26/2/11

Arabia Saudita, el factor clave

Libios cargan los restos de un manifestante asesinado durante protestas contra Kadafi en Bengasi · Foto Ap

El terremoto de las pasadas cinco semanas en Medio Oriente ha sido la experiencia más tumultuosa, devastadora y pasmosa en la historia de la región desde la caída del imperio otomano. Por una vez, conmoción y pavor fue una descripción apropiada. Los dóciles, supinos, incorregibles y serviles árabes del orientalismo se han transformado en luchadores por la libertad y la dignidad, papel que los occidentales hemos asumido siempre que nos pertenece en exclusiva en el mundo. Uno tras otro, nuestros sátrapas están cayendo, y los pueblos a quienes les pagábamos por controlar escriben su propia historia: nuestro derecho a meternos en sus asuntos (el cual, por supuesto, seguiremos ejerciendo) ha sido disminuido para siempre.

Las placas tectónicas siguen desplazándose, con resultados trágicos, valientes e incluso humorísticos, en el sentido negro del término. Incontables potentados árabes habían proclamado siempre que querían democracia en Medio Oriente. El rey Bashar de Siria dice que mejorará la paga de los burócratas. El rey Bouteflika de Argelia ha levantado de pronto el estado de emergencia. El rey Hamad de Bahrein ha abierto las puertas de sus prisiones. El rey Bashir de Sudán no volverá a postularse a la presidencia. El rey Abdulá de Jordania estudia la idea de una monarquía constitucional. Y Al Qaeda, bueno, ha estado más bien callada. ¿Quién hubiera creído que el anciano de la cueva de pronto saldría al exterior y se deslumbraría por la luz de la libertad en vez de la oscuridad maniquea a la que sus ojos se habían acostumbrado? Ha habido montones de mártires en todo el mundo musulmán, pero las banderas islamitas no aparecen por ningún lado. Los jóvenes hombres y mujeres que ponen fin a los dictadores que los atormentan son musulmanes en su mayoría, pero el espíritu humano ha sido mayor que el deseo de morir. Son creyentes, sí, pero ellos llegaron allí primero y derrocaron a Mubarak mientras los esbirros de Bin Laden aún siguen llamando a deponerlo en videos ya rebasados.

Pero ahora una advertencia. No ha terminado. Experimentamos ahora ese sentimiento cálido, ligeramente húmedo que precede al restallar del trueno y el relámpago. La película de horror final de Kadafi aún debe terminar, si bien con esa terrible mezcla de farsa y sangre a la que nos hemos acostumbrado en Medio Oriente. Y el destino que le aguarda, sobra decirlo, pone en una perspectiva aún más clara la vil adulación de nuestros propios potentados. Berlusconi –que en muchos aspectos es ya una espantosa imitación de Kadafi–, Sarkozy y lord Blair de Isfaján se nos revelan todavía más ruines de lo que los creíamos. Con ojos basados en la fe bendijeron a Kadafi el asesino. En su momento escribí que Blair y Straw habían olvidado el factor sorpresa, la realidad de que este extraño foco estaba por completo chiflado y sin duda cometería otro acto terrible para avergonzar a nuestros amos. Y sí, ahora todo periodista británico va a tener que agregar la oficina de Blair no devolvió nuestra llamada al teclado de su laptop.

Todo el mundo insta ahora a Egipto a seguir el modelo turco, lo cual parece implicar un placentero coctel de democracia e islamismo cuidadosamente controlado. Pero si esto es cierto, el ejército egipcio mantendrá sobre su pueblo una vigilancia repudiada y nada democrática en las décadas por venir. Como ha expresado el abogado Alí Ezzatyar, “los líderes militares egipcios han hablado de amenazas al ‘modo de vida egipcio’… en una no muy sutil referencia a las amenazas de la Hermandad Musulmana. Parece una página tomada del manual turco”.

El ejército turco se ha revelado cuatro veces como creador de reyes en la historia moderna de su país. ¿Y quién si no el ejército egipcio, creador de Nasser, constructor de Sadat, se libró del ex general Mubarak cuando su tiempo llegó?

Y la democracia –la verdadera, desbocada, fallida pero brillante versión que los occidentales hemos hasta ahora cultivado con amor (y con razón) para nosotros mismos– no va a convivir felizmente en el mundo árabe con el pernicioso trato que Israel da a los palestinos y su despojo de tierras en Cisjordania. Israel, que ya no es la única democracia en Medio Oriente, sostuvo con desesperación –junto con Arabia Saudita, por amor de Dios– que era necesario mantener la tiranía de Mubarak. Oprimió el botón de pánico de la Hermandad Musulmana en Washington y elevó el acostumbrado cociente de miedo en los cabilderos israelíes para descarrilar una vez más a Obama y a Hillary Clinton. Enfrentados a los manifestantes democráticos en las tierras de la opresión, ellos siguieron la consigna de respaldar a los opresores hasta que fue demasiado tarde. Me encanta eso de la transición ordenada: la palabra ordenada lo dice todo.

Sólo el periodista israelí Gideon Levy lo entendió bien. ¡Deberíamos decir Mabrouk Misr!, escribió. ¡Felicidades, Egipto!

Sin embargo, en Bahrein viví una experiencia deprimente. El rey Hamad y el príncipe heredero Salman han estado plegándose a los deseos del 70 por ciento chiíta de su población –¿80?–, abriendo prisiones y prometiendo reformas constitucionales. Le pregunté a un funcionario del gobierno en Manama si tal cosa es de veras posible. ¿Por qué no tener un primer ministro electo en vez de la familia real Jalifa? “Imposible –respondió, chasqueando la lengua–. El CCG no lo permitiría.” En vez de CCG –Consejo de Cooperación del Golfo–, léase Arabia Saudita.

Y es aquí, me temo, donde nuestro relato se vuelve más oscuro.

Ponemos muy poca atención a esa banda autocrática de príncipes ladrones; creemos que son arcaicos, analfabetos en política moderna, ricos (sí, como Creso nunca soñó, etcétera), y reímos cuando el rey Abdulá ofreció compensar cualquier descenso en el dinero de rescate de Washington al régimen de Mubarak, como ahora volvemos a reír cuando promete 36 mil millones de dólares a sus ciudadanos para mantenerlos callados. Pero no es para reír. La revuelta que finalmente echó a los otomanos del mundo árabe comenzó en los desiertos de Arabia; sus tribus confiaron en Lawrence, McMahon y el resto de nuestra banda. Y de Arabia salió el wahabismo, esa poción espesa y embriagadora –un líquido negro coronado por espuma blanca– cuya espantosa simplicidad ha atraído a todo aspirante a islamita y atacante suicida en el mundo musulmán sunita. Los sauditas criaron a Osama Bin Laden, a Al Qaeda y al talibán. No mencionemos siquiera que ellos aportaron la mayoría de los atacantes del 11 de septiembre de 2001. Y ahora los sauditas creerán que ellos son los únicos musulmanes que continúan en armas contra el mundo resplandeciente. Tengo la ingrata sospecha de que el destino del desfile de la historia de Medio Oriente que se desenvuelve ante nuestros ojos se decidirá en el reino del petróleo, de los lugares sagrados y de la corrupción. Cuidado.

