15/11/14

“Los hermanos zapatistas escucharon nuestro testimonio de dolor, rabia y dignidad”, padres de Ayotzinapa.


Pozol Colectivo 15/11/2014

San Cristóbal de las Casas, Chiapas. 15 de noviembre. “Las autoridades han perdido nuestra confianza. Hemos llegado a Chiapas a visitar un movimiento que representa una alternativa. Estuvimos con los hermanos zapatistas en Oventic, escucharon nuestro testimonio de dolor, rabia y dignidad”, informan padres de normalistas víctimas de desaparición forzada en Ayotzinapa Guerrero, durante una conferencia de prensa en el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas.

“Nos atendieron el subcomandante Moisés, el comandante Tacho, entre otros integrantes de la Comandancia General del EZLN. Nos escucharon con atención y abrazaron nuestra rabia”, externaron madres y padres de familia.

“Hemos venido desde abajo porque el presidente, el gobierno federal y el estatal, no han querido buscar a nuestros hijos. Ya basta de que corra sangre”, exigió la caravana “Daniel Solís Gallardo”.

De igual forma señalaron que acudirán “a quienes al igual que nosotros, han padecido la desaparición forzada y los asesinatos extrajudiciales, que no son pocos en el país, porque son ellos, los que pueden entendernos, acompañarnos en nuestro dolor y en nuestra lucha. Son ellos con los cuales podemos articular un movimiento, un núcleo mucho más grande y más poderoso, junto a todas las organizaciones sociales que quieran solidarizarse”.

“Buscamos a otros indignados para articular un movimiento a nivel nacional. Un movimiento que cuestione de fondo el problema a nivel nacional. Que la ciudadanía esté muy pendiente de lo que va a ocurrir en Guerrero”, señalaron.

Al final de la conferencia se informó de una marcha para el día de mañana domingo en Tuxtla Gutiérrez, para después trasladarse a Oaxaca, Tlaxcala, Morelos y encontrarse el 20 de noviembre con las demás caravanas, en la megamanifestación en la ciudad de México.

-.-




Palabras del Comandante Tacho en el inicio del encuentro del EZLN con la caravana de Ayotzinapa

Palabras del Comandante Tacho en el inicio del encuentro del EZLN con la caravana de Ayotzinapa, el 15 de noviembre del 2014.

Foto Frayba

Compañeras y compañeros:

Padres y madres de familia de los jóvenes estudiantes desaparecidos de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, estado de Guerrero, México.

A los estudiantes y todos los que acompañan esta caravana y todos los que nos encontramos aquí.

En nombre de los niños, niñas, jóvenes, jóvenas, hombres, mujeres, ancianos y ancianas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, les damos la bienvenida en este caracol de Oventik, Caracol II Resistencia y Rebeldía por la Humanidad.

Compañeras y compañeros:

Nosotros el Ejército Zapatista de Liberación Nacional queremos escuchar sus palabras de dolor y sus rabias que también es nuestra.

Nosotros no queremos saber si están quemando presidencias municipales ni cuántos carros quemados, ni puertas, ni palacios.

Nosotros queremos escuchar su dolor, sus rabias y sus angustias de saber en dónde están sus jóvenes estudiantes.

También queremos decirles que nosotros y nosotras los zapatistas, los hemos acompañado en las protestas y movilizaciones que se han realizado en México y en el mundo, aunque en los medios de paga no aparezcamos con nuestros actos de dolor y de rabia, pero sí queremos decirles que los hemos acompañado con hechos reales y verdaderos.

Por eso nosotros queremos que nos hablen y nosotros les queremos escuchar.

Si nos hubieran avisado unos días antes, los que los estuviéramos recibiendo y escuchando sería mucho más grande que los que hoy los estamos recibiendo, como no se imaginan.

Esta representación que hoy nos encontramos aquí, los estamos recibiendo con todo el corazón para escucharles su dolor y su rabia.

Es todo.

-.-

-.-

Comandante Javier, Caracol de Oventik. Palabras de bienvenida a la caravana de Ayotzinapa.

Palabras del Comandante Javier, dando la bienvenida en el caracol de Oventik a la caravana de Ayotzinapa, el 15 de noviembre del 2014.

Foto Frayba
Hermanas y hermanos padres de familia de los 43 desaparecidos normalistas, Estudiantes y Maestros de la normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, del estado de Guerrero.

Muy buenas tardes a todos y todas.

A nombre de nuestros miles de compañeros y compañeras bases de apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, les damos la más cordial bienvenida a este humilde centro Caracol II de Oventik, Resistencia y Rebeldía por la Humanidad, de la Zona Altos de Chiapas, México.

Estamos presentes los representantes de nuestros pueblos zapatistas y que los recibimos con los brazos abiertos para escucharles sus palabras.

¡Que no están solos!, ¡que su dolor es nuestro dolor!, ¡que su rabia es nuestra digna rabia!

y que estamos apoyando en los hechos por la exigencia de la aparición con vida de los 43 normalistas desaparecidos por el acto criminal de los malos gobiernos, siéntense que están en sus casas que este lugar es para todos y todas los que luchan.

Gracias.

-.-




-.- 

Palabras de la Comandancia General del EZLN a familiares de desaparecidos y estudiantes de Ayotzinapa

Palabras de la Comandancia General del EZLN, en voz del Subcomandante Insurgente Moisés, al terminar el acto con la caravana de familiares de desaparecidos y estudiantes de Ayotzinapa, en el caracol de Oventik, el día 15 de noviembre del 2014.

Foto Frayba

Madres, Padres y Familiares de nuestros hermanos asesinados y desaparecidos en Iguala, Guerrero:
Estudiantes de la Escuela Normal “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Guerrero:

Hermanos y hermanas:

Agradecemos de todo corazón que nos hayan dado su palabra.

