno al que calificaríamos de fascista si acosara a otros pueblos. Lamentablemente la catalanofobia está llegando a lugares insospechados. Empapando mentes inteligentes y sensibles. No puedo más de que a mis familiares, mis amigos y amigas y a mí nos llamen intolerantes, nazis o abducidos (nazis, curiosamente, nunca franquistas, que sería un insulto más cercano en nuestra geografía y nuestra historia). Hemos hecho un movimiento pacífico que lleva siete años sin un solo incidente, una defensa de la democracia que deberían celebrar los demócratas de todos los rincones del mundo y nunca jamás nos hemos considerado una raza o mejores ni peores que nadie. Hemos sido independientes la mayor parte de nuestra historia y reclamamos volver a serlo. El 1 de octubre las urnas se abrieron a toda la población censada (y la cerraron mossos y guardia civil en algunos lugares), toda la resistencia fue pacífica, somos un pueblo cívico y resistente. Hubo 1066 heridos... En ninguna votación tras la caida del franquismo ha participado el 100% de la población. Esto sólo ocurre en los países en los que es obligatorio votar. Y el presidente Rajoy, que hoy amaneza, con 30 años de prisión al presidente catalán, gobierna el Estado Español con el 31% de los votos de todo el país.

Estamos atónitos que nos digan que por tercera vez en la historia la derecha española va a cerrar el gobierno catalán y no recibamos toneladas de solidaridad. Este país, Catalunya, que yo que no soy nacionalista pero sí independentista puedo decir que ha hecho listas de espera para entrar en todos los campos de refugiados del mundo a ayudar. Dejen de juzgarnos y escúchennos. Estamos luchando, pacíficamente, por las libertades nuestras y de todos los pueblos del mundo. Ya basta.

Merecemos más amor, más empatía y más respeto. Esta es una tierra de acogida y somos un pueblo lleno de libertades. Un país tranquilo y acogedor.

-.-

Otra aportación en su cuenta de Facebook, Lolita Bosch nos dice:

.
¿No celebramos los derechos civiles de las etnias no caucásicas en los Estados Unidos o el voto de las mujeres en tantos y tantos países del mundo? ¿Y no se defendieron, tras intentar dialogar, resistiendo pacíficamente leyes antidemocráctias? No seamos hipócritas. No avalemos cualquier ataque a Catalunya porque Catalunya hizo (tras siete años de intentar establecer un diálogo y tras agotar todas las vías legales posibles) un referendum que el Gobierno Español no respeta porque no lo contempla la constitución. 

Si en la historia de este, nuestro mundo, hubiéramos acatado las leyes seguiría habiendo los esclavos que en Grecia estaban consensuados por una incipiente democracia. Las mujeres no votaríamos ni tendríamos mayoría de edad. Los imperios no hubieran caído. Los parias no tendrían derechos.

La resistencia pacífica ha cambiado el mundo en lugares como la India o Sudáfrica y todos lo celebramos. ¿Quién se cree con derecho a decir a las ciudadanas y ciudadanos que nosotros no podemos resistir pacíficamente un marco global que nos parece injusto? ¿Quién se cree el argumento de que se firmó en aquella democracia monárquica acongojada por el franquismo reciente? ¿Quién, de verdad, quién quiere que los catalanes nos quedemos en España por razones emocionales o históricas? O si no, diga Mariano Rajoy Brey: ¿Para que nos quieren en España? 

Basta. Ni monarquía ni un gobierno que no respeta las movilizaciones ciudadanas en son de paz. BASTA DE HUMILLAR CATALUNYA Y SU CIUDADANÍA CON ARGUMENTOS TRAMPOSOS Y ABUSIVOS. Defiendan el derecho a informar y el derecho a ser informados en español de la ciudadanía española y mundial que lee en castellano. A favor o no de la independencia ESTO ES SOBRE NUESTRA DEMOCRACIA, NUESTRAS DEMOCRACIAS. Es increíble justificar lo contrario.


Lolita Bosch (Barcelona, 1970) es una escritora catalana. Es licenciada en filosofía por la Universidad de Barcelona y tiene un posgrado en letras de la Universidad Nacional Autónoma de México.

-.-

20/10/17

Editores de medios de comunicación comparecen ante la Guardia Civil por la campaña institucional del 1-O


Comandancia de la Guardia Civil de la Travessera de Gràcia de Barcelona
EFE

CatalunyaPlural.cat  / @CatalunyaPlural 20/10/2017

Declara la presidenta en funciones de la corporación que agrupa a los medios públicos catalanes

Varios editores y directores de medios de comunicación han comparecido este viernes ante la Guardia Civil como testigos por la difusión de la campaña institucional del Govern sobre el referéndum de independencia de Catalunya del 1 de octubre.