Añadamos una nota ligera. He estado recogiendo las citas más memorables de la revolución árabe. Tenemos Regrese, señor presidente, sólo bromeábamos, de un manifestante contra Mubarak. Y el discurso de estilo goebbeliano de Saif al Islam al Kadafi: “Olvídense del petróleo, olvídense del gas… habrá guerra civil”. Mi cita favorita, egoísta y personal, llegó cuando mi viejo amigo Tom Friedman, del New York Times, se reunió conmigo a desayunar con su acostumbrada sonrisa irresistible. “Fisky –me dijo–, ¡un egipcio se me acercó ayer en la plaza Tahrir y me preguntó si yo era Robert Fisk!”

Eso es lo que yo llamo una revolución.

© The Independent

Traducción: Jorge Anaya

-o--Ø--o-

INM rescata a 132 migrantes en Sonora

Zorayda Gallegos / El Universal 26/02/2011

HERMOSILLO. Integrantes del grupo Beta del Instituto Nacional de Migración (INM) establecidos en Sonora lograron rescatar en El Sásabe a 132 migrantes mexicanos provenientes del sur del país, en un camino de brechas por donde intentaban cruzar la frontera hacia Estados Unidos.

El rescate se logró gracias a la llamada que hizo uno de los migrantes al puesto del grupo Beta, el cual está instalado en la comunidad de El Sásabe, del municipio del Sáric, por lo que inmediatamente personal se trasladó a atender la denuncia, informó Alejandro Salas, delegado del INM en Sonora.

“Fue una gran labor la que hizo el grupo Beta, en donde estuvieron sacando de unas brechas bastante delicadas a estos migrantes, que por propia decisión decidieron regresar”.

Al llegar al lugar los elementos del grupo, los migrantes manifestaron su intención de regresarse y no seguir su camino, a pesar de haber estado a menos de 24 horas de cruzar el límite fronterizo entre Sonora y Arizona, Estados Unidos.

Detalló que los agentes los movilizaron en las unidades del grupo en varios viajes de Altar, por ser el más cercano, donde recibieron atención médica.

La Secretaría de Gobernación precisó que de los 133 migrantes rescatados, 126 son de nacionalidad mexicana y seis de Guatemala, Honduras y Nicaragua; del total, quince son mujeres y cuatro menores de edad.


Ver Ruta de migrantes en un mapa ampliado

Archivo de noticias
Senado aprueba ley de migración
Eliminan uso de Policía Federal en operativos contra migrantes
Ley migratoria, racista y discriminatoria, acusa el padre Solalinde
Se trata de una legislación que es claramente racista y discriminatoria, sostuvo.
Migrantes denuncian persecución con perros durante un operativo
Migrantes centroamericanos afirmaron que fueron perseguidos con perros durante un operativo en Hidalgo, por lo que muchos se lanzaron a un canal de aguas
Impunidad, en casos de migrantes: ONG
Afirman que ello favorece incremento de vejaciones

Secuestraron a más de 11 mil migrantes en abril-septiembre de 2010

Según testimonios, están coludidos autoridades, policías de los tres niveles de gobierno, Marina y narcos

Febrero

Los de Abajo

Gloria Muñoz Ramírez / La Jornada 26/02/2011

Febrero en Chiapas, un recuento de la represión ejercida por el gobernador Juan Sabines. Día dos: un grupo de integrantes del PRI agrede a los ejidatarios de San Sebastián Bachajón, adherentes de la otra campaña y responsables de la caseta de entrada del centro turístico de Agua Azul.

Tres de febrero: los ejidatarios de Bachajón realizan una protesta y son duramente reprimidos por medio millar de policías estatales y federales, apoyados por el Ejército Mexicano. En el operativo son detenidas 117 personas, de las cuales liberan a 107 y a 10 las mantienen en prisión. “Nuestros 10 compañeros presos en Playas de Catazajá fueron tomados como rehenes por el gobierno del estado, como medida para forzarnos a aceptar su proyecto ecoturístico y acabar con la organización de la otra campaña en el ejido”, dicen a La Jornada los ejidatarios tzeltales.

Trece de febrero: integrantes de la agrupación de corte paramilitar Alas de Águila-El Ejército de Dios realizan un ataque armado contra los ejidatarios de Mitzitón, quienes se oponen al paso por su comunidad de la nueva autopista San Cristóbal-Palenque.

Quince de febrero: los paramilitares cierran la carretera y destruyen algunas cercas comunitarias ante la indiferencia de los efectivos policiales ahí apostados, quienes se mantienen simplemente como testigos.

Veintidós de febrero. En solidaridad con sus compañeros de San Sebastián Bachajón y Mitzitón, alrededor de 300 integrantes de Consejo Autónomo Regional de la Zona Costa de Chiapas se movilizan en la carretera internacional Pijijiapan-Tapachula, a la altura de Las Pilitas. El gobierno del estado ordena un operativo en el que se detiene a 16 personas, entre ellas tres abogados del Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa.

Ese mismo día, el Centro de Derechos Humanos San Bartolomé de las Casas informa que mientras integrantes del Centro de Derechos Humanos y del Consejo de Vigilancia del ejido Tila se encontraban en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en la ciudad de México, para dar seguimiento jurídico al expediente del ejido Tila, funcionarios del ayuntamiento municipal de Tila comenzaron a seguirlos y a fotografiarlos sin su consentimiento y de forma intimidatoria.

La suma de los recientes acontecimientos ha motivado el llamado a una reunión urgente de la Red contra la Represión y la Solidaridad, este sábado en local de UNIOS (Carmona y Valle 32, colonia Doctores). Por alguna razón, febrero se relaciona con la represión. En un recorrido por la historia reciente, el segundo mes del año es particularmente agresivo contra los movimientos sociales. Y siempre, si se hace memoria, han conseguido levantarse. Lo bueno es que sólo trae 28 días.

Exige Frayba libertad de tres defensores de DDHH encarcelados en El Amate. Boletín de Frayba No 06

Fuente: Observatorio Ciudadano

Estimadas, estimados:

Con relación a la detención de 3 defensores del Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa, con sede en el Municipio de Tonalá, Chiapas, este Centro comparte el siguiente boletín de prensa. En solidaridad con los colegas estaremos al pendiente de los compañeros detenidos.

Saludos cordiales,
Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas A.C.