Sabemos que para poder traernos esa palabra directa, sin intermediarios, sin interpretaciones ajenas, tuvieron que viajar muchas horas y padecer cansancio, hambre, sueño.

Sabemos también que para ustedes ese sacrificio es parte del deber que sienten.

El deber de no abandonar a los compañeros desaparecidos por los malos gobiernos, de no venderlos, de no olvidarlos.

Por ese deber es que iniciaron su lucha aun cuando no se les hacía el menor caso y los hermanos hoy desaparecidos eran catalogados como “pelones”, “novatos”, “revoltosos”, “futuros delincuentes que se lo merecían”, “porros”, “radicales”, “nacos”, “agitadores”.

Así los llamaron muchos de los que ahora se amontonan alrededor de su digna rabia por moda o conveniencia, cuando entonces querían culpar a la Normal Raúl Isidro Burgos de la desgracia.

Todavía hay quienes allá arriba lo siguen intentando, queriendo distraer así y esconder al verdadero culpable.

Por ese deber ustedes empezaron a hablar, a gritar, a explicar, a contar, a usar la palabra con coraje, con digna rabia.

Hoy, en el montón de palabras huecas que otros y otras arrojan sobre su digna causa, ahora se pelean ya por quién hizo que fueran conocidos, escuchados, comprendidos, abrazados.

Tal vez no se los han dicho, pero han sido ustedes, los familiares y compañeros de los estudiantes muertos y desaparecidos quienes han conseguido, con la fuerza de su dolor, y de ese dolor convertido en rabia digna y noble, que muchas, muchos, en México y el Mundo, despierten, pregunten, cuestionen.

Por eso les damos las gracias.

No sólo por habernos honrado con traer su palabra hasta nuestros oídos, humildes como somos: sin impacto mediático; sin contactos con los malos gobiernos; sin capacidad ni conocimientos para acompañarlos, hombro con hombro, en el incesante ir y venir buscando a sus seres queridos que ya lo son también para millones que no los conocieron; sin las palabras suficientes para darles consuelo, alivio, esperanza.

También y sobre todo, les damos las gracias por su heroico empeño, su sabia terquedad de nombrar a los desaparecidos frente a los responsables de su desgracia, de demandar justicia frente a la soberbia del poderoso, de enseñar rebeldía y resistencia frente al conformismo y el cinismo.

Queremos darles las gracias por las enseñanzas que nos han dado y nos están dando.

Es terrible y maravilloso que familiares y estudiantes pobres y humildes que aspiran a ser maestros, se hayan convertido en los mejores profesores que han visto los cielos de este país en los últimos años.


Hermanos y hermanas:

Su palabra fue y es para nosotros una fuerza.

Es como si un alimento nos hubieran dado aunque lejos estuviéramos, aunque no nos conociéramos, aunque nos separaran los calendarios y las geografías, es decir, el tiempo y la distancia.

Y también la agradecemos porque ahora vemos, escuchamos y leemos que otros tratan de tapar ésa su palabra dura, fuerte, lo que es el núcleo de dolor y rabia que echó a andar todo.

Y nosotros vemos, escuchamos y leemos que ahora se habla de puertas que a nadie importaban antes.
Olvidando que hace tiempo esas puertas fueron para señalar a los de afuera que para nada eran tomados en cuenta en las decisiones que tomaban los de dentro.

Olvidando que ahora esas puertas sólo son parte de un cascarón inservible, donde se simula soberanía y sólo hay servilismo y sometimiento.

Olvidando que esas puertas dan sólo a un gran centro comercial a donde el pueblo de afuera no entra, y en el que se venden los pedazos rotos de lo que fue alguna vez la Nación mexicana.

A nosotros no nos importan esas puertas.

Ni nos importa si las queman, ni si las adoran, ni si las ven con rabia, o con nostalgia, o con deseo.

A nosotros nos importan más sus palabras de ustedes.

Su rabia, su rebeldía, su resistencia.

Porque allá afuera se habla, se discute, se alega, que si la violencia o la no violencia, dejando de lado que la violencia se sienta todos los días en la mesa de los más, camina con ellos y ellas al trabajo, a la escuela, regresa con ellas y ellos a la casa, duerme con ellos y ellas, se hace pesadilla que es sueño y realidad sin importar la edad, la raza, el género, la lengua, la cultura.

Y nosotros escuchamos, vemos y leemos que allá afuera se discuten los golpismos de derecha y de izquierda, que a quién quitamos para ver quién se pone.

Y se olvida así que el sistema político entero está podrido.

Que no es que tenga relaciones con el crimen organizado, con el narcotráfico, con los acosos, las agresiones, las violaciones, los golpes, las cárceles, las desapariciones, los asesinatos, sino que todo esto ya es parte de su esencia.

Porque no se puede hablar ya de la clase política y diferenciarla de las pesadillas que sufren y padecen millones en estos suelos.
Corrupción, impunidad, autoritarismo, crimen organizado o desorganizado, están ya en los emblemas, los estatutos, las declaraciones de principios y la práctica de toda la clase política mexicana.

A nosotros no nos importan los dimes y diretes, los acuerdos y desacuerdos que los de arriba tienen para decidir quién se encarga ahora de la máquina de destrucción y muerte en que se ha convertido el Estado mexicano.

A nosotros nos importan sus palabras de ustedes.

Su rabia, su rebeldía, su resistencia.

Y nosotros vemos, leemos y escuchamos que allá afuera se discuten calendarios, siempre los calendarios de arriba, con sus fechas engañosas que esconden las opresiones que hoy padecemos.