La presidenta en funciones de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales, el ente que agrupa a TV3 y Catalunya Ràdio, Núria Llorach, ha asegurado a la salida de la comandancia de la Guardia Ciivil que los medios públicos catalanes y sus profesionales"seguirán garantizando el pluralismo y el servicio público".

Por su lado, el editor de directe.cat, Joan Puig, ha acudido pero se ha negado a declarar porque, a su juicio, "la justicia española no tiene garantías" y no le representa, ha informado al salir del cuartel. La Guardia Civil ha trasladado al juzgado de instrucción 13 de Barcelona, que ha oficiado al Instituto Armado para llevar a cabo los interrogatorios, si su negativa a declarar puede llevarle a incurrir en una posible obstrucción a la justicia, siempre según la versión de Puig.

El director del Punt Avui, Xevi Xirgo, ha explicado que la Guardia Civil le ha puesto "deberes" porque le ha adelantado que le volverán a pedir aclaraciones como fechas de publicación, anuncios publicados y tarifas. La citación de estos medios se produce en relación a la inserción de publicidad de la Generalitat del 1-O.

A mediados de septiembre, la Guardia Civil entregó a varios medios una notificación del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) en la que les advertían de que se abstuvieran de publicar propaganda o publicidad del referéndum. El TSJC avisaba a las direcciones que "se abstengan de incluir en su medio propaganda o publicidad relativa al referéndum del 1 de octubre" y les advertía de que en caso de hacerlo podrían incurrir en responsabilidades penales.

También ha acudido este viernes a la comandancia de la Guardia Civil el director de La Vanguardia, Màrius Carol, aunque su medio, al igual que los principales rotativos y radios de Barcelona, no publicó la campaña del Govern del 1-O.

Més información



-.-

Artículo 155: PP y PSOE pactan la intervención de los Mossos y de TV3 y elecciones en enero en Catalunya

Entre las competencias que asumiría el Gobierno central estarían la convocatoria de elecciones autonómicas, aumentar el control financiero de la Generalitat y recaudar los impuestos autonómicos, asumir ciertas competencias del departamento de Educación y poner bajo el control del Ministerio del Interior a los Mossos d’Esquadra para controlar el orden público.   

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez en un encuentro en la Moncloa.
Borja Puig (PSOE)
 

Los dos principales partidos que sustentan el régimen monárquico heredado del franquismo han acordado como aplicarán el artículo 155  para intervenir la Generalitat de Catalunya e impedir que se materialice la República Catalana apoyada mayoritariamente por el pueblo catalán en el referéndum del pasado 1 de octubre.  Reproducimos a continuación el artículo de eldiario.es en que se informa del contenido del acuerdo, respaldado también por Cs.

El acuerdo para la aplicación del artículo 155 está ya cerrado y la pretensión es que se intervenga “lo mínimo posible para garantizar el proceso electoral”

Gobierno y PSOE insisten en que Carles Puigdemont tiene margen hasta la votación del 155 en el Senado para dar marcha atrás y convocar comicios

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez ya tienen cerrado el acuerdo para la puesta en marcha del  artículo 155 de la Constitución con el que pretenden frenar las aspiraciones independentistas del Govern de Carles Puigdemont. La pretensión del Gobierno y el PSOE es que la intervención sea “la mínima posible” con el fin de  convocar unas elecciones en Catalunya con fecha prevista para enero, según fuentes conocedoras de los términos del pacto.

El acuerdo se ha ido perfilando en las últimas semanas entre el Gobierno –el propio Rajoy en contacto con Sánchez en el nivel más alto, además de reuniones técnicas en las que han participado la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, el secretario de Estado para las Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, y por parte del PSOE, la exministra Carmen Calvo y José Enrique Serrano– y ya está culminado en lo referido al “objeto, las medidas y los plazos”. Socialistas y conservadores insisten en que el objetivo del uso extraordinario –es la primera vez que se echa mano del 155– de este precepto constitucional es “recuperar la normalidad, la legalidad y el autogobierno” en Catalunya.

El  Consejo de Ministros dará el visto bueno al paquete de medidas este sábado ante  la insatisfactoria respuesta de Puigdemont al requerimiento en el que el Gobierno le exigía claridad respecto a la declaración de independencia y la vuelta a la legalidad en Catalunya. El Ejecutivo y el PSOE consideran que no se ha producido una marcha atrás en el desafío independentista y consideran que Puigdemont ha ido  un paso más allá al “amenazar” con declarar la independencia si siguen adelante con el 155.

El Senado ratificará las medidas del 155 en un Pleno que se celebrará previsiblemente la próxima semana o el lunes de la siguiente. La Mesa de la Cámara Alta se reunirá el sábado tras el Consejo de Ministros extraordinario para conocer las medidas y ordenar los trabajos de debate y votación.