&&&&&&&&&&&&&&&&

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México
25 de febrero de 2011

Boletín No. 06


Preocupación por la detención al Director del Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa y a dos de sus colaboradores, todos defensores de derechos humanos

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, (Frayba), manifiesta su preocupación por la detención de los defensores de derechos humanos José María Martínez Cruz, Eduardo Alonso Martínez Silva abogados del Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa, (CDH Digna Ochoa) y Nataniel Hernández Núñez, Director de esa organización, con sede en la ciudad de Tonalá, Chiapas, México.

La detención se llevó a cabo el día 22 de febrero del presente, cuando los defensores se encontraban realizando actividades de observación y documentación de posibles violaciones a los derechos humanos, que podrían cometerse por parte de las autoridades estatales mientras se realizaba un bloqueo carretero en el tramo Tonalá – Pijijiapan, en el punto conocido como La Pilita.

En el bloqueo, organizado por el Consejo Autónomo Regional de la Zona Costa de Chiapas, participaban personas de al menos cinco comunidades de esa región, en el marco de acciones de protesta que han venido realizando organizaciones civiles, comunidades indígenas y campesinas para pedir la liberación de 10 personas adherentes a La Otra Campaña del ejido San Sebastián Bachajón, Chiapas. Junto con los defensores de derechos humanos, fueron detenidas varias personas más, quienes ya están en libertad.

Según información con la que cuenta este Centro de Derechos Humanos, los tres defensores fueron consignados por el ministerio público por los delitos de motín, atentados contra la paz y la integridad corporal y patrimonial de la colectividad del Estado.

De la ciudad de Tonalá fueron trasladados al Centro Estatal para la Reinserción Social de Sentenciados No. 14, El Amate (CERSS No. 14, El Amate), en el municipio de Cintalapa, Chiapas y puestos a disposición del Juzgado Primero Penal bajo el expediente 34/201. El juez de la causa a últimas horas les retiró el delito de atentados contra la paz y la integridad corporal y patrimonial de la colectividad del Estado, por lo que los tres defensores se encuentran detenidos por el delito de motín.

La Relatora Especial sobre la Situación de los Defensores de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ha expresado que los gobiernos suelen servirse del sistema judicial como instrumento de hostilidad y castigo contra defensores de derechos humanos. A fin de disipar toda impresión de que, en su opinión, la defensa de los derechos humanos sea un acto delictivo, normalmente acusan a los defensores de los derechos humanos de delitos contra la seguridad del Estado.1

Asimismo la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha establecido que el respeto a los derechos humanos en un estado democrático depende, en gran parte, de las garantías efectivas y adecuadas de que gocen las y los defensores de derechos humanos para realizar libremente sus actividades.2 En consecuencia, los Estados deben otorgar garantías efectivas y adecuadas a las y los defensores y prestar particular atención a acciones que limiten u obstaculicen su trabajo.

El Frayba, manifiesta su preocupación por la utilización de acciones legales en contra de defensores de derechos humanos, con el objeto de hostigarlos judicialmente y desprestigiar su trabajo de defensa y promoción de los derechos humanos.

El Frayba, exige al gobierno del estado de Chiapas, que cumpla con su obligación de poner fin a todo tipo de agresión y/u obstrucción al trabajo de las y los defensores de derechos humanos en Chiapas y que como parte del Estado mexicano cumpla con las obligaciones contraídas en la Declaración sobre el Derecho y el Deber de los Individuos, los Grupos y las Instituciones de Promover y Proteger los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales Universalmente Reconocidos.

Antecedentes

En Junio del 2010, el Sr. Nataniel Hernández Núñez, había sido objeto de hostigamiento judicial acusándolo de ataques a las vías de comunicación.

El CDH Digna Ochoa, es una Asociación Civil sin fines de lucro, creada en el 2009, cuenta con reconocimiento legal, trabajan en la Región Istmo – Costa del estado de Chiapas, principalmente en los municipios de Arriaga, Tonalá, Mapastepec y Pijijiapan. Realizan actividades de defensa y promoción de derechos civiles y políticos; derechos económicos, sociales y culturales, además acompañan a organizaciones sociales y brindan asesoría jurídica. Apoyan al Consejo Autónomo Regional de la Zona Costa de Chiapas, trabajando en las comunidades para formar promotoras y promotores de derechos humanos.

Frayba

Represión en Chiapas: Reportaje con testimonios de Bachajón, Mitzitón y la Costa de Chiapas

Fuente: Radio Zapatista

En las últimas semanas la violencia hacia las comunidades organizadas que defienden sus territorios frente a los proyectos multinacionales en Chiapas y hacia los defensores de derechos humanos ha aumentado dramáticamente. En este programa, entrevistamos a adherentes de la Otra Campaña de Bachajón y Mitzitón y a una abogada del Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa. (Suscríbete al podcast de Noticias de la Otra aquí.)

descarga o Escucha o baja las entrevistas completas aquí.

En las últimas semanas la violencia hacia las comunidades organizadas que defienden sus territorios frente a los proyectos multinacionales en Chiapas y hacia los defensores de derechos humanos han aumentado dramáticamente. El 3 de febrero 117 indígenas tseltales adherentes a la Otra Campaña del ejido de San Sebastián Bachajón, vecino al centro turístico de Agua Azul, fueron detenidos, de los cuales 10 permanecen presos con acto de formal prisión en el penal de Playas de Catazajá. La detención provocó el repudio de muchos organismos de derechos humanos y desde entonces se han realizado numerosos actos de solidaridad en México y el mundo. Este 23 de febrero se realizaron varias acciones simultáneas en diversas partes del país, entre ellas, un bloqueo carretero en la costa de Chiapas a la altura de la comunidad de Pijijiapan. Cuando ya se había desbloqueado la carretera y mientras representantes de las organizaciones y miembros del gobierno dialogaban en Tonalá, empezaron las detenciones indiscriminadas, resultando en 19 presos. Dos días después, 16 de ellos fueron liberados, manteniendo presos al director del Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa y a dos abogados del mismo centro, recluidos ahora en el penal del Amate. Mientras tanto, en la comunidad de Mitzitón, que también ha realizado actos de solidaridad con Bachajón, adherentes a la otra campaña sufrieron un nuevo ataque por parte del grupo paramilitar Ejército de Dios, que secuestró a un compañero y lo golpeó brutalmente, y después atacó con armas de fuego a la comunidad, resultando un herido de gravedad. Desde hace 15 días, toda la comunidad está recluida en la iglesia y la casa ejidal con el temor de nuevos ataques paramilitares.

Más audios y artículos sobre Mitzitón.

Más audios y artículos sobre Bachajón.

Convocatoria Mundial por Bachajón y las Mujeres de La Otra Campaña.

