28/5/11

En Cherán "nos cansamos de agachar la cabeza"

Gloria Muñoz Ramírez / La Jornada 28/05/2011

Cherán, Mich., 27 de mayo. Ante la indiferencia y/o complicidad del gobierno, cerca de 20 mil comuneros se organizan desde hace 42 días contra los talamontes, que son apoyados por bandas del crimen organizado. Rondines de vigilancia, barricadas con costales de arena, troncos y piedras en todos los accesos y 179 fogatas permanentes en los cuatro barrios, permanecen desde el pasado 15 de abril.

Desde esa fecha la población se armó con palos, piedras, machetes, azadones, palas y todo lo que pudo, para enfrentar a quienes desde hace tres años devastan los bosques de la comunidad, con la protección de grupos armados y hasta del gobierno, que no ha hecho nada para pararlos, señala uno de los miles de comuneros que se mantienen en guardia en la barricada que cubre el camino a Paracho.

Lejos de su cotidianidad, los hombres, mujeres, niños y ancianos de este poblado de la meseta purépecha viven en tensión permanente alrededor de las barricadas, cuidando los accesos para que no entre ningún desconocido. La madrugada de ayer llegó el aviso de que hombres armados en una decena de camionetas se estaban preparando en Paracho. La alerta resultó falsa, pero los rondines se reforzaron, por si acaso.

A las dos de la mañana uno de los vigilantes asegura: aunque no dormimos, no perdemos la fuerza. El gobierno tiene que atender nuestras exigencias: seguridad y justicia, fin de la devastación y castigo a los culpables para que vivamos en paz.

La respuesta gubernamental no ha llegado, mientras el hostigamiento y las amenazas se han recrudecido. El pasado 22 de mayo “fue levantado en Paracho el comunero Miguel Ángel Gembe. Tres días después pudo escapar de milagro y regresó a la comunidad visiblemente golpeado. Se confirmó entonces la sospecha de que su secuestro se debió a su participación en las actuales movilizaciones, pues relató que sus captores lo interrogaron sobre los nombres de quienes encabezan el movimiento, advirtiéndole que todos están en la lista. Ante esto, los comuneros responsabilizaron a los gobiernos estatal y federal de lo que pueda ocurrirle a Miguel Ángel y al resto de la población.

Todo empezó el pasado 15 de abril, cuando un hecho colmó su paciencia: Los talamontes se metieron en el ojo de agua de La Cofradía, que abastece a toda la comunidad. Un grupo de comuneros los enfrentamos y los sacamos y desde entonces exigimos justicia, señala otro de los indígenas de Cherán. Ninguno dice su nombre ni muestra su rostro, como medida de seguridad ante las amenazas permanentes.

En este poblado, dice otro de los entrevistados, “se juntan todas las injusticias, la impunidad, la complicidad del crimen organizado con los gobiernos, la indiferencia y la burla de las autoridades, la ambición de los poderosos… Y también la organización del pueblo, que ya está fastidiado, la defensa del territorio, la unión de las mujeres, los hombres, los niños y los ancianos, todos juntos para detener la tala de nuestros montes, los secuestros, los asesinatos y las desapariciones. Aquí también estamos hasta la madre y ya nos pusimos en acción para defendernos solos y hacer lo que el gobierno no quiere”.

A una de las fogatas del barrio de abajo (ketzikua) se acerca un grupo de mujeres de la comunidad vecina de Cheranastico. En purépecha se comunica con las mujeres que hacen guardia y preparan enormes cazuelas de café, frijoles y papas con huevo. Hablan entre ellas y después una traduce: “Ella dice que en su pueblo también están sufriendo, que les están cortando los bosques, que tienen mucho miedo. Asegura –continúa la traductora– que en su comunidad ya no pueden ir a la siembra ni sacar a sus animalitos porque se los roban. Dice que no son libres”.

Las mujeres, como en todas las luchas populares, toman un lugar preponderante. Son fuertes y aunque se confiesan cansadas, hacen guardias y la comida; organizan la limpieza, el abastecimiento y las tareas cotidianas. De pelo blanco, rebozo azul y manos curtidas, una de ellas responde a sus angustiadas vecinas que no deben tener miedo, que se organicen como en Cherán, que sólo así se acaba la injusticia.

Aquí están unidos, responde la señora de edad de avanzada de Cheranastico, pero mi pueblo no ha tenido valor porque es chiquito y ellos, los malos, son hartos y están armados.

Aquí, dice otra mujer en una de las fogatas del barrio Paricutín, lo que queremos es paz y libertad. Si no defendemos nuestros bosques, ni una leña les vamos a dejar a nuestros hijitos; nada les va a quedar.

La resistencia contra la tala clandestina, aunque dispersa, se inició en 2008, cuando se acrecentó la devastación en el cerro Pacuacaracua. Hasta el momento, denuncian, se ha destruido en forma total más de 80 por ciento del bosque (más de 15 mil hectáreas) en acciones acompañadas con la siembra del miedo, pues los taladores, procedentes de Capacuaro, Tanaco, Rancho Casimiro, San Lorenzo, Huecato, Rancho Morelos y Rancho Seco, asolan la comunidad con armas de grueso calibre.