Porque se olvida que detrás de Zapata y de Villa se esconden los que quedaron: los Carranza, Obregón, Calles y la larga lista de nombres que, sobre la sangre de quienes fueron como nosotros, alarga el terror hasta nuestros días.

A nosotros nos importan sus palabras de ustedes,

Su rabia, su rebeldía, su resistencia.

Y nosotros leemos, escuchamos y vemos que allá afuera se discuten tácticas y estrategias, los métodos, el programa, el qué hacer, quién dirige a quién, quién manda, a dónde se orienta.

Y se olvida que las demandas son simples y claras: tienen que aparecer con vida todos y todas, no sólo los de Ayotzinapa; tiene que haber castigo a los culpables de todo el espectro político y de todos los niveles; y tiene que hacerse lo necesario para que nunca más se vuelva a repetir el horror en contra de cualquiera de este mundo, aunque no sea una personalidad o alguien de prestigio.

A nosotros nos importan sus palabras de ustedes.

Su rabia, su rebeldía, su resistencia.

Porque en sus palabras de ustedes también nos escuchamos a nosotros mismos.

En esas palabras nos escuchamos decir y decirnos que nadie piensa en nosotros los pobres de abajo.

Nadie, absolutamente nadie piensa en nosotros.

Sólo aparentan estar para ver qué sacan, cuánto crecen, qué ganan, qué cobran, qué hacen, qué deshacen, qué dicen, qué callan.

Hace varios días, en los primeros días de octubre, cuando apenas se iba comenzando a entender el horror de lo ocurrido, les mandamos unas palabras.

Pequeñas como son nuestras palabras de por sí desde hace tiempo.

Pocas palabras porque el dolor no encuentra nunca palabras suficientes que lo hablen, que lo expliquen, que lo alivien, que lo curen.

Entonces les dijimos que no están solos.

Pero con eso no sólo les decíamos que los apoyábamos, que, aunque lejos, su dolor era nuestro, como nuestra es su digna rabia.

Sí, les dijimos eso pero no sólo eso.

También les decíamos que en su dolor y en su rabia no estaban solos porque miles de hombres, mujeres, niños y ancianos conocen en carne propia esa pesadilla.

No están solos hermanas y hermanos.

Busquen su palabra también en los familiares de los niños y niñas asesinados en la guardería ABC en Sonora; en las organizaciones por los desaparecidos en Coahuila; en los familiares de las víctimas inocentes de la guerra, desde su inicio perdida, contra el narcotráfico; en los familiares de los miles de migrantes eliminados a todo lo largo del territorio mexicano.

Busquen en las víctimas cotidianas que, en todos los rincones de nuestro país, saben que la autoridad legal es quien golpea, aniquila, roba, secuestra, extorsiona, viola, encarcela, asesina, a veces con la ropa de organización criminal y a veces como gobierno legalmente constituido.

Busquen a los pueblos originarios que, desde antes de que el tiempo fuera tiempo, atesoran la sabiduría para resistir y que no hay quien sepa más del dolor y la rabia.

Busquen al Yaqui y en ustedes se encontrará.

Busquen al Nahua y verán que su palabra es acogida.

Busquen al Ñahtó y el espejo será mutuo.

Busquen a quienes levantaron estas tierras y con su sangre parieron esta Nación desde antes de que “México” la llamaran, y sabrán que abajo la palabra es puente que cruza sin temor.

Por eso tiene fuerza su palabra de ustedes.

En su palabra de ustedes se han visto reflejados millones.

Muchos lo dicen, aunque la mayoría lo calla pero hace suyo su reclamo y en sus adentros repite sus palabras.

Se identifican con ustedes, con su dolor y con su rabia.

Sabemos nosotros que muchos les piden, que les exigen, que les demandan, que los quieren llevar hacia un destino o hacia otro, que los quieren usar, que los quieren mandar.

Sabemos que es mucho el ruido que les avientan.

Nosotros no queremos ser un ruido más.

Nosotros sólo queremos decirles que no dejen caer su palabra.

No la dejen caer.

No la desmayen,

Háganla crecer para que se levante por encima del ruido y la mentira.

No la abandonen porque en ella anda no sólo la memoria de sus muertos y desaparecidos, también camina la rabia de quienes abajo son ahora para que los de arriba sean.


Hermanas y hermanos:

Nosotros pensamos que tal vez ya saben que puede ser que se queden solos y que estén preparados.

Que puede ser que quienes ahora se amontonan encima de ustedes para usarlos en beneficio propio, los abandonen y corran a otro lado a buscar otra moda, otro movimiento, otra movilización.

Nosotros les platicamos a ustedes de lo que sabemos porque es ya parte de nuestra historia.

Hagan de cuenta que son 100 los que ahora los acompañan en sus demandas.

De esos 100, 50 los cambiarán por la moda que esté a la vuelta del calendario.

De los 50 que queden, 30 comprarán el olvido que ya ahora se oferta en pagos en abonos y se dirá de ustedes que ya no existen, que no hicieron nada, que fueron una farsa para distraer de otras cosas, que fueron un invento del gobierno para que tal partido o tal personaje político no avanzara.

De los 20 que queden, 19 se correrán despavoridos al primer vidrio roto porque las víctimas de Ayotzinapa, de Sonora, de Coahuila, de cualquier geografía, se quedan en los medios de comunicación sólo un momento y pueden elegir no ver, no escuchar, no leer, dándole vuelta a la página, cambiando de canal o de estación, pero un vidrio roto es, en cambio, una profecía.

Y entonces, de los 100 verán que sólo queda uno, una, unoa.

Pero esa una o uno o unoa, se ha descubierto en las palabras de ustedes; ha abierto su corazón, como decimos nosotros, y en ese corazón se han sembrado el dolor y la rabia de su indignación.

No sólo por sus muertos y desaparecidos, también por ese uno, esa una, eso unoa de entre cien, tienen que seguir adelante.