Entrevistas: Bachajón, Mitzitón, Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa

Familia Reyes, daño colateral

Ayer fueron encontrados los cadáveres de la hermana, hermano y cuñada de Marisela Reyes, levantados el 7 de febrero en Valle de Juárez, Chihuahua. Marisela es ama de casa, no tiene dinero ni influencias políticas, por lo que recurrió a la huelga de hambre durante dos semanas para exigir la movilización gubernamental en la búsqueda de sus seres queridos. El desdén estatal y federal fue la respuesta.

Su hermano Elías estaba inmovilizado parcialmente por un derrame cerebral, su hermana Magdalena tenía placas en cadera y rodillas debido a la artritis, y su cuñada Luisa Ornelas padecía capacidades diferentes.

Las atrocidades cometidas contra la familia Reyes son resultado de la convulsión provocada por el crimen organizado y la militarización en el norte del país. La hermana de Marisela, Josefina, fue una activista que exigió esclarecer casos de desaparición forzada en Valle de Juárez, así como la salida del Ejército en la zona por denuncias de violaciones a los derechos humanos. Josefina recibió amenazas de muerte. Primero asesinaron a su hijo, Julio César. Después ella fue ejecutada. Siguió su hermano Rubén. La impunidad privó en todos los casos. Ahora ejecutaron a tres familiares y se responsabiliza a comandos paramilitares.

Marisela, como otras mujeres pobres atrapadas en territorios de la guerra contra el narco, enfrenta una realidad brutal y despreciada. Para el gobierno federal ella es sólo una “víctima de daño colateral”. Es decir, no la han matado ni secuestrado (hasta ahora), nada más le destrozaron la vida. Ella enfrenta una cotidianidad llena de dolor, incertidumbre, miedo y necesidad económica.

De estas mujeres, entre otras “víctimas colaterales”, habla el libro de Marcela Turati, Fuego cruzado. La periodista se internó en comunidades desgarradas por esa guerra. Encontró familias despedazadas, como la Reyes, muchas encabezadas por mujeres. Las familias padecían crisis depresivas, temor, empobrecimiento creciente, deseos de venganza, y algunos de sus jóvenes estaban a punto de cruzar la línea hacia las adicciones o el narcotráfico.

Turati estima que por cada uno de los 35 mil muertos de esta guerra, la mayoría varones, hay de tres a 200 personas afectadas sicológica, moral y económicamente. La mayoría son infantes, jóvenes, mujeres, gente anciana o enferma. ¿Quiénes resguardan a ese ejército indefenso? Son las propias mujeres.

Ellas alimentan, protegen, curan, arriesgan su vida por sustento, consuelan y lloran a los suyos, en medio del fuego cruzado. Ellas mantienen la cohesión social en las regiones más peligrosas. Además de todo, ellas sacan coraje de manera ejemplar, como Marisela y las madres de Salvárcar, para exigir al Estado, no de forma colateral, sino frontal, justicia y el fin de la violencia. Ellas son admirables. Y, por lo visto, también relevo de carne de cañón.

Lo digo porque estas mujeres están dispuestas a relevar hombres en su desbandada por miedo al narco. Me refiero a la oleada reciente de nombramientos de jefas policiacas en Chihuahua y al aumento de mujeres policía en Juárez. Medio millar de ellas vigila la urbe más peligrosa del mundo. No confundamos, no es un logro de género. Estas mujeres aceptan el empleo al no tener otra alternativa laboral, e inevitablemente se ponen en la mira.

Ahora Marisela, su madre Sara Salazar y su hermana Claudia quedaron en vulnerabilidad. Durante el campamento de protesta, frente a la Subprocuraduría de Justicia Estatal, la casa de doña Sara fue incendiada, y lo mismo pasó con la casa de Malú García, de la organización Nuestras Hijas de Regreso a Casa, quien se solidarizó con ellas.

Otra Marisela, de apellido Escobedo, fue asesinada hace dos meses en Chihuahua por un sistema corrupto e impasible al caso de asesinato de su hija. No dejemos sola a Marisela Reyes y su familia. Ella es una de las decenas de miles de víctimas invisibles del llamado “daño colateral”.

*Periodista

Amparo Sanchez en Copenhagen


Fuente: Kurdan Tv

Heladas y relaciones peligrosas

Silvia Ribeiro* / La Jornada 26/02/2011

Las recientes heladas en el norte de México y las extensas pérdidas de cosechas ponen de manifiesto las perversiones de entregar el sistema agroalimentario a las decisiones de unas cuantas trasnacionales, que dominan desde las semillas a los supermercados. Tratándose de maíz, principal cultivo alimentario del país, la situación es aún más grave y lo que está sucediendo debería servir de lección de por qué es urgente apoyar la producción diversificada y campesina y prohibir el maíz transgénico.

Como telón de fondo, recordemos que los fenómenos climáticos cada vez más extremos, están vinculados directamente al sistema agroalimentario industrial. Los datos oficiales hablan de que las emisiones de gases de efecto invernadero –(que son los que están desequilibrando seriamente el clima) debido a la agricultura industrial, son alrededor de 14 por ciento, que ya es muy significativo. En realidad, si se contabilizan todas las actividades vinculadas al sistema alimentario agroindustrial –como transportes durante y después de las cosechas, procesamiento industrial, refrigeración en trasporte y supermercados, embalajes, emisiones de metano por pudrición de alimentos en basureros y otras– el sector es responsable de cerca de la mitad del total de gases de efecto invernadero (Grain, 2009). Además, el sistema alimentario industrial solamente llega a 30 por ciento de la población mundial, mientras que la agricultura campesina, pese a los ataques que sufre, sigue alimentando a la mayoría.

Frente a emergencias, como la actual, queda al descubierto que los sistemas de respaldo público del país son muy débiles, inexistentes o injustos y en cualquier caso benefician nuevamente a las trasnacionales. En lugar de sistemas de almacenaje y distribución públicos, que beneficiarían a la mayoría de los productores y que podrían amortiguar un posible porcentaje de desabasto sin provocar especulación de precios, se depende de las ventas de las grandes empresas, que aprovechan para aumentar los precios aunque tengan grano comprado a precios mucho menores. En este contexto, son tragicómicas las declaraciones de Bruno Ferrari, secretario de Economía, de que se penalizará a los acaparadores , pero sin controlar los precios sino apelando a la fuerza del consumidor (La Jornada, 25/2/2011), cuando previamente se han destruido todas las medidas reales para evitar la especulación y los consumidores están a su merced.

Igualmente, en la resiembra para recuperar parte de las cosechas, no existen abastos públicos: hay que comprar la semilla e insumos a la misma mafia trasnacional del agro. Por coincidencia, el secretario Ferrari era anteriormente el director ejecutivo de la semillera Seminis, propiedad de Monsanto y fue quien desde su puesto como director de ProMéxico, coordinó la reunión de esa trasnacional con Felipe Calderón en el Foro de Davos 2009, donde el Ejecutivo prometió a Monsanto abrir el país a la siembra de maíz transgénico.