Antes del levantamiento, aseguran, se tocaron todas las puertas institucionales: Fuimos a la Profepa, a la Semarnat, a todos lados y nadie nos hizo caso. También hicimos las denuncias de secuestros, extorsiones y amenazas y tampoco investigaron nada. Por eso nos colmaron la paciencia. Nos cansamos de agachar la cabeza, pues nomás veíamos pasar los cientos de camiones cargados de nuestros árboles y no decíamos nada por puro miedo. Pero ya no.

Cherán cuenta con 27 mil hectáreas de territorio comunal, dentro de las cuales 20 mil son boscosas; de éstas han sido incendiadas y taladas (totalmente destruidas) más de 80 por ciento, y el otro 20 por ciento también ha sido talado, pero aún no ha sido incendiado.

Un recorrido por el cerro San Miguel permite ver la zona devastada. Cientos de troncos yacen en los caminos. Es que los talamontes sólo se llevan el grueso de abajo, lo demás lo dejan aquí tirado, explica uno de los integrantes de la ronda tradicional, quien ahora se encarga de la vigilancia.

Los accesos a los bosques también se mantienen bajo resguardo. Troncos y costales de arena impiden el paso a los camiones, aunque, dicen, siguen entrando por otros lados, porque no quieren dejar este negocio que les deja mucho dinero. ¿Cuánto? Pues nada más haga cuentas. La delincuencia organizada cobra a cada camión mil pesos por protección. Salían como 180 camiones diarios cargados de madera, lo que les generaba 180 mil pesos tan sólo por protección.

El gran negocio, explican, “lo encabeza un señor conocido como El Güero. Es un doble negocio, pues él mismo envía trabajadores para que talen árboles y se los lleven a sus aserraderos. Pero cuando quieren entrar otros talamontes, les vende protección para que puedan sacar la madera. Y nosotros, pues sólo veíamos, agachaditos, que todo esto pasara”.

En estas seis semanas la vida de la comunidad ha cambiado por completo: El presidente municipal ya no despacha en el palacio de gobierno y las instalaciones están prácticamente en manos de los comuneros. No hay clases en las primarias y secundarias, ni en el Colegio de Bachilleres ni en la Universidad Pedagógica. Se instaló la ley seca y no pueden ingerir ni vender bebidas alcohólicas; el tránsito vehicular termina a las ocho de la noche y las 24 horas se mantiene la vigilancia en toda la cabecera municipal.

Al mismo tiempo, los jóvenes han tomado la batuta en los quehaceres de limpieza y han organizado una comisión de buena imagen, que en estos días está aseando las calles con pinturas donadas por los comerciantes. También se organizan brigadas de limpieza general en las que participa toda la población, y en las calles, patios o bajo un techo de plástico los maestros de la comunidad han organizado las clases.

En uno de estos salones improvisados, Arly, de siete años, dice: Las fogatas son para que no entren los malos que se están llevando nuestros árboles. Sin árboles no vamos a tener agua y por eso están las fogatas, para que ya no se lleven el bosque. Y también, agrega Karen, de 11 años, nos organizamos para que no vengan a matarnos. Ahorita ellos tienen su coraje porque ya no entran; entonces están más enojados y por eso hay que cuidarnos.

Hasta el momento se han organizado por cada barrio comisiones de seguridad, limpieza, buena imagen, salud, educación, acopio de víveres, de producción agrícola y prensa. Con todo esto, explica un comunero, se está ejerciendo, en los hechos, la organización tradicional del pueblo.

Mientras, la respuesta del gobierno no llega. Han acudido al estatal y al federal. En la Secretaría de Gobernación, señalan, nos piden que primero nos desmovilicemos, que se desactive nuestra organización. Y no dan respuestas. Pensamos que no tienen capacidad para enfrentar al verdadero crimen organizado. Nosotros ya les dimos nombres y lugares donde se encuentran, pero hasta el momento no hacen nada.

La JBG Hacia un Nuevo Amanecer de La Garrucha denuncia hostigamiento del INAH y los tres niveles del mal gobierno



CARACOL DE RESISTENCIA
HACIA UN NUEVO AMANECER


JUNTA DE BUEN GOBIERNO
EL CAMINO DEL FUTURO CHIAPAS MÉXICO
LA GARRUCHA

A 20 de mayo 2011.


A la sociedad civil nacional e internacionales
A los compañeros (as) adherentes de la otra campaña nacional e internacional.
A los hermanos de derechos humanos nacional e internacional

Hermanos y Hermanas.

DENUNICAMOS: HECHOS OCURRIDOS EN LA PROPIEDAD DEL COMPAÑERO ALFONSO CRUZ ESPINOSA SAN ANTONIO TONINA, PERTENECIENTE AL MUNICIPIO AUTONOMO FRANCISCO GÓMEZ, CHIAPAS.