Intervención “quirúrgica” para ir a elecciones

Tanto el Gobierno como el PSOE insisten en que la intervención que califican de “quirúrgica” de las competencias de la Generalitat será “la mínima posible para garantizar el proceso electoral” que han fijado para enero. El Gobierno quería alargar más ese plazo para enfriar un escenario político muy caldeado desde el 1 de octubre. El PSOE también consideraba que era necesario un margen mayor que los 54 días que fija la ley en situaciones normales para la celebración de comicios desde su convocatoria, aunque sus dirigentes no querían que se impusiera la imagen de que desde Madrid se alargaba innecesariamente el control sobre el Govern.

En este caso han considerado que diciembre era precipitado y han decidido fijarlas en enero. “Estamos como quien dice en noviembre”, justificaba el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, preguntado por si se celebrarían antes de que acabara el año. Tanto Ciudadanos como el PSC habían abogado por que los comicios se celebrasen lo antes posible.

Cuando dirigentes socialistas y miembros del Gobierno apuntan a que la intervención será “quirúrgica” se refieren a que no afectará al funcionamiento de los servicios públicos de la Generalitat de Catalunya. De esta manera, se tocarán determinadas competencias en algunos departamentos del Govern catalán y con diferentes intensidades para recuperar la “normalidad democrática” a través de unas elecciones.

Fuentes de Moncloa apuntaron que entre las competencias que asumiría el Gobierno central van desde la convocatoria de elecciones autonómicas, que corresponde al president Puigdemont, a aumentar el control financiero de la Generalitat y poner bajo la tutela del Ministerio de Hacienda la recaudación de los impuestos autonómicos, asumir ciertas competencias del departamento de Educación con el fin de garantizar la apertura de colegios electorales en las elecciones autonómicas y poner bajo el control del Ministerio del Interior a los Mossos d’Esquadra para garantizar el orden público.

Fuentes socialistas aseguran que su participación en el desarrollo del 155 ante el desafío de Puigdemont ha limado las intenciones iniciales del Gobierno. “El planteamiento de Rajoy era más duro”, aseguran esas fuentes, que explican que la pretensión es que la intervención fuera más larga. En Moncloa habrían decidido ceder en ese terreno ante la necesidad de mostrar internacionalmente que tanto el partido que está en el Ejecutivo como la principal fuerza de la oposición van de la mano para afrontar esta crisis.

Margen para que Puigdemont dé marcha atrás

Por eso el PSOE rechazó la posibilidad de articular una forma de Gobierno alternativo para Catalunya –o bien formado por tecnócratas o bien por personalidades con un perfil más político– y abogó por que fuera el Ejecutivo de Rajoy el que asumiera la gestión de las competencias intervenidas. No obstante, fuentes próximas a Sánchez aseguran que la fórmula para ejecutar en la práctica el 155 es una decisión del Gobierno y que no van a valorar cómo lo hagan (a través de un ministro para Catalunya o de la asunción de las atribuciones catalanas por parte de varios ministerios).

Gobierno y PSOE señalan, no obstante, en que Puigdemont aún tiene margen para dar marcha atrás. Los socialistas insisten en que el procedimiento del 155 le abre “ventanas” para el diálogo. El proceso incluye la presentación de alegaciones por parte del presidente de la Generalitat. Pero PP y PSOE empujan, sobre todo, para que convoque elecciones en Catalunya antes del pleno del Senado en el que se activará definitivamente el 155.

Hasta entonces, subrayan, tiene la posibilidad de disolver el Parlament el próximo martes y llamar a los ciudadanos a las urnas el 3 de diciembre. “La facultad para convocar elecciones autonómicas la tiene el señor Puigdemont, hasta que deje de tenerla”, puntualizó el coordinador general del PP, Fernando Martínez Maillo.

También están convencidos de que Puigdemont recibe presiones internas y externas para buscar una vía de escape. Consideran que la falta de apoyo y reconocimiento internacional juega en contra de los independentistas. Rajoy participa este jueves en la reunión del Consejo Europeo y Sánchez se ha entrevistado con el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, que le ha trasladado el apoyo de la UE en la respuesta a los independentistas. El presidente francés, Emmanuel Macron, declaró que “será un consejo marcado por un mensaje de unidad en torno a los riesgos que afrontan los Estados miembros y de unidad en torno a España”.

De hecho, Juncker rechazó la mediación que plantea Puigdemont y aseguró que si Catalunya se independiza luego lo podrían pedir otras regiones europeas: “No quiero una Unión Europea que dentro de 15 años esté formada por 90 países, sería imposible”. La primera ministra de Reino Unido –país que aceptó la celebración de un referéndum por la independencia de Escocia– aseguró que “no reconocería” la independencia de Catalunya al entender que el 1-O no tenía base legal. Los dirigentes europeos, además del presidente de EEUU, Donald Trump, y el presidente ruso, Vladimir Putin, comparten esa tesis, lo que da tranquilidad a Rajoy después de que organismos internacionales cuestionaran la actuación policial en Catalunya el pasado 1 de octubre.