Porque esa una o uno o unoa, al igual que ustedes, no se rinde, no se vende, no claudica.

Como una parte de ese uno por ciento, acaso la más pequeña, estamos y estaremos las zapatistas, los zapatistas.

Pero no sólo.

Hay muchas, muchos, muchoas más.

Porque resulta que los pocos son pocos hasta que se encuentran y descubren en otros.

Entonces pasará algo terrible y maravilloso.

Y los que se pensaron pocos y solos, descubrirán que somos los mayoritarios en todos los sentidos.

Y que son los de arriba los que son pocos en verdad.

Y entonces habrá que vueltear el mundo porque no es justo que los pocos dominen a los muchos, a las muchas.

Porque no es justo que haya dominadores y dominados.


Hermanas y hermanos:

Todo esto decimos nosotros, según nuestros pensamientos que son nuestras historias.

Ustedes, en sus propias historias, escucharán muchos pensamientos más, así como ahora nos dan el honor de escuchar los nuestros.

Y ustedes tienen la sabiduría para tomar lo que vean bueno y desechar lo que vean malo de esos pensamientos.

Nosotros, nosotras como zapatistas pensamos que los cambios que realmente importan, los que son profundos, los que hacen otras historias, son los que empiezan con los pocos y no con los muchos.

Pero sabemos que ustedes saben que aunque pase de moda Ayotzinapa, que aunque fallen los grandes planes, las estrategias y las tácticas, que aunque se pasen las coyunturas y otros intereses y fuerzas se pongan de moda, que aunque se vayan los que hoy se aglomeran sobre ustedes como animales de carroña que medran sobre el dolor ajeno; aunque todo eso pase, ustedes y nosotros sabemos que hay en todos los rincones un dolor como el nuestro, una rabia como la nuestra, y un empeño como el nuestro.

Nosotros, nosotras como zapatistas que somos los invitamos a que vayan a esos dolores y a esas rabias.

Búsquenlos, encuéntrenlos, respétenlos, háblenlos y escúchenlos, intercambien dolores.

Porque nosotros sabemos que cuando dolores diferentes se encuentran no germinan en resignación, lástima y abandono, sino en rebeldía organizada.

Sabemos que en su corazón de ustedes, independientemente de sus credos y de sus ideologías y organizaciones políticas, la demanda de justicia los anima.

No se rompan.

No se dividan, como no sea para más lejos llegar.

Y sobre todo, no olviden que no están solos.


Hermanas y hermanos:

Con nuestras pequeñas fuerzas pero con todo nuestro corazón hemos hecho y haremos lo posible por apoyar su justa lucha.

No ha sido mucha nuestra palabra porque hemos visto que hay muchos intereses, de los políticos de arriba en primera fila, que quieren usarlos a su gusto y conveniencia, y no nos sumamos ni nos sumaremos al vuelo rapaz de oportunistas sinvergüenzas a quienes nada importa que aparezcan con vida los que ahora faltan, sino llevar agua al molino de su ambición.

Nuestro silencio ha significado y significa respeto porque el tamaño de su lucha es gigante.

Por eso en silencio han sido nuestros pasos para hacerles saber que no están solos, para que sepan que su dolor es nuestro y nuestra también su digna rabia.

Por eso nuestras pequeñas luces se encendieron donde nadie les llevó la cuenta, más que nosotros.

Quienes ven como poca cosa este esfuerzo nuestro o lo ignoran, y nos reclaman y exigen que hablemos, que declaremos, que sumemos ruido al ruido, son racistas que desprecian lo que no aparece arriba.

Porque es importante que ustedes sepan que los apoyamos, pero es también importante que nosotros sepamos que apoyamos una causa justa, noble y digna, tal y como lo es la que ahora anima su caravana por todo el país.

Porque eso, saber que apoyamos a un movimiento honesto, para nosotros es alimento y esperanza.

Malo sería que no hubiera ningún movimiento honesto, y que en todo el largo abajo que somos se hubiera replicado la farsa grotesca de arriba.

Nosotros pensamos que quienes apuestan a un calendario de arriba o a una fecha tope, los abandonarán en cuanto una nueva fecha aparezca en su horizonte.

Llevados de las narices por una coyuntura por la que nada hicieron y que al inicio despreciaron, esperan que “las masas” les abran el camino al Poder y que un nombre supla a otro nombre arriba mientras abajo nada cambia.

Nosotras, nosotros pensamos que las coyunturas que transforman el mundo no nacen de los calendarios de arriba, sino que son creadas por el trabajo cotidiano, terco y continuo de quienes eligen organizarse en lugar de sumarse a la moda en turno.

Cierto, habrá un cambio profundo, una transformación real en éste y en otros suelos dolidos del mundo.

No una sino muchas revoluciones habrán de sacudir todo el planeta.

Pero el resultado no será un cambio de nombres y de etiquetas donde el de arriba sigue estando arriba a costa de quienes están abajo.

La transformación real no será un cambio de gobierno, sino de una relación, una donde el pueblo mande y el gobierno obedezca.

Una donde el ser gobierno no sea un negocio.

Una donde el ser mujeres, hombres, otroas, niñas, niños, ancianos, jóvenes, trabajadores o trabajadoras del campo y de la ciudad, no sea una pesadilla o una pieza de caza para el disfrute y enriquecimiento de gobernantes.

Una donde la mujer no sea humillada, el indígena despreciado, el joven desaparecido, el diferente satanizado, la niñez vuelta una mercancía, la vejez arrumbada.

Una donde el terror y la muerte no reinen.

Una donde no haya ni reyes ni súbditos, ni amos ni esclavos, ni explotadores ni explotados, ni salvadores ni salvados, ni caudillos ni seguidores, ni mandones ni mandados, ni pastores ni rebaños.