DENUNCIAMOS A LA OPINION PUBLICA SOBRE LAS MAÑOSADAS DE LAS DEPENDENCIAS DEL INAH Y LOS TRES NIVELES DEL MAL GOBIERNO.

EL DIA 19 DE ABRIL DEL 2008 EL COMPAÑERO ALFONSO CRUZ ESPINOSA FUE ACUSADO FALSAMENTE POR ESTOS TRES NIVELES DEL MAL GOBIERNO, MUNICIPAL, ESTATAL, FEDERAL, SOLO POR HACER UN JAWEY EN SU PROPIEDAD QUE LE SIRVE PARA QUE BEBAN AGUA SUS ANIMALITOS. SOLO POR ESTO LE SACARON ORDEN DE APREHENCION, Y COBRANDOLE UNA MULTA POR EL INAH LA CANTIDAD DE $30,000.00.

EL DIA 11 DE FEBRERO DE 2009. REUNIDOS EN LA PROPIEDAD DEL COMPAÑERO ALFONSO CRUZ, LAS DEPENDENCIAS DEL MAL GOBIERNO, JOSE MANUEL MORALES VASQUEZ DELEGADO DEL MAL GOBIERNO, EMILIO GALLAGA MURRIETA DELEGADO FEDERAL DEL INSTITUTO NACIONAL DE ANTROPOLOGIA EN CHIAPAS, LUIS B. ARGÜELLO TREJO SINDICO MUNICIPAL, MARIANO ANTONIO MENDEZ URBINA CONTROLADOR MUNICIPAL, JORGE PINEDA MARTINEZ REPRESENTANTE SINDICAL DEL INSTITUTO NACIONAL DE ANTROPOLOGIA, JOSÉ ALEJANDRO CONSTANTITO PEREZ SUB SECRETARIO DE OPERACIÓN REGIONAL ZONA SELVA, LIC. EZAUD GUTIERREZ RILEY DELEGADO DEL REGISTRO PUBLICO DE LA PROPIEDAD Y DE COMERCIO, ESTAS PERSONAS RECONOCIERON QUE LA PROPIEDAD TIENE SUS RESPECTIVOS DOCUMENTOS Y ADEMAS EN ESA REUNION SE HICIERON MINUTAS DE TRABAJO, QUE AVALAN QUE EL COMPAÑERO ALFONSO EN CUAL PUEDE DISPONER SIN CONTRAVENIR A LAS NORMAS Y LINEAMIENTOS DEL INAH. ASI MISMO EL INAH DEVERA RESPETAR LOS DERECHOS DEL PROPIETARIO. Y TAMBIEN RESPETEN LA MINUTA DE TRABAJO ELABORADO EN ESTA FECHA 11 DE FEBRERO Y ESTAN FIRMADAS POR LAS DEPENDENCIAS DEL MAL GOBIERNO.

EL MES DE FEBRERO DEL PRESETE AÑO. EL COMPAÑERO ALFONSO FUE DEMANDADO ANTE EL JUZGADO DEL JUEZ MIXTO DEL DISTRITO JUDICIAL DEL OCOSINGO CHIAPAS. CON EL EXPEDIENTE 60/2011.
POR REPARTO DE BIENES CON SU MAMA Y SUS HERMANA, QUE CON LA MISMA ASESORIA DEL MAL GOBIERNO QUIEREN OBTENER LA TIERRA PARA NEGOCIARLAS CON EL MISMO MAL GOBIERNO.

EL JUEZ MIXTO ESTA AMENAZANDO DE DESALOJAR AL COMPAÑERO.
Y LA SEGURIDAD PUBLICA SE METEN A LOS POTREROS SIN RESPETAR AL COMPAÑERO PONIENDO SELLO DEL, (INAH).
AHORA MANIFIESTA QUE LA TIERRA YA ES DE LA ORGANISACION E.Z.L.N YA NO ES DEL MAL GOBIERNO, POR ESO LA JUNTA DE GOBIERNO ACLARAMOS AL COMPAÑERO ALFONSO, QUE EL NO ESTA BUSCANDO PROBOCACION, SOLAMENTE LO RESPONSABILIZAMOS A LOS TRES NIVELES DEL MAL GOBIERNO POR QUE ELLOS LLEGARON EN EL CENTRO DE LAS TIERRAS RECUPERADAS, FECHA 6 DE FEBRERO.2001.
AHORA LOS TRES NIVELES DEL MAL GOBIERNO YA NO QUEREMOS QUE SIGA SIENDO SUS MAMADAS SUS PENDEJADAS, EN ESTA ZONA, POR QUE LA JUNTA DE BUEN GOBIERNO YA ESTA ENTERADO TODO SUS BAVOSADAS DE LOS TRES NIVELES DEL MAL GOBIERNO.

YA LOS EZLN YA ESTAMOS HASTA LA MADRE A TODOS LOS AMENAZAS DEL MAL GOBIERNO. AMENAZANDO AL COMPAÑERO ALFONSO CRUZ, PERO EL EZLN ACLARA QUE EL COMPAÑERO NO ESTA SOLO CON SU FAMILIA EL PUEBLO UNIDO JAMAS SERA VENCIDO.