http://www.eldiario.es/politica/Rajoy-Pedro-Sanchez-elecciones-Catalunya_0_698881040.html

-.- 


La convocatoria de elecciones en Catalunya emerge como el escenario más probable en el que desemboque la aplicación del artículo 155 de la Constitución a largo plazo, aunque los partidos que le dan apoyo no se aclaraban este viernes sobre el anuncio de la fecha en que se celebrarían esos comicios. La portavoz de Igualdad del PSOE Carmen Calvo había lanzado por la mañana la fecha para enero, aunque el Gobierno afirmaba tras el Consejo de Ministros que era prematuro hablar de ello. Redoblaba el enredo Cs, ya que según Albert Rivera Calvo no mentía pero se quería esperar a la comparecencia de Mariano Rajoy este sábado para informar públicamente.

El portavoz de la Moncloa Íñigo Méndez de Vigo ha respondido en la rueda de prensa de los viernes que era “demasiado pronto” para poner fecha a los comicios, negando implícitamente las palabras del PSOE. A su parecer, la prioridad ahora es “restablecer la legalidad y la convivencia”, motivo por el que ha negado en varias ocasiones que el 155 sirviera para suspender la autonomía. Así las cosas, De Vigo ha alargado el horizonte temporal, afirmando que eran medidas “que no se aplican de un día para otro” –curiosamente, en paralelo a la caída del PP a las encuestas y que fuentes de la misma formación contemplaran hace días el plazo de seis meses por nueva convocatoria.

Así las cosas, los socialistas se han mostrado en un primer momento tajantes, aunque después Calvo ha matizado sus palabras. Según las fuentes consultadas en el Ejecutivo, no consta que el acuerdo estuviera cerrado realmente, sino que acabarían de cortarse flequillos en las próximas horas –por ejemplo sobre cuál estaría el papel del Parlament, como explicaba El Nacional este viernes, motivo de debate entre la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y el PSOE. El mismo Rajoy ha dicho desde Bruselas que contaría con el acuerdo de sus dos aliados para acabar de definir las medidas, aunque no ha dado por cerrada la negociación.

Ante ese escenario de pactos confusos entre PP y PSOE, Rivera es a quien más luz habría intentado aportar al lío. El líder de la formación naranja ha descartado una candidatura conjunta entre las tres formaciones constitucionalistas, pero ha confirmado el plazo de enero. Eso entronca con la defensa que había hecho los días previos de unas elecciones “legales, libres y con garantías” de forma inmediata –avistando la esperanza de que Cs gobernara en Catalunya con Inés Arrimadas como presidenta de la Generalitat.

La cuestión es que De Vigo sí ha confirmado que el 155 sirva para convocar elecciones –a diferencia de aquello que sostienen algunos constitucionalistas. No ha querido adelantar más medidas, aunque continúan encima de la mesa la probabilidad de que se controlen la Conselleria d’Interior y los Mossos, se tome el poder de Economia –a pesar de la ya intervención del ministro Cristóbal Montoro a las finanzas catalanas– y la Presidència –para poder garantizar la organización de los comicios. Las medidas serán expuestas con concreción por Rajoy este sábado, después del Consejo de Ministros extraordinario, que irá seguido de una reunión del Pleno del Senado.

Será en el pleno definitivo de la cámara alta donde se acabará de aprobar el 155, si el president Carles Puigdemont no convoca antes elecciones. Según fuentes del ejecutivo, la suspensión del autogobierno no se llegaría a hacer efectiva si Puigdemont las organiza, en tanto que se estaría utilizando la LOREG (Ley Orgánica del Régimen Electoral General), un hecho que en la Moncloa interpretan como el retorno a la legalidad constitucional. Eso se cree así pues unos comicios no se podrían hacer de otra forma que no fuera la ley española –en tanto que Catalunya no ha desarrollado una propia y se ampara en la del Estado.

http://www.elnacional.cat/es/politica/rajoy-acuerdo-psoe-eleccions-gener_204030_102.html

-.-
 
Estos comités nacidos para un acto puntual, empiezan a coordinarse entre sí para dar continuidad al movimiento. Después de las detenciones de los dos Jordis ya trabajan de Leer mas

Iruñea Ciudad de Acogida, mediante una performance, quiere denunciar la entrega del Premio a la Concordia Princesa de Asturias a la Unión Europa, “que está permitiendo Leer mas

-.-

Anonymous anuncia un ciberataque masivo en defensa de Cataluña para este sábado

Los hacktivistas mantienen viva la #OpCatalunya que iniciaron a mediados de septiembre y avisan de nuevas acciones por el 21 de octubre.

Mercè Molist
NacióDigital 20/10/2017 

Anonymous está avisando desde Twitter de la realización de un "ataque masivo" para el sábado 21 de octubre, dentro de la llamada Operación Cataluña, sin dar más detalles. En los últimos días han crecido los ataques llevados a cabo por Anonymous en el contexto del # OpCatalunya y #opSpain, ambas en defensa de la independencia de Cataluña.