Sí, sabemos que no será fácil.

Sí, sabemos también que no será rápido.

Sí, pero también sabemos bien que no será un cambio de nombres y letreros en el criminal edificio del sistema.

Pero sabemos que será.

Y sabemos también que ustedes y todos encontrarán a sus desaparecidos, que habrá justicia, que para todas y todos los que han sufrido y sufren esa pena habrá el alivio de tener respuestas al por qué, qué, quién y cómo, y sobre esas respuestas no sólo construir el castigo a los responsables, también construir lo necesario para que no se repita y que el ser joven y estudiante, o mujer, o niño, o migrante, o indígena, o cualquiera, no sea una marca para que el verdugo en turno identifique a su próxima víctima.

Sabemos que así será porque hemos escuchado algo que tenemos en común, entre muchas otras cosas.

Porque sabemos que ustedes y nosotros no nos venderemos, que no claudicaremos y que no nos rendiremos.


Hermanos y hermanas:

Por nuestra parte sólo queremos que lleven con ustedes este pensamiento que les decimos desde el fondo de nuestro corazón colectivo:

Gracias por sus palabras, hermanas y hermanos.

Pero sobre todo, gracias por su lucha.

Gracias porque al saberlos, sabemos que ya se mira el horizonte…


¡Democracia!

¡Libertad!

¡Justicia!

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

Por el Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Subcomandante Insurgente Moisés.

México, a 15 días del mes de noviembre del 2014, en el año 20 del inicio de la guerra contra el olvido.

-.-



-.-

Padres de Ayotzinapa se encuentran con el EZLN

El EZLN en Chiapas recibió a Caravana Sur de ‪#‎AccionGlobalporAyotzinapa‬ y refrendó su solidaridad con los familiares de los 43 normalistas desaparecidos.
.
Foto Desinformémonos

El CCRI del EZLN recibe en Oventik, Chiapas, a los padres y compañeros de los 43 normalistas desaparecidos por la policía de Guerrero.

Foto Desinformémonos


Padres de Ayotzinapa se encuentran con el EZLN

- Estamos aquí para pedir si apoyo porque el gobierno no nos hace caso", dicen padres de los normalistas a los zapatistas. 

- Piden continuar su lucha que es legítima 

Román Hernández/ Tlachinollan

Oventik, Chiapas, 15 de noviembre de 2014.- "No están solos, su dolor es nuestro dolor y su rabia es nuestra digna rabia", con estas palabras dieron la bienvenida cientos de zapatistas a los padres y madres de familia de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos, en el Caracol II de Oventik, "Resistencia y rebeldía por la humanidad", de la zona altos de Chiapas.

"Estamos apoyando en los hechos la exigencia de presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos por el acto criminal de los malos gobiernos"

"Nosotros el Ejército Zapatista de Liberación Nacional queremos escuchar su dolor y su rabia que también son nuestras", se dirigió el Comandante Tacho a las y los familiares de los estudiantes desaparecidos. "Las y los zapatistas les hemos acompañado en las movilizaciones que se han realizado en México y el mundo, aunque no aparezcamos en los medios de paga, queremos decirles que les hemos acompañado con hechos reales".

Floriberto Cruz, Estamos aquí para pedir su apoyo porque el gobierno no nos hace caso, nos ha tratado con engaños desde el principio, 

Carmelita Cruz, "a cincuenta días de que desaparecieron a nuestros hijos, el gobierno nos trae con puros engaños y tal parece que quiere evitar que los encontremos, desde un principio quisieron entregarnos a nuestros hijos muertos, primero en fosas, ahora quemados, pero nosotros no creemos nada de eso porque no tienen pruebas de lo que dicen". "Mi hijo no está desaparecido, se lo llevó el gobierno y ellos saben dónde los tienen", dijo.

-.-

Palabra del EZLN a los padres de normalistas desaparecidos de Ayotzinapa





Foto Frayba

Información relacionada:  

Expresa el #EZLN total apoyo a familias de normalistas desaparecidos 

Los padres de los 43 piden ayuda al EZLN y reclaman al gobierno por sus hijos



-.-

Liberación de responsables de Acteal, “impunidad consumada”: Frayba

Desacuerdo de Frayba por liberación de tzotziles acusados por masacre de Acteal

· El fallo de la Corte, "impunidad legalizada", señala

Víctor Hugo López Rodríguez, director del Centro de Derechos Humanos Fray
Bartolomé de Las Casas, calificó como "impunidad consumada" la liberación
de tres responsables de la masacre de Acteal. Foto Elio Henríquez
Elio Henríquez
La Jornada 15/11/2014

San Cristóbal de Las Casas, Chis.

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba) afirmó que la liberación de tres indígenas sentenciados por la masacre de 45 personas ocurrida en Acteal en 1997 es la impunidad consumada.

Su director, Víctor Hugo López Rodríguez, agregó que, sin ser pesimistas, el escenario que se avizora para otros crímenes de este tipo ocurridos en el país es incluso la impunidad legalizada.

Abundó: Nos parece que este precedente de Acteal será el curso que podrían tomar hechos como los de Pasta de Conchos; de los 72 migrantes en San Fernando, Tamaulipas, y Ayotzinapa, Guerrero, como adelanto del mensaje oficial que el Estado y el aparato de justicia están dando.