A LOS PUEBLOS DEL MUNDO. LA JUNTA DE BUEN GOBIERNO TAMBIEN SE DENUNCIA
A LA OPONION PUBLICA, LOS ACUERDOS DE LOS TRES NIVELES DEL MAL GOBIERNO DONDE SE ENTREGARON EL PREDIO SAN ANTONIO TONINA A NOMBRE DE LA PROPIEDAD DEL COMPAÑERO ALFONZO CRUZ ESPINOZA.

LA JUNTA DE BUEN GOBIERNO DECLARA PUBLICAMENTE QUE ESTA PROPIEDAD FUE RECUPERADA A TRAVES CON LA INTERVENCION DE LA JUNTA DE BUEN GOBIERNO QUE ANTERIORMENTE ESTABA OCUPADO POR SU TIO ARMANDO JAVIER CRUZ DE MEZA Y AL FIN SE LE ENTREGO AL COMPAÑERO ALFONSO CRUZ ESPINOZA LEGALMENTE Y POR DERECHO Y EXISTEN DOCUMENTO FIRMADOS POR C. ARMANDO JAVIER DONDE AVALAN QUE LA TIERRA LE PERTENECE AL COMPAÑERO ALFONSO, ASI QUE LO SEPA EL MAL GOBIERNO FELIPE CALDERON, QUE ESTAS TIERRAS RECUPERADAS ES POR EL EZLN Y TODAS LAS TIERRAS RECUPERADAS ES PARA LOS COMPAÑEROS VASES DE APOYO DEL EJERCITO ZAPATISTA DE LIBERACION NACIONAL, (EZLN)…NO SE RENTA NO SE COMPRA Y NO SE VENDE, Y LA VAMOS A DEFENDER NO PERMITIREMOS QUE SIGAS HOSTIGANDO A NUESTROS COMPAÑEROS VASES DE APOYO DEL EZLN, Y CUALQUIER QUE ATENTE EN CONTRA DE LA INTEGRIDAD FISICA DEL COMPAÑERO ALFONZO, Y SU FAMILIA.
RESPONZABILIZAMOS DIRECTAMENTE A LOS TRES NIVELES DEL MAL GOBIERNO FEDERAL ESTATAL Y MUNICIPAL

ATENTAMENTE
LAS AUTORIDADES DEL LA JUNTA DE BUEN GOBIERNO CARACOL (III) LA GARRUCHA ZONA SELVA TZELTAL

SERIO SANCHEZ GONZALEZ
CESAR CRUZ MENDEZ
RAUL LOPEZ LOPEZ
WILVER CRUZ JIMENEZ

--o-Ø-o--

Hermann Bellinghausen / La Jornada 21/02/2009
Foto · Moysés Zúñiga Santiago

Leer denuncia:

Zapatistas frenan intentos de arqueólogo de privatizar la zona de Toniná, Chiapas

Hermann Bellinghausen / La Jornada 22/02/2009

24/5/11

15M: Apoyo de Islandia

En DESPERTARES hemos explicado innumerables veces que el pueblo ISLANDES ya lo ha hecho, su R-EVOLUCIÓN PACÍFICA comenzada en 2008 consiguió sacar del poder a TODO el sistema corrupto de políticos y encarcelaron a los banqueros por crímenes contra la humanidad. Islandia YA HA SALIDO DE ESTA FALSA CRISIS PROVOCADA ARTIFICIAL Y MALINTENCIONADAMENTE por aquellos a los que hasta ahora entregábamos el poder con nuestro voto.

Ahora el ejemplar y valiente pueblo de Islandia nos envía un mensaje, ESPAÑOLES, APOYAMOS SU REVOLUCIÓN PACÍFICA Y LES ANIMAMOS A HACERLA UNA REALIDAD, además nos explica cómo ellos consiguieron su hazaña para los cual estuvieron 5 meses sin descanso.

Desde DESPERTARES pedimos a todos los pueblos del mundo que hagan YA realidad el renacer de una nueva humanidad que, por primera vez en la historia conocida viva en PAZ Y LIBERTAD.

A todas las personas de bien de nuestro querido planeta, especialmente a JUECES, POLÍTICOS, POLICÍAS, MILITARES, PERIODISTAS, MAESTROS, ABOGADOS, INGENIEROS, MÉDICOS, ARTISTAS, etc, NO TENGAN MIEDO y ÚNANSE a la liberación de la especie humana. Vds no perderán su salario ni el pan de sus hijos porque vamos a destapar ya la ENERGÍA LIBRE y a construir una nueva sociedad en la que rebose la abundancia, la paz y la libertad para todos.

Difundan este vídeo y esta información por todo el planeta, por favor, hagan que la vea hasta ultimo ser humano para que hagamos que nuestros hijos se sientan orgullosos de lo que hicieron sus padres: CREARON UNA HUMANIDAD EN PAZ Y LIBERTAD.