Los hacktivistas han entrado en varios servidores y deberían descargado bases de datos de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, la Universidad Politécnica de Valencia, el portal informativo News España, la Junta de Andalucía, la Universidad de Alicante, el Canal Postal y el ayuntamiento de San Javier (Murcia).


La #OpCatalunya se inició el 24 de septiembre, con la emisión de un vídeo reivindicativo de Anonymous en defensa del derecho a decidir. Hasta ahora ha consistido en varios ataques donde se ha contado con la ayuda de Anonymous España. Los ataques más importantes han acabado con la difusión de bases de datos de la Policía Nacional y del gobierno de Madrid.

Operation Free Catalonia 24 de set. 2017



#OpESPANA #Catalonia #Barcelona #Independence #Freedom 30 de set. 2017




Fuerza Cataluña - Anonymous ESP 2 oct. 2017



 

Más:
 

Después de que este sábado la web del Tribunal Constitucional (TC) dejara de funcionar, ahora también han recibido ataques las páginas del PP, la Fundación Franco y de los ministerios de Economía, Justicia y Fomento.
 
-.- 

19/10/17

Por qué las derechas y muchas izquierdas españolas no entienden o no quieren entender lo que pasa en Catalunya

El artículo hace una crítica de lo que se considera la causa mayor del crecimiento del independentismo en los últimos 7 años, y que es el nacionalismo uninacional españolista que, presente en el Estado borbónico español, está alcanzando su máxima expresión a través del gobierno Rajoy, así como del establishment político-mediático centrado en la capital del Reino, Madrid (que tiene poco que ver con el Madrid popular).


Por Vicenç Navarro
Kaos en la Red 19/10/2017

Los mitos del nacionalismo uninacional españolista

Una de las razones que se dan con mayor frecuencia en círculos del establishment político-mediático español para explicar el crecimiento del independentismo en Catalunya es que la mayoría de la población catalana ha sido sujeta a un lavado de cerebro durante la mayoría de los años de gobierno en Catalunya por partidos nacionalistas catalanistas, lo que explica su creciente deseo de separarse del resto de España, deseo que sería fruto de su supuesto adoctrinamiento en un sentimiento anti-español. Ha habido voces, predominantemente de la derecha catalana, de orientación conservadora y/o neoliberal, que han ayudado a que se creara esta percepción a través de mensajes y eslóganes como “España nos roba”, con los que han contribuido a la extensión en España de tal lectura de lo que está ocurriendo en Catalunya. Las declaraciones en La Sexta Noche del que fue presidente de la Comunidad de Castilla-La Mancha, y Ministro de Defensa durante el gobierno del PSOE (dirigido por el Sr. Zapatero), el Sr. José Bono, son un caso claro de este pensamiento dominante que atribuye lo que pasa en Catalunya a una manipulación de los sistemas públicos de información y de las instituciones públicas de reproducción de valores por parte de los partidos gobernantes en la Generalitat de Catalunya.

Sin negar la instrumentalización de tales medios por los gobiernos Pujol, Mas y Puigdemont (que yo he criticado extensamente), que se presenta incluso con mayor intensidad en las otras comunidades autónomas de España (donde los medios de información están también instrumentalizadas por los partidos gobernantes), tal hecho es insuficiente para explicar el creciente deseo que existe entre grandes sectores de la población catalana de separarse de España. Dicha manipulación de los medios de información por parte de los gobiernos nacionalistas catalanistas de la Generalitat de Catalunya ha sido constante durante más de treinta años de mandato y, sin embargo, el crecimiento del independentismo se ha dado solo recientemente y de una manera muy rápida, y muy en especial, desde que el Tribunal Constitucional del Estado español rechazó elementos muy importantes del Estatut propuesto por el gobierno catalán tripartito presidido por el socialista Pasqual Maragall (durante los pocos años que Catalunya ha estado gobernada por las izquierdas), y que fue aprobado por el Parlament, por las Cortes Españolas y refrendado, más tarde, por el pueblo de Catalunya.

Las causas verdaderas del crecimiento del independentismo en Catalunya: el nacionalismo uninacional del Estado español Borbónico y del establishment político-mediático español