Según cifras actualizadas del Grupo ETC a 2010, entre 10 trasnacionales controlan ya un increíble 73 por ciento del mercado comercial mundial de semillas. Están encabezadas, justamente, por Monsanto, Syngenta y DuPont-Pioneer, que controlan 53 por ciento de ese mercado global, situación inédita en la historia de la alimentación. Si vamos a semillas transgénicas los porcentajes de ese trío son mucho mayores, cercanos a 100 por ciento del mercado.

Este nivel de concentración fue permitido en apenas tres décadas: antes de esa fecha no había ninguna empresa que controlara ni uno por ciento del mercado mundial de semillas. Ahora, con poca variación, las mismas empresas controlan la mayoría de los mercados comerciales de semillas, agroquímicos, farmacéutica veterinaria, biotecnología. Tienen además estrechas relaciones con los mayores compradores, distribuidores y procesadores de cereales: Monsanto con Cargill, Syngenta con ADM, DuPont-Pioneer con Bunge, ninguna de las cuales es exclusiva, pero son frecuentes.

Por tanto, a nadie debería sorprender que frente la demanda emergente por las heladas, la mayoría de las semillas se les compran nuevamente a las mismas trasnacionales. Éstas a su vez fijan el tope a la cantidad de semillas disponibles porque no tienen más en existencia. Se habla entonces de aumentar las importaciones de maíz, que de todos modos beneficiará a trasnacionales del sector como Cargill y ADM, entre otras.

Todo esto muestra qué poca influencia tienen los productores que no tienen su propia semilla para decidir qué comprar, cuándo, a qué precios y en qué condiciones. Al contrario de lo que dicen las empresas, los productores cada vez tienen menos opciones. Una de las razones principales para que se plante maíz transgénico en Estados Unidos es justamente, que pese a que no tiene gran diferencia de rendimiento (o incluso puede ser menor) y la semilla es más cara que otros maíces híbridos, las trasnacionales sencillamente no multiplican otras semillas, disponibilizando solamente las que les rinden mayores ganancias y mayor control, que son las transgénicas.

El camino de salida es lo contrario: urge recrear sistemas públicos de producción de semillas no transgénicas ni patentadas, de almacenamiento y distribución, y fundamentalmente, que complementen el apoyo a la agricultura diversificada y campesina, que controla sus propias semillas, da trabajo y alimenta a muchísima más gente, no genera gases de efecto invernadero o absorbe más de los que genera, y su propia diversidad la hace menos vulnerable y más resistente a los cambios del clima.

*Investigadora del Grupo ETC

El Orden Criminal del Mundo

Recuperamos el documental "EL ORDEN CRIMINAL DEL MUNDO" realizado por TVE 2 en 2006 ... sigue vigente

El ensayista suizo Jean Ziegler, relator de la ONU, y el escritor uruguayo Eduardo Galeano, coinciden en calificar el orden del mundo de "criminal". Ambos ahondarán en todos y cada uno de los extremos de ese "orden criminal": el debilitamiento del estado nacional, el surgimiento de un nuevo tipo de capitalismo y la seducción drástica de derechos en todo el mundo, desmenuzando las causas del miedo cotidiano y la inseguridad global.



Un documental: EL ORDEN CRIMINAL DEL MUNDO, en el que algunos intelectuales describen lo que está pasando en nuestra sociedad, en el que el modelo socio-económico que algunos han impuesto nos lleva irremisiblemente a la autodestrucción y por tanto desaparición de nuestra especie sobre el planeta y acaso arrastramos también al resto de los seres vivos. Si esto no se frena nuestro destino está definitivamente marcado, el problema es que cuanto más tiempo tardemos en frenarlo la probabilidad de que esto ocurra aumenta.

"El orden criminal del mundo" cuenta con guión de Vicente Romero, imagen de Jesús Mata y Miguel del Hoyo y sonido de Carlos Días Oliván y Francisco Rueda.

Fuente y mas información: En portada

Ver en Google (Pantalla grande)...Gracias a www.rebelion.org

Aquí el enlace ED2K que mejora un poco la calidad:

- El Orden Criminal Del Mundo (Documental La2).avi (330 megas)

La Coalición “Armas Bajo Control” denuncia que España ha vendido armamento a países donde se están produciendo graves violaciones de derechos humanos

La Coalición “Armas Bajo Control” denuncia que España ha vendido armamento a países donde se están produciendo graves violaciones de derechos humanos

Ante los recientes acontecimientos en Oriente Próximo y Norte de África, las ONG piden al Gobierno español medidas urgentes sobre las exportaciones de armas a estos países

Madrid/Barcelona.- Las organizaciones que forman parte de la Coalición Armas Bajo Control -Amnistía Internacional, Intermón Oxfam, Fundació per la Pau y Greenpeace- hacen hoy un llamamiento al Gobierno español para que tome medidas urgentes ante el estallido de protestas multitudinarias contra el gobierno en varios países de Oriente Próximo y el Norte de África y las graves violaciones de derechos humanos que se están produciendo.

Es fundamental que teniendo en cuenta la excesiva acumulación y uso de una amplia gama de armas convencionales para cometer y facilitar graves violaciones de derechos humanos en la zona, se aplique íntegramente el artículo 8 de la Ley 53/2007 de Comercio de Armas.

Las organizaciones dan la bienvenida a la información, aparecida en prensa, de que se ha ordenado la apertura de un expediente para revocar las licencias vigentes de material militar a Libia en aplicación de la legislación vigente. Se trata de una decisión que de confirmarse sería muy positiva y sienta un precedente muy importante.

Sin embargo, España también exporta armas a otros países de la zona, algunos envueltos ahora en graves violaciones de los derechos humanos de las personas que están exigiendo un cambio. Por ello, respecto al resto del Norte de África y Oriente Próximo, las organizaciones instan al Gobierno español a llevar a cabo una revisión, caso por caso, de todas las transferencias y exportaciones, tanto licencias ya autorizadas como las que se encuentren en proceso de autorización.

Es necesario que se asegure que en ninguna circunstancia se van a facilitar más armas, municiones, materiales relacionados, piezas ni apoyo técnico, donde exista un riesgo importante de que puedan ser usadas para cometer o facilitar más violaciones graves de los derechos humanos.

Si existe ese riesgo, deben denegarse las solicitudes de autorización para exportar material de defensa o doble uso, y deben revocarse o suspenderse aquellas que ya estén autorizadas”, señala Esteban Beltrán, de Amnistía Internacional.

El informe correspondiente al primer semestre de 2010 ha sido elaborado por el Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH) para las organizaciones de la Coalición Armas Bajo Control (documento accesible al final de este comunicado), utilizando como base las estadísticas oficiales del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. En el mismo se destaca que las exportaciones de material de defensa realizadas por España durante este periodo ascendieron a 730,4 millones de euros, un 77% más que las realizadas en el mismo periodo un año anterior. Además, las operaciones de exportación autorizadas en el mismo periodo se elevaron a 1558,9 millones de euros.