DESPERTARES



Enviado por y dedicado
a Xandro

15M: El peligro ciudadanista

El peligro ciudadanista -
Intervención en la acampada del movimiento 15M en la plaça de Catalunya de Barcelona, la mañana del 20 de mayo de 2011


Las personas que coordinan las actividades en la acampada del movimiento 15M en la Plaça de Catalunya de Barcelona me invitaron ayer por la mañana a hacer una intervención en la plaza Tahrir, uno de los puntos de encuentro en los que el espacio ocupado ha sido organizado, siguiendo el plano que aparece en la fotografía que acompaña la entrada, tomada de http://www.btvnoticies.cat/. Este fue el texto que empleé como base de lo que expuse públicamente y de la discusión que se suscitó después sobre las perspectivas que debe enfrentar la protesta si no quiere desvanecerse a medida que su protagonismo mediático vaya decayendo.


15M: EL PELIGRO CIUDADANISTA
Manuel Delgado

Todo el mundo parece interesado en esclarecer qué tipo de fenómeno se está produciendo estos días en las ciudades españolas, en plazas como estas, en las que personas como nosotros expresamos nuestro descontento ante la situación que padecemos. Me gustaría profundamente decir y creer que estamos ante un movimiento cuya característica principal, y la fuente de la inquietud que parece generar, tiene que ver con la dificultad a la hora de someterlo a una tipificación clara, resultado de su renuncia a los principios de identidad e identificación propios de un sistema que exige que sus interlocutores se presenten siempre como instancias orgánicas inconfundibles con las que se posible negociar. Un poco, si se me permite, a la manera de aquella canción de La Polla Records que seguro que muchos conocéis: “¡No somos nada! / ¡No somos nada! / Quieres identificarnos, tienes un problema”. Pero eso es lo que me gustaría pensar y decir, pero no estoy seguro de poder hacerlo sin sentir que estoy haciéndoos una concesión injusta, cuyo objetivo sería sólo el de obtener vuestro aplauso.


En realidad, lo que pienso –y temo– es que esta movilización se pueda homologar como un episodio más de lo que podríamos llamar el movimientismo ciudadanista. El ciudadanismo es la ideología que ha venido a administrar y atemperar los restos del izquierdismo de clase media, pero también de buena parte de lo que ha sobrevivido del movimiento obrero. El ciudadanismo se concreta en un conjunto de movimientos de reforma ética del capitalismo, que aspiran a aliviar sus efectos mediante una agudización de los valores democráticos abstractos y un aumento en las competencias estatales que la hagan posible, entendiendo de algún modo que la explotación, la exclusión y el abuso no son factores estructurantes, sino meros accidentes o contingencias de un sistema de dominación al que se cree posible mejorar moralmente. El ciudadanismo no impugna el capitalismo, sino sus “excesos” y su carencia de escrúpulos,

El ciudadanismo suele concretarse en movilizaciones masivas destinadas a denunciar determinadas situaciones consideradas injustas, pero sobre todo inmorales, y lo hace proponiendo estructuras de acción y organización lábiles, basadas en sentimientos colectivos mucho más que en ideas, con un énfasis especial en la dimensión performativa y con frecuencia “artística” o festiva. Prescindiendo de cualquier referencia a la clase social como criterio clasificatorio, remite en todo momento a un difusa ecumene de individuos a los que unen no sus intereses, sino sus juicios morales de condena o aprobación.

Los movimientos sociales ciudadanistas no dejan de ser revitalizaciones del viejo humanismo subjetivista, pero aportan como relativa novedad su predilección un circunstancialismo militante, ejercido por individuos o colectivos que se reúnen y actúan al servicio de causas muy concretas, en momentos puntuales y en escenarios específicos, renunciando a toda organicidad o estructuración duraderas, a toda adscripción doctrinal clara y a cualquier cosa que se parezca a un proyecto de transformación o emancipación social que vaya más allá de un vitalismo más bien borroso, acuerdo de heterogeneidades inconmensurables que, no obstante, asumen articulaciones cooperativas momentáneas en aras a la consecución de objetivos compartidos.

Esas formas de movilización prefieren modalidades no convencionales y espontáneas de activismo, protagonizadas por individuos conscientes y motivados, pero desafiliados, que viven la ilusión de que han podido escapar por unos momentos de sus raíces estructurales, desvinculados de las instituciones, que renuncian o reniegan de cualquier cosa que se parezca a un encuadramiento organizativo o doctrinal, que proceden y regresan luego a una especie de nada aestructuda y que se prestan por unos días u horas como elementos primarios de uniones volátiles, pero potentes, basadas en una mezcla efervescente de emoción, impaciencia y convicción, sin banderas, sin himnos, sin líderes, sin centro, movilizaciones alternativas sin alternativas que se fundan en principios abstractos de índole esencialmente moral y para las que la conceptualización de lo colectivo es complicada, cuando no imposible.

No sé si será casual que una de las figuras predilectas para ese individualismo comunitarista o de ese comunitarismo individualista, basado en la sintonía sobrevenida entre sujetos, sea la de la red. Entonces uno piensa en las virtudes de internet y las formas de sociabilidad que propicia, paradigma de relación reticular, paraíso donde se ha podido hacer palpable por fin la utopía de una sociedad de individuos desanclados y sin cuerpo, en un universo de instantaneidades, una solidaridad empática basada en el diálogo y el acuerdo sincrónico entre personas individuales con un alto nivel de exigencia ética consigo mismas y con el mundo.