Entrevistado en sus oficinas, insistió en que la liberación de los tres tzotziles es una mala señal del Estado porque ocurre justo cuando estamos exigiendo la aparición con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa, la reparación y la justicia, y lo que estamos encontrando en lugar de respuestas para este caso es la liberación y la impunidad para quienes cometen delitos.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ordenó el miércoles la inmediata liberación de Lorenzo Ruiz Vázquez, José Guzmán Ruiz y Alfredo Agustín Hernández Ruiz, quienes junto con otros 72 indígenas acusados promovieron un amparo, luego de ser sentenciados por los delitos de homicidio, lesiones calificadas y portación de armas de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

López Rodríguez aseveró: Nos preocupa mucho que la SCJN sea parcial en su actuación, en términos de sólo ubicar faltas al debido proceso e irregularidades en el procedimiento, incluso señalando a la Procuraduría General de la República (PGR) como responsable de ese procedimiento, pero sin ir al fondo del asunto y ni siquiera determinar si son responsables.

Subrayó: Nos preocupa que incluso varias de las personas liberadas son autores materiales confesos y así aparecen en el listado; que la SCJN sea parcial en ese sentido y que desestime un valor de fondo nos parece que el costo social puede ser alto. Manifestó que en otros casos en que se ha pronunciado, la SCJN ha sido cuidadosa en sus fallos para resguardar la paz social, pero en este caso no lo está haciendo, pues el tejido social y nuevos conflictos podrían reactivarse por fallos y decisiones de este tipo.

Dijo que decidirán con la organización de la sociedad Las Abejas, a la cual pertenecían las víctimas, cuál es el nivel de acción y el posicionamiento que tendríamos que adoptar después de la liberación de los tres indígenas.

-.-



-.-

Normalistas de Ayotzinapa convocan en Chiapas a movilización desde abajo



Román Hernández/ Tlachinollan

San Cristóbal de las Casas, Chiapas, 14 de noviembre de 2014.- "Los derechos nos los tenemos que garantizar nosotros mismos, porque para el gobierno esto no es prioridad", aseguró Omar García, integrantes del Comité estudiantil de Ayotzinapa, durante un mitin en la plaza central de esta ciudad, en la primera actividad pública de la Brigada Nacional por los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.

"A nosotros no nos importa que renuncie Peña Nieto, el problema tiene que ser resuelto de fondo y eso está vinculado con el sistema político" expresó Omar frente a tres mil personas aproximadamente en la plaza central de San Cristóbal. "Basta de gobiernos legales, necesitamos gobiernos legítimos"
Una madre de familia de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa aseguró, "no tenemos miedo, y mucho menos ahora que sabemos que ustedes están con nosotros" "Todos somos hermanos, todos somos pueblo y todos debemos de luchar" concluyó.

Unas horas antes, durante una reunión con organizaciones sociales en las instalaciones del Centro Indígena de Capacitación Integral (CIDECI), otra madre de familia había expresado, "ya no confiamos en el gobierno, porque ya van a ser 50 días que dice buscar a nuestros hijos y no hay resultados.

"Por eso venimos a recoger propuestas de cómo lograr que hechos como los ocurridos en Iguala el 26 y 27 de septiembre no vuelvan a ocurrir" convocó Omar García. Continuó, "el mensaje es que ya no creemos en las instituciones del Estado, ya no creemos en esta forma de gobierno que deja en la impunidad acontecimientos como los del 27 de septiembre.

-.-

Información relacionada:  



-.-




-.-

14/11/14

No hay diferencia entre narco, burguesía y élites

Raúl Zibechi
Raúl Zibechi
La Jornada 14/11/2014

Propongo que dejemos de hablar de narco (narcotráfico o tráfico de drogas) como si fuera un negocio distinto a otros que realizan las clases dominantes. Atribuir los crímenes a los narcos contribuye a despolitizar el debate y desviar el núcleo central que revelan los terribles hechos: la alianza entre la élite económica y el poder militar-estatal para aplastar las resistencias populares. Lo que llamamos narco es parte de la élite y, como ella, no puede sino tener lazos estrechos con los estados.

La historia suele ayudar a echar luz sobre los hechos actuales. La piratería, como práctica de saqueo y bandolerismo en el mar, jugó un papel importante en la transición hegemónica, debilitando a España, potencia colonial decadente, por parte de las potencias emergentes Francia e Inglaterra. La única diferencia entre piratas y corsarios es que éstos recibían patentes de corso, firmadas por monarcas, que legalizaban su actuación delictiva cuando la realizaban contra barcos y poblaciones de naciones enemigas.

Las potencias disponían así de armadas adicionales sin los gastos que implicaban y conseguían debilitar a sus enemigos tercerizando la guerra. Además, utilizaban los servicios de los corsarios sin pagar costos políticos, como si los destrozos que causaban fueran desbordes fuera del control de las monarquías, cuando en realidad no tenían la menor autonomía de las élites en el poder. La línea que separa lo legal de lo ilegal es tenue y variable.

Encuentro varias razones para dejar de considerar a los narcos como algo diferente de la burguesía y del Estado.

La primera, es histórica. Es bien conocido el caso de Lucky Luciano, jefe de la Cosa Nostra preso en Estados Unidos. Cuando las tropas estadunidenses desembarcaron en Sicilia, en 1943, para combatir al régimen de Mussolini, contaron con el apoyo activo de la mafia. El gobierno de Estados Unidos había llegado a un acuerdo con Luciano, por el cual éste movilizó a sus partidarios a favor de los aliados a cambio de su posterior deportación a Italia, donde vivió el resto de su vida organizando sus negocios ilegales.

Los mafiosos eran, además, fervientes anticomunistas, por lo que fueron usados en el combate a las fuerzas de izquierda en el mundo y como fuerza de choque contra los sindicatos estadunidenses.

En segundo lugar, la superpotencia utilizó el negocio de las drogas en su intervención militar en el sureste de Asia, en particular en la guerra contra Vietnam. Pero también a escala local, en el mismo periodo, para destruir al movimiento revolucionario Panteras Negras. En ambos casos la CIA jugó un papel destacado. Sobre estos dos primeros puntos hay decenas de publicaciones, lo que hace innecesario entrar en detalles.