El hecho de que las derechas y muchas izquierdas españolas asignen la responsabilidad de tal crecimiento a las políticas informativas y educativas del gobierno catalán, se debe a su deseo de negar cualquier responsabilidad del Estado español en el crecimiento del independentismo, que es precisamente la causa mayor del aumento en grandes sectores de la población catalana del deseo de separarse de España. La causa de este crecimiento no se encuentra, pues, en Catalunya, sino primordialmente en las políticas públicas del Estado central basado en la capital del Reino (que tiene poco que ver con el Madrid popular), centro del nacionalismo españolista, que es la primera y más importante causa de aquel crecimiento. Debería ser obvio que para entender qué pasa en Catalunya hay que conocer el pasado oculto (olvidado deliberadamente en la historia oficial del país) y el presente sesgadamente mostrado por el establishment político-mediático del país, del cual el Sr. Bono es representativo. Hoy tal nacionalismo uninacional, cuya máxima expresión fue la dictadura franquista que existió en España durante cuarenta años y cuya cultura ha permanecido en la democracia que le siguió, y que pervive como consecuencia de que la transición (mal llamada modélica) de la dictadura a la democracia no fue una ruptura con el Estado anterior, sino una apertura para poder incorporar elementos de democracia que le permitieran entrar en la Unión Europea, elementos que eran muy insuficientes para poder homologar la democracia existente en España a la de la mayoría de los países de dicha comunidad político-administrativa.

El nacionalismo uninacional españolista que no se define como nacionalismo

El Estado español ha sido siempre el máximo instrumento de ese nacionalismo españolista, vehiculado por la Monarquía Borbónica. Esta visión uninacional es también dominante en la intelectualidad española. Y es tan poderosa y tan generalizada que los autores que la reproducen ni siquiera son conscientes de ello. Es característico de cualquier discurso dominante discriminatorio que el que lo reproduce ni se dé cuenta de ello. En una cultura machista, por ejemplo, las expresiones machistas que se utilizan en el lenguaje ni siquiera son reconocidas como tales por las personas que las utilizan, pues ni siquiera son conscientes de ello. Tales términos están tan integrados en el lenguaje y manera de pensar dominante que ni siquiera son considerados ideológicos: se consideran como un lenguaje neutral, razonable y/o lógico. Lo mismo ocurre, pues, con el nacionalismo españolista, que ni siquiera se considera nacionalismo. Dicho término, “nacionalismo”, se utiliza para definir a los nacionalismos periféricos como el catalán, el vasco o el gallego. Pero nunca para definir el nacionalismo españolista. Oír a un Vargas Llosa, o a un Fernando Sabater o a un José Bono diciendo que los nacionalismos son malos, definiendo como tales solo a los periféricos, sin reconocer que ellos son, a su vez, profundamente nacionalistas, imponiendo su nacionalismo a todos los demás, es característico de lo que ocurre hoy en España. Todos ellos han publicado artículos o hecho declaraciones demonizando a los nacionalismos periféricos con argumentos típicos del nacionalismo españolista, acentuando la uninacionalidad de España, mensajes transmitidos en El País y otros medios del establishment político-mediático del Estado borbónico.

Este nacionalismo uninacional fue impuesto a sangre y fuego en Catalunya durante la Guerra Civil. No se quiere reconocer que, por ejemplo, el idioma catalán fue prohibido por los ocupantes de Catalunya (solo tolerado en el ambiente familiar), permitiéndose hablar solo “la lengua del imperio”, como se definió al castellano. El fascismo, máxima expresión del nacionalismo españolista, significó una opresión no solo de clase social, sino también de nación. Esto último nunca se reconoce o admite, y se olvida deliberadamente su enorme brutalidad, que incluso sorprendió a dirigentes del nazismo alemán y del fascismo italiano, de visita a Barcelona durante la ocupación (ver el capítulo X, “La llarga nit del franquisme”, en Josep Fontana, La formació d’una identitat. Una historia de Catalunya). El terror fue una táctica impuesta por los golpistas que interrumpieron un sistema democrático republicano, pues las fuerzas ocupantes del nacionalismo españolista sabían que tenían a la mayoría de la población en contra (ver “Una breve historia personal de nuestro país” en www.vnavarro.org, 26.09.17).

La imposición del nacionalismo uninacional españolista

En Catalunya hubo un intento de genocidio cultural, hecho desconocido, ignorado, ocultado o ninguneado por el nacionalismo españolista. Hubo una represión brutal que se sumó al terror extendido a lo largo de toda España, impuesto por las oligarquías y élites de la estructura de poder en contra de la mayoría de las clases populares, terror causado por las mismas minorías que actuaron en contra de la cultura catalana. De ahí que las izquierdas catalanas siempre defendieran que la lucha por la liberación de las clases populares y de la nación catalana eran la misma, hecho que incluso la derecha nacionalista catalana dirigida por el Sr. Pujol tuvo que reconocer.