Entre otros efectos, este tipo de concepciones de la acción política al margen de la política se traduce en la institucionalización de la asamblea como instrumento por antonomasia de y para los acuerdos entre individuos que no aceptan ser representados por nada ni por nadie. Esta forma radical de parlamentarismo se conforma como órgano inorgánico cuyos componentes se pasan el tiempo negociando y discutiendo entre sí, pero que tienen graves dificultades con negociar o discutir con cualquier instancia exterior, porque en realidad no tienen nada que ofrecer que no sea su autenticidad comunitaria y que es más intralocutora que interlocutora.

El activismo de este tipo de movimientos se expresa de modo análogo: generación de pequeñas o grandes burbujas de lucidez e impaciencia colectivas, que operan como espasmos en relación y contra determinadas circunstancias consideradas inaceptables, iniciativas de apropiación del espacio público que pueden ser especialmente espectaculares, que ponen el acento en la creatividad y que toman prestados elementos procedentes de la fiesta popular o de la performance artística. Se trata, por tanto, de movilizaciones derivadas de campañas específicas, para las que pueden establecerse mecanismos e instancias de coordinación provisionales que se desactivan después..., hasta la próxima oportunidad en la que nuevas coordenadas y asuntos las vuelvan a generar poco menos que de la nada. Cada oportunidad movilizadora instaura así una verdad comunicacional intensamente vivida, una exaltación en la que la pesadilla de las relaciones de producción, las dependencias familiares y los servilismos estructurales que conforman nuestra vida cotidiana se ha desvanecido por unos momentos o incluso días.

Se genera así, durante el lapso en que la movilización se producem una especie de refugio en que vivir una emancipación en última instancia ilusoria de la gravitación de las clases y los enclasamientos, una victoria momentánea de la realidad como construcción interpersonal sobre lo real como experiencia objetiva del mundo.

Lo que quiero con mi intervención es advertir del peligro de que, en efecto, la gran movilización en marcha estos días devenga un ejemplo de este tipo de grandes convulsiones colectivas inspiradas y orientadas por lo que en la práctica puede ser una mera crítica ética del orden económico y político que padecemos, estructurado vagamente en torno a una no menos vaga denuncia de una entidad abstracta, casi metafísica, que es “el sistema”. En Barcelona hemos conocido varios ejemplos de este tipo de movilización tan potente como efímera, que se han desvanecido en la nada en cuanto los medios de comunicación han dejado de atender el colorista espectáculo que deparaban. Desde luego el movimiento contra la guerra de Irak en el 2003 sería un paradigma de ello, pero también lo serían las movilizaciones estudiantiles contra el plan Bolonia en marzo de 2009, que alcanzaron puntas importantes de dramatismo social, pero que, al cabo de unas semanas de su algidez en el desalojo del rectorado de la Universitat de Barcelona, se extinguieron sin dejar tras de sí otra cosa que un vacio y una inanidad de las que todavía somos víctimas en las universidades catalanas.

Así pues se plantea como urgente la cuestión de qué hacer cuanto la intensidad de la emoción colectiva que nos reúne ahora y aquí se vaya amortiguando y cuando –y no quepa duda de que esto ocurrirá dentro de unos días– los medios de comunicación dejen de considerarnos “interesantes” y los políticos de expresar una cierta simpatía y comprensión ante el malestar que nos congrega esta mañana. Es la discusión política y la imaginación colectiva a las que, estos días y en esta y otras plazas, les corresponde concebir y organizar un camino que convierta este escándalo ante lo que pasa y nos pasa en energía histórica.

La rebelión de l@s indignad@s. Notas desde la Plaza Tahrir de Barcelona


Josep Maria Antentas y Esther Vivas

Ya no hay dudas. El viento que ha electrizado el mundo árabe en los últimos meses, el espíritu de las protestas reiteradas en Grecia, de las luchas estudiantiles en Gran Bretaña e Italia, de las movilizaciones anti-Sarkozy en Francia... ha llegado al Estado español.

No son estos, pues, días de business as usual. Las confortables rutinas mercantiles de nuestra "democracia de mercado" y sus rituales electorales y mediáticos se han visto abruptamente alteradas por la irrupción imprevista en la calle y en el espacio público de la movilización ciudadana. Esta "rebelión de l@s indignad@s" inquieta a las élites políticas, siempre incómodas cuando la población se toma en serio la democracia... y decide empezar a practicarla por su cuenta.

Hace dos años y medio, cuando la crisis que estalló en septiembre de 2008 se rebeló de proporciones históricas, los "amos del mundo" vivieron un breve momento de pánico alarmados por la magnitud de una crisis que no habían previsto, por su falta de instrumentos teóricos para comprenderla y por el temor a una fuerte reacción social. Llegaron entonces las vacías proclamas de "refundación del capitalismo" y los falsos mea culpas que fueron evaporándose poco a poco, una vez apuntalado el sistema financiero y ante la ausencia de un estallido social.