En tercer lugar, Colombia ha sido el principal banco de pruebas en el uso de las bandas criminales contra las organizaciones revolucionarias y los sectores populares. Un informe de Americas Watch de 1990 establece que el cártel de Medellín, dirigido por Pablo Escobar, atacaba sistemáticamente a líderes sindicales, profesores, periodistas, defensores de los derechos humanos y políticos de izquierda, particularmente de la Unión Patriótica (Americas Watch, La guerra contra las drogas en Colombia, 1990, p. 22).

A renglón seguido destaca que los narcotraficantes se han convertido en grandes terratenientes y, como tal, han comenzado a compartir la política de derecha de los terratenientes tradicionales y a dirigir algunos de los más notorios grupos paramilitares.

Este es el punto clave: la confluencia de intereses entre dos sectores que buscan enriquecerse y mantener cuotas de poder, o adquirir más poder, a costa de los campesinos, los sectores populares y las izquierdas. Todo indica que la experiencia colombiana –en modo particular, la alianza de los narcos y los demás sectores de las clases dominantes– está siendo replicada en otros países como México y Guatemala, y está disponible para aplicarla donde las élites globales lo crean necesario. De más está decir que esto no podía hacerse sin el concurso de la agencia antidrogas estadunidense, así como de sus fuerzas armadas.

En cuarto lugar, hace falta comprender que el negocio de las drogas forma parte de la acumulación por desposesión, tanto en su forma como en su contenido. Funciona como una empresa capitalista, como una actividad económica racional, como concluye el libro Cocaína & Co., de los sociólogos colombianos Ciro Krauthausen y Luis Fernando Sarmiento (Tercer Mundo Ediciones, 1991). Tiene algunas diferencias con los demás negocios capitalistas, sólo por tratarse de una actividad ilegal.

La violencia criminal, considerada a veces como demencial, es el argumento que suelen utilizar los medios y las autoridades para enfatizar los aspectos especiales del negocio de las drogas. Es tan falso como lo sería atribuir un carácter criminal al cultivo y comercialización de bananas porque en diciembre de 1928 fueron asesinados mil 800 huelguistas que trabajaban en la United Fruit Company en la Ciénaga de Santa Marta, norte colombiano. Algo similar podría atribuirse al negocio minero o al petrolero, manchados de sangre en todo el mundo.

El negocio de las drogas está en sintonía con la financierización de la economía global, con la cual confluye a través de los circuitos bancarios donde se lavan sus activos. Es bueno recordar que durante la crisis de 2008 el dinero del narco mantuvo la fluidez del sistema financiero, sin cuyos aportes hubiera padecido un cuello de botella que habría paralizado buena parte de la banca.

Por último, eso que mal llamamos narco tiene exactamente los mismos intereses que el sector más concentrado de la burguesía, con la que se mimetiza, que consiste en destruir el tejido social, para hacer imposible e inviable la organización popular. Nada peor que seguir a los medios que presentan a los narcos como forajidos irracionales. Tienen una estrategia, de clase, la misma a la que pertenecen.

-.-

Desde Terrassa, Barcelona, solidaridad con los 43 normalistas de Ayotzinapa


Desde Terrassa, Barcelona, se solidarizan con los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa desaparecidos.




Información relacionada:

Fueron a pedir Educación y recibieron Balas. Terrassa, dias 7 y 14 Noviembre.

AYOTZINAPA SOM TOTS!

Van demanar educació i van rebre bales

7 de Novembre

20h Xerrada, Vídeo més Sopar mexicá al Kasalet

El Kasalet (C/Societat nº4) 08221 TERRASSA

  14 de Novembre

19'30h Concentració al Raval de Montserrat, Terrassa

Terrassa i Mèxic units contra la repressio

Prou impunitat, no més desapareguts/des


Evento en Facebook:


Font: L'Adhesiva

-.-

Ayotzinapa en San Cristóbal de las Casas

Ayotzinapa en San Cristóbal de las Casas, Brigada Nacional “Daniel Solís Gallardo”



14 de noviembre de 2014, San Cristóbal de las Casas, Chiapas.- Esta mañana la caravana de estudiantes normalistas, padres y madres de familia de la Escuela Normal “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Tixtla, Guerrero, arribó a esta ciudad.

A las 5 de la tarde marcharán desde la altura del Soriana en el poniente, hasta el centro de la ciudad. Al llegar a la plaza catedral o plaza de la resistencia realizarán un mitin con estudiantes normalistas chiapanecos, estudiantes de las demás escuelas y universidades públicas de la ciudad y organizaciones sociales locales.

La caravana que llega a San Cristóbal se llama “Brigada Nacional Daniel Solís Gallardo”, en memoria de uno de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa caído la noche del 26 de septiembre pasado, tras ser acribillado un contingente estudiantil por policías municipales de Iguala, con la presencia en las inmediaciones de policías estatales, federales y soldados.

Tras pasar por Chiapas esta brigada partirá a Oaxaca, Morelos y Tlaxcala para finalmente concluir el 20 de noviembre con otras 2 brigadas en la Ciudad de México.

Foto. Frayba Derechos Humanos
-.-

Padres y compañeros de los normalistas de Ayotzinapa terminan reunión con organizaciones sociales y sociedad civil y se dirigen a la marcha den el centro de San Cristóbal de las Casas.

Vía Pozol Colectivo

https://www.facebook.com/video.php?v=790502487658112&fref=nf
Audio. Clicar sobre la imagen. Foto Pozol Colectivo

#AcciónGlobalPorAyotzinapa / termina reunión en Cideci Unitierra Chiapas. Padres de alumnos de Ayotzinapa se dirigirán a encabezar una marcha hacia el centro de San Cristóbal de las Casas, en la cual estarán estudiantes, maestros, padres de familia y sociedad civil solidaria que exigen justicia.