En España la gran influencia del nacionalismo españolista explica que cualquier defensa de la identidad catalana y de la plurinacionalidad del Estado haya sido vista siempre como secesionismo. La marginación de Pasqual Maragall, presidente socialista de la Generalitat de Catalunya, por parte de la dirección del PSOE bajo el mandato del presidente Zapatero y su equipo, incluyendo a su Ministro de Defensa, el Sr. Bono, debido a su intento de recuperar los derechos de Catalunya como nación, ejemplifica dicha influencia. El ministro Bono lo acusó de simpatías secesionistas. En realidad, el reconocimiento de Catalunya nunca respondió a un objetivo secesionista. Fue un reconocimiento profundamente solidario y basado en una visión plurinacional, con un claro compromiso por la justicia social y la democracia para toda España. Fue el presidente Companys (que fue director de una revista titulada Nueva España) el que murió fusilado por secesionista por las “tropas nacionales” golpistas. Companys invitó a las fuerzas progresistas españolas (entre las cuales él era sumamente popular) a que asentaran sus bases en Catalunya para poder resistir la situación que estaba sufriendo España. En Catalunya el independentismo solo ha surgido cuando la plurinacionalidad del Estado no ha sido aceptada por el Estado central. Y el caso actual es un ejemplo de ello.

Los símbolos borbónicos nunca han sido populares en Catalunya

La enorme brutalidad con la que el nacionalismo españolista se impuso en Catalunya explica, por ejemplo, que la bandera borbónica española, máxima expresión de tal nacionalismo, nunca haya sido muy popular en en este territorio, hecho que es presentado maliciosamente por el nacionalismo españolista como el reflejo de un sentimiento anti-España, sentimiento que en realidad no existe en Catalunya. Hay que entender que cuando las tropas golpistas –que se llamaban a sí mismas los “nacionales” (que se caracterizaron por una enorme brutalidad y represión)- ocuparon Catalunya, lo hicieron enarbolando la bandera borbónica y tocando la Marcha Real como himno nacional. ¿Cómo quiere el establishment político-mediático que tales símbolos sean populares en Catalunya? ¿No se dan cuenta de que la gente tiene memoria? En Catalunya la bandera rojigualda ha sido popular solo en los barrios pudientes, donde tal bandera representaba a aquellos que recuperaron sus intereses. Pero, a nivel de calle, la bandera española era la republicana, bandera que, junto con la senyera en Catalunya, llevaban los soldados que defendían el sistema democrático en el frente. Miles de catalanes tienen en su tumba la senyera y la bandera española, que era, y emotivamente continúa siendo, la republicana.

Y lo que es de gran interés es que en las últimas manifestaciones, como la del 3 de octubre, además de muchísimas esteladas (la bandera independentista) había también, por parte de los que se sentían españoles y estaban en contra del Estado español borbónico, la bandera republicana (además de la senyera). La bandera española para las personas catalanas con memoria es la bandera republicana, la bandera de los que lucharon por otra España. Es indicador de bajeza y mezquindad, así como de fanatismo nacionalista españolista, que en el homenaje a los que lucharon por la República, el Sr. Bono, presidente de las Cortes Españolas, no les dejara llevar tal bandera. Y otro indicador de la bajeza moral de tal personaje es que manipulara en la entrevista que se le hizo en La Sexta las declaraciones que hace años hizo Pablo Iglesias, cuando este expresó no sentirse representado por la bandera borbónica española, a lo cual Bono indicó que, por lo visto, el Sr. Iglesias habría preferido la bandera de Afganistán (sí, dijo Afganistán. Venezuela no había aparecido todavía en su imaginario). No se le ocurrió al Sr. Bono que para miles de españoles de distinta procedencia familiar a la suya (procede de una familia falangista), emotivamente su bandera española es la republicana. En realidad, sería de desear que en la medida que exista un mayor rechazo a la Monarquía, se utilizaran extensamente los símbolos republicanos.

La crítica del supuesto victimismo en Catalunya

Otra característica del establishment político-mediático español es acusar al nacionalismo catalán de victimismo, presentándolo como si sufriera un complejo un tanto paranoico de ser víctima en esta relación, infundado según ellos, pues Catalunya siempre ha recibido un trato preferencial por parte del Estado español. Un análisis objetivo de lo que ocurrió con el Estatut del 2006 (cuyo veto en partes esenciales por parte del Tribunal Constitucional inició el crecimiento del independentismo) muestra la falsedad de dicha acusación. Una persona, no sospechosa de simpatías secesionistas, como Josep Borrell, que fue Presidente del Parlamento Europeo y Ministro en el gobierno PSOE presidido por Felipe González, ha hecho una breve lista de los agravios y ofensas a Catalunya. En 2005, el gobierno de izquierdas del tripartito, liderado por el socialista Pasqual Maragall, propuso un Estatut que redefiniera la relación del gobierno de la Generalitat con el Estado español, proponiendo, entre otros elementos, el reconocimiento de Catalunya como una nación dentro de un Estado plurinacional. Tal Estatut, como indiqué antes, fue aprobado por el Parlament de Catalunya, más tarde (modificado) aprobado por las Cortes Españolas, y por último, aprobado por el pueblo catalán en un referéndum. Ahora bien, todo este proceso acumulativo de decisiones tomadas por distintas soberanías fue completamente ignorado. Borrell señala que elementos importantes de tal Estatut fueron vetados por el Tribunal Constitucional, controlado por el PP, en un hecho que el catedrático Javier Pérez Royo ha definido como un golpe de Estado, saltándose todo tipo de soberanías debido a intereses partidistas. Y para mayor ofensa, se eliminaron elementos, como señala también Borrell, que ya habían sido aprobados en otras Comunidades Autonómicas, como es Andalucía. ¿Dónde está la paranoia?