La reacción social ha tardado en llegar. Desde el estallido de la crisis, las resistencias sociales han sido débiles. Ha habido un sesgo muy grande entre el descrédito del actual modelo económico y su traducción en acción colectiva. Varios factores lo explican, en particular, el miedo, la resignación frente a la situación actual, el escepticismo respecto a los sindicatos, la ausencia de referentes políticos y sociales, y la penetración entre los asalariados de los valores individualistas y consumistas.

El estallido actual no parte, sin embargo, de cero. Años de trabajo a pequeña escala de las redes y movimientos alternativos, de iniciativas y resistencias de impacto más limitado han mantenido la llama de la contestación en este periodo difícil. El 29S abrió también una primera brecha, aunque la desmovilización posterior de las direcciones de CCOO y UGT y la impresentable firma del pacto social cerró la vía de la movilización sindical y ahondó, aún más si cabe, el descrédito y desprestigio de los sindicatos mayoritarios entre la juventud combativa y quines ahora protagonizan las acampadas.

Indignados e indignadas!

La "indignación", tan de moda a través del panfleto de Hessel es una de las ideas-fuerza que definen las protestas en marcha. Reaparece así, bajo otra forma, el "Ya Basta!" que entonaron los zapatistas en su alzamiento del 1 de enero de 1994, entonces la primera revuelta contra el "nuevo orden mundial" proclamado por George Bush padre tras la primera guerra del Golfo, la desintegración de la URSS y la caída del muro de Berlín.

"La indignación es un comienzo. Uno se indigna, se levanta y después ya ve", señalaba Daniel Bensaïd. Poco a poco, sin embargo, se ha ido pasando del malestar a la indignación y de ésta a la movilización. Estamos ante una verdadera "indignación movilizada". Del terremoto de la crisis, empieza a surgir el tsunami de la movilización social.

Para luchar no sólo se requiere malestar e indignación, también hay que creer en la utilidad de la acción colectiva, en que es posible vencer y en que no todo está perdido antes de empezar. Durante años los movimientos sociales en el Estado español hemos conocido esencialmente derrotas. La falta de victorias que muestren la utilidad de la movilización social y hagan aumentar las expectativas de lo posible ha pesado como una losa en la lenta reacción inicial ante la crisis.

Precisamente ahí entra la gran contribución de las revoluciones en el mundo árabe a las protestas en curso. Muestran que la acción colectiva es útil, que "sí se puede". De ahí que éstas, igual que la menos mediática victoria contra los banqueros y la clase política en Islandia, hayan sido un referente desde el comienzo para las y los manifestantes y activistas.

Junto con el convencimiento de que "es posible", de que se pueden cambiar las cosas, la pérdida del miedo, en un momento de crisis y dificultades, es otro factor clave. "Sin miedo" es precisamente uno de los eslóganes que más se han sentido estos días. El miedo atenaza todavía una gran mayoría de los trabajadores y los sectores populares y éste da alas a la pasividad o a las reacciones xenófobas e insolidarias. Pero la movilización del 15M y las acampadas expanden como una mancha de aceite un poderoso antídoto para el miedo que amenaza con desmontar los esquemas a una élite dirigente al frente de un sistema cada vez más deslegitimado.

El movimiento del 15M y las acampadas tiene un importante componente generacional. Como cada vez que estalla un nuevo ciclo de luchas, emerge con fuerza una nueva generación militante, y la "juventud" como tal adquiere visibilidad y protagonismo. Si bien este componente generacional y juvenil es fundamental, y se expresa además en algunos de los movimientos organizados que han tenido visibilidad estos días como "Juventud Sin Futuro", hay que remarcar que la protesta en curso no es un movimiento generacional. Es un movimiento de crítica al actual modelo económico y a los intentos que la crisis la paguen los trabajadores con un peso fundamental de la juventud. Precisamente el reto es que, como en tantas ocasiones, la protesta juvenil actúe como factor desencadenante y catalizador de un ciclo de luchas sociales más amplio.

El espíritu antiglobalización de vuelta

El dinamismo, la espontaneidad y el empuje de las protestas actuales son las más fuertes desde la emergencia del movimiento antiglobalización desde hace más de una década. Irrumpido internacionalmente en noviembre de 1999 en las protestas de Seattle durante la cumbre de la OMC (aunque sus antecedentes se remontan al alzamiento zapatista en Chiapas en 1994), la ola antiglobalizadora llegó rápidamente al Estado español. La consulta por la abolición de la deuda externa en marzo de 2000 (celebrada el mismo día de las elecciones generales y cuya realización fue prohibida en varias ciudades del Estado por la Junta Electoral) y la fuerte movilización para participar en la contracumbre de Praga en septiembre del 2000 en contra del BM y el FMI fueron los primeros signos de arranque, en particular en Catalunya. Pero su masificación y ampliación llegarían con las movilizaciones contra la cumbre del Banco Mundial en Barcelona en los días 22 y 24 de junio de 2001, cuyo décimo aniversario está a punto de cumplirse. Justo diez años después asistimos al nacimiento de un movimiento cuya energía, entusiasmo y fuerza colectiva no habíamos visto desde entonces. No será éste, pues, un décimo aniversario nostálgico. Todo lo contrario. Vamos a celebrarlo con el nacimiento de un nuevo movimiento.