Si al material de defensa se le suma el de doble uso y “otro material”, durante el primer semestre de 2010 las exportaciones autorizadas superaron los 1.600 millones de euros (33,3% más que en mismo periodo del año anterior), y las operaciones efectivamente realizadas superaron los 800 millones de euros (83,19% más que en el mismo periodo de 2009).

Exportaciones en 2010 al Norte de África y Oriente Próximo

Destaca Arabia Saudí, que recibió material de defensa por valor de 1,5 millones de euros en el prime semestre de 2010 (1,3 millones en la categoría 6, vehículos terrenos, y el resto en aeronaves). Por otra parte, se contabilizan también otras operaciones autorizadas en la categoría de vehículos terrestres por un total de 4,2 millones de euros. Argelia recibió material por 528.068 euros (categoría de aeronaves) y Egipto por valor de 464.669 euros en la categoría 4 (bombas, torpedos, cohetes y misiles) y 10 (aeronaves).

Por su parte, Marruecos fue el destinatario de material de defensa por valor de 1,1 millones de euros (aeronaves). Libia lo hizo por un valor de 6,9 millones de euros (en aeronaves y equipos de formación de imagen, y para el mismo país había autorizada una cantidad de 7.875.975 euros). Túnez recibió material por valor de 778.408 euros (bombas, torpedos, cohetes y misiles) y se autorizó exportaciones por el mismo valor.

Las pautas que aquí se muestran y los destinos de las armas españolas son muy preocupantes, por eso estamos reclamando medidas urgentes”, afirma Irene Milleiro, de Intermón Oxfam.

En el caso de Israel, las exportaciones realizadas durante el periodo analizado ascienden a sólo 22.200 euros, casi la totalidad en la categoría 15, equipos de formación de imagen y contra-medidas. “Pero aquí, al igual que en casos ya mencionados, lo más preocupante es el hecho de que las operaciones autorizadas ascienden a 5,6 millones de euros, de ellos 3 millones en vehículos terrestres y 2,6 millones en la categoría 10, aeronaves”, señala Jordi Armadans, de la Fundació per la Pau.

Por último, Líbano aunque sólo recibió material policial y armas de caza y tiro deportivo cifradas en 438.870 euros, sigue siendo un país bajo un embargo internacional decretado por la ONU.

Otros destinos preocupantes

Los datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo confirman las estadísticas de la Agencia Tributaria que analizó la coalición Armas Bajo Control el pasado diciembre. Así, según estas nuevas cifras, continúan preocupando una serie de destinos durante el primer semestre de 2010. Entre ellos, Colombia que recibió material de defensa por valor de 1,18 millones de euros.

Estados Unidos también recibió material de defensa de España. En este caso, por valor de 49,9 millones de euros. Además, el valor de las exportaciones autorizadas ascendió a 68,9 millones de euros, repartidos entre las categorías 1, armas cortas; 3, municiones, dispositivos y componentes; 4 bombas, torpedos, cohetes y misiles, y 10, aeronaves. “Es inquietante comprobar que casi un 63% de las ventas realizadas tuvieron como destinatarios a empresas privadas. La ausencia de regulación efectiva sobre el empleo de estas compañías en conflictos y la conocida permisividad en el tráfico de armas dentro del territorio estadounidense son factores suficientes para reconsiderar esta práctica”, afirma Miren Gutiérrez, de Greenpeace.

Pakistán, por su parte, recibió aeronaves por un valor de 123.000 euros. Además, se autorizaron exportaciones por valor de 76,8 millones de euros. Del mismo modo, Tailandia recibió aeronaves por un importe de 326.000 euros.

Conclusión del informe

Entre los destinos de las exportaciones españolas siguen figurando países que las organizaciones consideran preocupantes, ya sea porque en ellos se cometen graves violaciones de los derechos humanos, existen conflictos armados o hay un riesgo de desvío a países vecinos y, por tanto, no debería permitirse la exportación, como indica el artículo 8 de la Ley.

Aunque desde la aprobación de la Ley se han dado avances en transparencia, los pasos siguen sin ser suficientes. Así, en su último informe en diciembre las organizaciones avanzaron los datos de exportaciones del primer semestre de 2010 basándose en las estadísticas aduaneras elaboradas por la Agencia Estatal de Administración Tributaria. Los datos de la Agencia Tributaria no coinciden en su totalidad con los que ahora proporciona el Ministerio de Industria. En concreto, existen discrepancias en las cifras de exportaciones, que en el citado informe eran más elevadas.

Notas para los editores

Aunque los datos que hoy se presentan corresponden al primer semestre de 2010 y por tanto son los más recientes, hay precedentes de años anteriores que involucran a estos mismos países y a otros del Norte de África y Oriente Próximo y que, si cabe, subrayan aún más la necesidad de extremar las precauciones.

En el año 2008, Bahrein fue el destinatario de exportaciones de material de defensa por 15,9 millones de euros (en la categoría 4, bombas, torpedos, cohetes y misiles), mientras se autorizaron 13,6 millones en la misma categoría. Por su parte, se autorizaron exportaciones a Jordania por 4,5 millones en la categoría 10 (aeronaves) y se realizaron por valor de 860.000 euros. En 2009 este país recibió 707.000 euros en la categoría 10 (aeronaves) y se autorizaron 199.000 euros en la categoría 4 (bombas, torpedos, cohetes y misiles).

Libia recibió en 2008 un importe de 3,8 millones de euros en la categoría 4 (bombas, torpedos, cohetes y misiles). En 2009 fue el segundo principal destinatario de material de doble uso, con 12,7 millones de euros (tres radares para navegación y control del tráfico aéreo, repuestos para mantenimiento y sustancias químicas).

Argelia recibió en 2008 exportaciones en la categoría de equipos de formación de imagen o contra-medida, por casi 700.000 euros.

En 2009, se realizaron ventas por valor de 499.000 euros a Siria en la categoría 3 (equipos electrónicos).

Arabia Saudí recibió en 2009 productos españoles de material de defensa y de doble uso por valor de casi 5 millones de euros, especialmente en munición y aviones de combate. En 2008 se autorizaron exportaciones por 6,4 millones de euros en productos como municiones, dispositivos y componentes.

En 2008, se realizaron exportaciones a Egipto por valor de más de 1,3 millones de euros en productos de categoría 3 (municiones, dispositivos y componentes) y 4 (bombas, torpedos, cohetes y misiles). Adicionalmente se autorizaron exportaciones de 200.000 euros.