Otro ejemplo citado por Josep Borrell es el constante silencio a las continuas peticiones de que se respete el concepto de ordinalidad, que no es una demanda insolidaria con otras CCAA, sino un deseo de que la aceptada solidaridad no revierta negativamente en el potencial de desarrollo de la autonomía catalana, un principio aceptado en muchos países de configuración semejante a la española.

Añade Borrell como promesas incumplidas el ofrecer 4.200 millones de euros en inversiones para acelerar el corredor mediterráneo, inversión que nunca apareció en los Presupuestos Generales del Estado. En realidad, el diseño de este corredor mediterráneo ha alcanzado en ocasiones, tal como señala de nuevo Josep Borrell, dimensiones absurdas, como fue la propuesta apoyada por la presidenta de Andalucía, la Sra. Susana Díaz, de que tal corredor pasara por Madrid.

Ni que decir tiene que el mundo independentista ha basado su argumentario en esta discriminación, exagerándola en algunos componentes, como hacer constante referencia a un supuesto déficit fiscal (que definen como robo) de nada menos que 16.000 millones de euros, aproximadamente un 8% del PIB, cifra que es muy superior a la real, que es de 4.000 millones de euros. Estas exageraciones son innecesarias, pues la realidad en sí ya muestra una situación que es intolerable; ahora bien, al caer en la exageración se pierde la credibilidad, que siempre es necesaria en un tema que fácilmente hiere las sensibilidades. Borrell admite que la situación actual sostiene muchas injusticias, concluyendo que hay cambios necesarios que deberían hacerse. La negación de esta realidad tan obvia y tan olvidada es una constante en el establishment político-mediático español.

Y esta actitud es constante. ¿Cómo puede interpretarse una movilización de homenaje a la Policía Nacional y a la Guardia Civil, causantes de 900 víctimas en su actuación del 1 de Octubre que necesitaron asistencia médica, sino como un acto de nacionalismo españolista, pues estos cuerpos de seguridad actuaron como instrumentos del Estado español para imponer su ley? Y nadie en tal cuerpo pidió disculpas por el daño causado. ¿No se dan cuenta de que tal homenaje contribuye a ofender a un gran número de catalanes?

El excesivo énfasis en la necesidad de respetar a Ley –otro de los argumentos más utilizados por el nacionalismo uninacional español- ignora que la Ley –como la Constitución- estuvo escrita en el momento de la transición por los poderosos en una situación claramente desequilibrada y desigual, donde los vencedores de la Guerra Civil (que controlaban el aparato del Estado y la mayoría de los medios de comunicación) tenían todo el poder, y los vencidos de tal conflicto tenían escaso poder (recién salidos de la cárcel, del exilio o de la clandestinidad). La continua referencia a respetar la Ley es el mensaje de aquellos que quieren continuar con tal desequilibrio en las relaciones de poder. Es una mera excusa para defender el estatus quo.

Y en cuanto al argumento de que la aprobación de la Constitución por parte de la población española legitimó que se considerara como el punto de referencia de todos los demócratas hay que señalar que tal argumento ignora que las dos alternativas posibles que se presentaron a la población fueron o bien inaugurar la democracia (reflejada en la Constitución) o continuar en la dictadura. Entre tales opciones era claro que la población eligiera la primera alternativa sobre la segunda. En realidad, el hecho de que Catalunya fuera la Comunidad donde la aprobación de la Constitución fue mayor se debió, no tanto al entusiasmo por la Constitución, sino por el gran rechazo a la dictadura. Aprobar tal referéndum fue la única salida a tal situación intolerable.

Nota final

Es hoy muy difícil para aquellos catalanes que nos sentimos también españoles promover posturas alternativas al secesionismo, pues la imagen que hoy viene de España es muy poco atrayente. Y es ahí donde es sumamente positivo que estén apareciendo a lo largo del territorio español unas nuevas fuerzas progresistas que tienen una visión plurinacional, pues son ellas las únicas que podrían salvar a España, pues la represión y constante ofensa de Catalunya por parte del Estado español ya casi ha conseguido lo que el independentismo ha deseado: el rechazo tan notable en grandes sectores de la sociedad catalana hacia el Estado español y hacia España (facilitado esto último por el silencio y apatía hacia tal discriminación, que ha mostrado gran parte del establishment político-intelectual español). Hoy hace más falta que nunca acentuar que hay otra España posible, plurinacional y republicana, en la que la nueva Catalunya pueda ser parte de ella. La continuación del constante dominio del Estado borbónica actual ha conducido al secesionismo emocional de grandes sectores del pueblo catalán.

-.-