Las asambleas estos días en Plaza Catalunya (y, sin duda, en todas las acampadas que recorren el Estado empezando por la de Sol en Madrid) nos han dado momentos impagables, de aquellos que suceden cada mucho tiempo y que marcan un antes y un después en las trayectorias biográficas de quienes participan en los mismos y en la dinámica de las luchas sociales.
El 15M y las acampadas son auténticas "luchas fundacionales" y síntomas claros que asistimos a un cambio de ciclo y que el viento de la rebelión sopla de nuevo. Al fin. Una verdadera "generación Tahrir" emerge, como antes lo hizo una "generación Seattle o una "generación Génova".

A medida que el impulso "antiglobalizador" fue recorriendo el planeta, siguiendo a las cumbres oficiales en Washington, Praga, Québec, Goteborg, Génova o Barcelona, miles de personas se sintieron identificadas con estas protestas y una gran diversidad de colectivos de todo el planeta tuvieron la sensación de formar parte de un mismo movimiento, del mismo "pueblo", el "pueblo de Seattle" o de "Génova", de compartir unos objetivos comunes y sentirse partícipes de una misma lucha.

El movimiento actual se inspira también en los referentes internacionales más recientes e importantes de luchas y de victorias. Busca situarse en la estela de movimientos tan dispares como las revoluciones en Egipto y Túnez o la victoria en Islandia, ubicando su movilización en un combate general contra el capitalismo global y la élite política servil. Dentro del propio Estado español, las manifestaciones del 15M y ahora las acampadas, en un ejemplo simultáneo de descentralización y de coordinación, dibujan una identidad compartida y una comunidad simbólica de pertenencia.

El movimiento antiglobalización tuvo en su fase de ascenso en el punto de mira a las instituciones internacionales, OMC, BM y FMI y las firmas multinacionales. Después, con el inicio de la "guerra gobal contra el terrorismo" proclamada por Bush hijo, la crítica a la guerra y a la dominación imperialista adquirieron centralidad. El movimiento actual coloca en el eje de la crítica a una clase política, cuya complicidad y servidumbre ante los poderes económicos ha quedado más expuesta que nunca. "No somos mercancías en manos de políticos y banqueros" rezaba uno de los eslóganes principales del 15M. Se enlaza así la crítica frontal a la clase política y a la política profesional y la crítica, no siempre bien articulada y coherente, al actual modelo económico y a los poderes financieros. "¿Capitalismo? Game over".

Hacia el futuro

El futuro del movimiento iniciado el 15M es imprevisible. A corto plazo el primer reto es seguir ampliando las acampadas en curso, ponerlas en marcha en las ciudades donde todavía no hay y conseguir que, por lo menos, continúen hasta el domingo 22. A nadie se le escapa que las jornadas del 21, día de reflexión, y del día 22, día de las elecciones, van a ser decisivas. En estos dos días la masificación de las acampadas es fundamental.

Es necesario también plantearse nuevas fechas de movilización, en la estela del 15M, para seguir manteniendo el pulso. El reto principal es mantener esta dinámica simultánea de expansión y radicalización de la protesta que hemos vivido los últimos días. Y, en el caso específico de Catalunya, buscar sinergias entre la radicalidad y las ansias de cambio de sistema expresadas el 15M y en las acampadas, con las luchas contra los recortes sociales, en particular en sanidad y educación. La acampada de Plaza Catalunya se ha convertido ya en un punto de encuentro, un poderoso imán, de muchos de los sectores en lucha más dinámicas. Se trata de convertirla en un punto de encuentro de las resistencias , que permita tender puentes, facilitar diálogos, y propulsar con fuerza las movilizaciones futuras. Establecer alianzas entre las protestas en curso, entre los activistas no organizados, y el sindicalismo alternativo, el movimiento vecinal, los colectivos de barrio... es el gran desafío de los próximos días.

"La revolución empieza aquí..." coreabámos ayer en Plaza Catalunya. Bueno, al menos lo que comienza es un nuevo ciclo de luchas. De lo que no hay dudas ya es que, más de una década después del ascenso del movimiento antiglobalización y dos años después del estallido de la crisis, la protesta social ha vuelto para quedarse.

*Josep Maria Antentas es profesor de sociología de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB). Esther Vivas participa en el Centro de Estudios sobre Movimientos Sociales (CEMS) de la Universitat Pompeu Fabra (UPF).
Ambos son autores de "Resistencias Globales. De Seattle a la Crisis de Wall Street" (Editorial Popular, 2009) y participantes en la acampada de Plaza Catalunya.

Mira también:
http://esthervivas.wordpress.com

fuente: http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/421316/index.php