En 2009 España exportó a Marruecos más de 30 millones de euros, de ellos 28 millones en vehículos terrenos y 1,7 millones en aeronaves. Además se autorizaron 50 millones más en aeronaves. Esto se suma a las cifras de 2008, cuando las exportaciones realizadas sumaron 113,9 millones de euros, en las categorías 4 y 6 (vehículos terrenos).

Para mas información exportaciones 2010 ver Informe "Exportaciones españolas de material de defensa y doble uso, primer semestre de 2010. Datos oficiales del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio".

Ficheros:

Contrainforme_a_los_datos_oficinales_del_Ministerio_de_Industria_febrero_2011-1.pdf

Más información
Gabinete de prensa de la Sección Española de Amnistía Internacional, Telf., 91 310 12 77
Centro de Documentación de AI: doc.es.amnesty.org.

25/2/11

Confesión de un sicario: La añoranza por matar

En el sórdido universo del narco, el imperio de la traición lo supera todo... En una serie de conversaciones con un sicario de sangre fría, el periodista Juan Carlos Reyna tomó registro de lo que supone matar por dinero o por simple venganza, matar para hacer sufrir a la víctima hasta lo indecible… Aun cuando el pistolero entrevistado cayó en desgracia, revela que todavía siente ganas de matar. Historias de este corte quedaron plasmadas en el libro Confesión de un sicario. El testimonio de Drago. Lugarteniente de un cártel mexicano, que comenzará a circular en los próximos días bajo el sello de Grijalbo. Con autorización de la editorial, a continuación se reproduce un fragmento de este trabajo.

MÉXICO, D.F. 22 de febrero (apro).- No hay mucho pedo en cumplir con una ejecución, a menos que se tengan órdenes específicas. Aunque es muy pronto para decirles cómo se ejecuta a un traidor o a alguien al que se le debe hacer sufrir, sólo quiero adelantar que se les mata de una forma lenta y dolorosa. Su muerte debe servir de ejemplo a los demás miembros de la organización. Para una ejecución en vía pública se usa desde un arma nueve milímetros hasta un cuerno de chivo, mientras que para una ejecución en privado se utiliza un cable de acero, con el que se corta la cabeza, o la navaja de costilla, con la que previamente se tortura a quien también ha sido golpeado con un bate de beisbol. Hay quienes piensan que entre más ruido haya es mayor el pavor. Yo más bien creo que sin balas es mejor.

Hasta hace un tiempo pertenecí al Programa de Testigos Colaboradores de la Procuraduría General de la República, al cual me uní después de que el cártel por el que yo daba la vida me traicionó.

Todo comenzó con el asesinato de un directivo de la Procuraduría General de la República, quien a pesar de recibir dinero de nuestra organización comenzó a favorecer a otra, cosa que enfureció al jefe. El jefe estaba pesado, por eso yo le decía, para mis adentros, Elefante.

Cierta noche el jefe me mandó una alerta por radiolocalizador.Cuando nos hablábamos por teléfono o radio, lo hacíamos en clave. No voy a dar detalles de las claves porque está complicado entenderlas, pero el caso es que me dijo que esa noche yo iría con mi compadre a darle piso al licenciado. A mi compadre, que era el yerno de Elefante, yo le decía Tiburón, por una historia que en un momento más contaré. Tras recibir la alerta, miré mi reloj, me quité las botas y apagué la televisión. Tenía 20 minutos, quería descansar aunque fuera un rato. Llegada la hora me preparé: fierro, me dije, y salí hacia donde estaba mi compadre.

Terminamos el trabajo poco antes de las 10 de la noche. Tiburón sudaba y su mandíbula estaba trabada. Antes de cada ejecución, se metía un chingo de perico. Mi compadre, a quien conocí en el último decomiso que hice cuando era madrina de la judicial, fue el que me introdujo en el cártel. Él era varios años mayor que yo, y en la jerarquía de la organización era el segundo al mando, sólo después de Elefante. Más que su compadre, decía que yo era como su hijo. No sólo porque nos parecíamos un chingo o porque… fui amigo de su hijo de sangre, más bien porque había sido él quien apadrinó mi ingresó a la organización.

****

(…) Aunque no es ningún descubrimiento, la verdad es que en este negocio trabaja un chingo de gente del gobierno. Por eso lo que deben reconocer los presidentes es que ellos mismos no son sino seres gobernados por la industria del narcotráfico, que no son sino gatos del mercado. Lo que deberían reconocer los presidentes de México es que nadie va a parar lo que el gobierno mismo trafica. Cuando yo jalaba para el cártel, algunos mandos públicos recibían pagos de entre ciento cincuenta y cuatrocientos mil dólares por brindarle protección a nuestra organización…

****

Yo nunca llamé la atención, siempre evité los cortes de cabello tipo militar, tan comunes entre gatilleros, y usé ropa formal. Hasta cierto punto, siempre me incliné por el viejo dicho que dice: como te ven, te tratan. Ahora, sobra decir, todo es diferente: decido entre ponerme una camiseta o lavarla para que esté limpia al día siguiente; antes la ropa deportiva era mi ropa de emergencia, hoy es el único cambio que tengo; antes la gente común y corriente, cuando me llegaba a ver en antros o restaurantes, me respetaba, y yo sentía que incluso me admiraba; hoy tratan de pisotearme todo el tiempo. Me he convertido en su igual, hoy soy uno más y esto es frustrante. Está culero ser normal, ser igual que el resto de la plebe. En su momento tuve a más de 100 personas a mi mando, entre gatilleros, policías y distribuidores de droga; tuve dinero y, más importante aún, poder: con poder haces lo que quieres mientras que con dinero sólo compras algunos favores. Dejar el poder ha sido una de las cosas más difíciles. Por supuesto, otra ha sido dejar de matar. Sí, extraño matar, sobre todo en ciertas ocasiones, cuando la vida me pone enfrente de cabrones pedantes, altaneros y bravucones. Si no lo hago es no sólo porque ya no estoy arriba, sino porque al final he comprendido que qué más da: nada va a cambiar, el mundo es así y no seré yo quien lo transforme. Eso sí, si por alguna razón volviera a dedicarme a lo mismo lo haría por mi propia cuenta, sin tener que responderle a nadie por mis actos y cobrando lo que yo quisiera. Volver a trabajar para un cártel sería caer en el mismo error: convertirme en un peón sacrificable. Y esto lo digo no sólo por mi experiencia personal, sino también a nombre de los sicarios que conocí cuando fui testigo colaborador de la Procuraduría General de la República, a través de quienes descubrí que esto mismo sucede en todas las organizaciones criminales del país. Al final, todos los cárteles actúan de formas muy parecidas. Lo digo en muchos sentidos; por ejemplo, todas las organizaciones se sirven de agentes federales como Alacrán, es decir, güeyes corruptos que ayudan a los cárteles a utilizar a México como trampolín, tanto para exportar la droga a los Estados Unidos y a Europa como para distribuirla y venderla en las tienditas del interior del país. La policía incluso hace parte del trabajo más sucio de los cárteles: secuestrar, que es precisamente lo que Alacrán hizo conmigo antes de intentar venderme a Elefante y Tiburón, situación a la que aquí volvemos.