Foto. Desinformémonos

Con fotografías de estudiantes normalistas de Ayotzinapa asesinados y desaparecidos se inicia mitin en la plaza central de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, en el marco de las brigadas que recorrerán México para dar a conocer, de viva voz, la situación de los 43 estudiantes.

Fotografías: Pozol Colectivo


 

 -.-

Los y las estudiantes de la Universidad de Ciencias y Artes en Chiapas, también se solidarizan con los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos en el estado de Guerrero.
.
Foto. Desinformémonos
Foto. Desinformémonos
Foto. Desinformémonos
-.-

España dibuja un México de asaltos y balaceras a quienes quieran venir

“En caso de hallarse en una zona de tiroteos, echarse al suelo y mantenerse
inmóvil” es una de las alertas. Foto: Cuartoscuro

Sinembargo 14/11/2014

Ciudad de México, 14 de noviembre, (SinEmbargo).– No exhibir objetos caros, evitar cajeros automáticos, comprobar que no hay nadie en la entrada antes de salir de casa, no oponer resistencia a delincuentes, echarse al suelo en caso de tiroteo… Son algunas de las precauciones que la Embajada española en México recomienda a viajeros y residentes en el país.

Se trata de un extenso apartado referente a la seguridad con el fin de extremar las precauciones a los viajeros ante posibles amenazas. Es también una de las alertas más severas emitidas por la representación ibérica sobre México.

El primer párrafo del apartado sobre seguridad alude a “una elevada incidencia de la delincuencia relacionada con los secuestros (tanto reales como ‘virtuales’), la extorsión, y los asaltos en la vía pública y en el transporte público”.

A continuación, enumera una serie de recomendaciones referentes a códigos de conducta, tales como evitar signos externos de riqueza (vehículos de alta gama, joyas, relojes, etc.), evitar mostrar en público documentación, evitar cajeros automáticos en lo posible y no llevar encima más que el dinero necesario.

El listado continúa, cada vez más extremo: En caso de hallarse en una zona de tiroteos, echarse al suelo y mantenerse inmóvil y con las manos visibles mientras dure. No adoptar ninguna actitud que pueda hacer pensar a los que participan en el tiroteo que uno va armado.

En cuanto a los residentes, la Embajada recomienda medidas no menos alarmantes, como tomar referencias del servicio doméstico, cambiar las rutas en los desplazamientos habituales, prestar atención constante a los alrededores y a las personas que se cruzan en la calle, no entrar ni salir de casa sin comprobar antes la entrada y en caso asalto no oponer ninguna resistencia.

La Embajada asegura que una parte elevada de las víctimas de delito lo constituyen personas vinculas a los narcos directa o indirectamente. Los terceros suelen verse poco afectados por la violencia criminal.

Uno de los delitos más frecuentes contra extranjeros es el secuestro exprés, consistente en una larga llamada telefónica intimidatoria mediante la cual el secuestrador amedrenta y extorsiona a la víctima “En caso de recibir llamadas telefónicas amenazantes”, apunta la Embajada, “no mantener la conversación, no proporcionar absolutamente ningún dato y colgar el teléfono a la mayor brevedad posible. Procurar fijarse en el número de teléfono desde el que se ha recibido la llamada”.

ZONAS MÁS Y MENOS PELIGROSAS 

Las zonas definidas “de especial peligrosidad” y que no se recomiendan visitar son las zonas rurales de Chihuahua, Coahuila, Durango, Sinaloa, Sonora, Nuevo León y Tamaulipas.

La visita a Ciudad Juárez tampoco es recomendable: “Cuando sea necesario viajar allí es conveniente alojarse en El Paso (Estados Unidos) y cruzar la frontera las veces que sea necesario”.

Tampoco son recomendables la franja fronteriza entre Tamaulipas y Texas, los municipios aledaños a Monterrey (Nuevo León), el norte y noroeste del Estado de Veracruz colindantes con Tamaulipas y con el Estado de San Luis Potosí (Huasteca), el Estado de Michoacán y el Estado de Guerrero.

Acapulco, el antiguo paraíso turístico, ha dejado de serlo. “La delincuencia organizada ha protagonizado incidentes violentos perpetrados contra turistas españoles, que se añaden a los perpetrados contra mexicanos”, dice la representación española.

En cuanto a la Ciudad de México, si bien no la define como una zona especialmente afectada por el narcotráfico y el crimen organizado, presenta, de acuerdo con la página web de la Embajada, un nivel de inseguridad ciudadana que debe tenerse en cuenta, por lo que conviene estar siempre particularmente vigilante. “Se han producido algunas agresiones y robos a turistas en autobuses que realizan el recorrido entre el DF y Teotihuacán”, advierte.

En cuanto a las zonas consideradas sin problemas la Embajada destaca todos los estados de la Península de Yucatán, Chiapas, Oaxaca, Baja California, Jalisco, Nayarit, Guanajuato, Querétaro, Hidalgo, Puebla y Tlaxcala.

La Embajada especifica que, en general, las zonas turísticas más importantes del país, con excepción de Acapulco (Estado de Guerrero), no presentan, hasta ahora, problemas de seguridad

Como explica el texto, al amparo de la delincuencia organizada, florecen también otros tipos de violencia que adoptan la forma de asaltos, robo de vehículos, secuestros, extorsiones y otros. Este tipo de agresiones, dice la advertencia, suelen tener una incidencia mayor sobre la seguridad pública que la directamente provocada por la delincuencia organizada.

Más información:

Embajada de España en México: Recomendaciones de viaje

-.-