****

Un sicario no duerme. Un sicario no lleva una vida “normal”. Un sicario no tiene días de descanso. Cuando estás adentro de una organización, tus horarios son los suyos: cuando todos deben estar alerta, estás alerta, cuando todos se desvelan, te desvelas, cuando todos hacen ejercicio, haces ejercicio. Hubo una época en que por las mañanas todos recibíamos entrenamiento militar para el manejo de las armas. Igual, cuando todos van de fiesta, vas de fiesta; aun así, si estás en una discoteca, debes estar pendiente de tu radio y de tus celulares, y si te vas con una puta sólo puedes estar con ella media hora.

La vida del sicario no tiene las horas de descanso aseguradas, ni mucho menos bien establecidas. Hay que descansar como se pueda y donde se pueda. Yo, por ejemplo, descubrí a más de uno jetón cuando llevábamos las maletas de dinero al banco; el gerente, que nos esperaba en la puerta y luego nos hacía pasar a las cajas especiales en las que depositábamos, contaba los billetes, que eran un chingo. Otros sicarios, los de mayor jerarquía, claro está, éramos invitados a las fiestas de Tiburón: orgías multitudinarias con putas extranjeras.

Con putas, perico y whisky. ¿Era yo de esa cura? No, a mí eso medio me pagaba. Para decirlo al chile: mi diversión era mi trabajo.

Las parrandas y el derroche que acostumbraba Tiburón eran descarados. En una de sus casas de seguridad, a cada rato hacía orgías con rucas suculentas que yo, como no bebía ni loqueaba enfrente de él, debía presenciar en silencio. Dejaba que me la mamaran una o dos putillas, pero al mismo tiempo me mantenía alerta, vigilando la peda de mi compadre. Por supuesto, a estas fiestas asistían diversos funcionarios y policías que disfrutaban a toda madre, pero que de vez en vez hacían alguna pendejada. Como es bien sabido, la peda te pone no menos bruto que un chango, pues además te suelta la lengua, situación que terminó costándole la vida a muchos changos, de los cuales, como acabo de decir, hay un montón al interior de la policía.

Uno de estos pendejos era jefe de la Policía Judicial del estado (de Baja California). El chango al que me refiero era prepotente, altanero y hablador, más todavía cuando se ponía pedo. Ante la gente del cártel quería ser pura ternura: rendía una pleitesía media mamona que me hacía pensar que un día terminaría hincándose y metiéndose en la boca el pito de Elefante. Este jefe de la judicial era tan peculiar que durante las fiestas no se quitaba las botas ni para coger. Peor, no se quitaba la camisa de manga corta –que dejaba ver la esclava de oro con su nombre grabado– ni teniendo un buen par de tetas zangoloteándose en el pecho.

(…) En una ocasión, cuando el Ejército decidió implementar un operativo conjunto con la judicial para allanar varias de nuestras casas de seguridad, los propios miembros del cártel participamos activamente en el cateo de aquella donde se hacían las fiestas. El Chango había logrado que esa casa fuera la única en ser cateada durante el operativo; ahí la cantidad de drogas y armas que se guardaba era mínima. Por situaciones como la anterior, el jefe de la judicial alegaba, de tanto en tanto, que necesitaba decomisarnos algo de droga y de dinero, pues únicamente así podría calmar a las autoridades.

(…) La última vez que pactamos una simulación en beneficio del Chango, el acuerdo fue el siguiente: la raza que traía este güey y la raza del cártel simularíamos un enfrentamiento, para el cual volvimos a elegir la casa donde Tiburón y el Chango, junto con todos nosotros, se divertían. La idea era aparentar que unos defendíamos un preciado cargamento mientras que los otros, los judiciales, intentaban arrebatárnoslo. El día indicado, cuando llegamos al lugar donde los policías ya estaban emplazados, Tiburón me dijo: “Pon atención al circo que va a armar el Chango dentro de un momento”.

Salí de la camioneta y a los pocos segundos encaré al jefe de la judicial en las puertas de la casa de seguridad, quien nada más al verme llegar con mis gatilleros ordenó algo a sus agentes, que empezaron a correr de un lado al otro y terminaron ocultándose en la parte trasera de sus vehículos. Nosotros ni siquiera habíamos cortado cartucho y ellos ya se habían replegado en una escena que parecía el clímax de una película de narcos. Por supuesto, me pareció la cosa más pendeja del mundo. Ordené a uno de mis gatilleros que baleara las camionetas de los judiciales, tras lo cual nos fuimos del lugar, la neta no riéndonos, más bien como sacados de onda. A nuestras espaldas se quedaron abiertas las puertas de la casa de seguridad, de donde los judiciales se llevaron a un par de chalanes de nuestra organización, a quienes previamente Tiburón había acordado entregar un poco de droga y algunas armas. Aquel día hasta la televisora local grabó el fin del operativo, cuando el Chango condujo a los detenidos, que eran unos gatos. Ni siquiera mangueras, como les dicen ahora, más bien los batillos más pinches del cártel, y aun así estaban encañonados como si fueran los delincuentes más peligrosos del país.

(…) Yo nunca maté por placer, yo sólo maté por dos razones: porque si no mataba me ponían una putiza y porque si no mataba le regalaba vida a un güey que merecía morir, es decir, a un pasado de verga.

(…) Ejecutar a una persona es tan agotador como ejecutar a varias, sólo que el cansancio no es físico. Yo nunca me sentí mal al momento de matar, pero siempre me sentí cansado. Algo muy adentro de ti te chupa la energía. Cuando estuve en la correccional de menores, escuché hablar a un pastor cristiano: “Hay cosas que uno hace que desatan luchas muy intensas al interior de uno –alegó–, y esas luchas cansan”. Así que, luego de haber matado a los tres judiciales y a su jefe, llegué agotado a la casa de seguridad donde vivía, y me tiré sobre la cama. Luego boté mis zapatos, aflojé mi cinturón y desabotoné mi camisa para estar más cómodo. La habitación estaba en penumbras, iluminada apenas por una luz que se metía entre las cortinas. Durante un buen rato sostuve mi fusca con ambas manos, frente a mi rostro, después volteé hacia uno de los lados y me percaté de lo negra que estaba una pared.

(…) El cártel era mi familia, la única familia que tuve en la vida, aunque antes haya tenido una de verdad, si es que a aquélla se le puede llamar de esta manera. La mayoría de mis recuerdos de niño son culeros: me duele mucho hablar acerca de mi familia sanguínea. La última vez que vi a mi jefe, y aquí hablo de mi jefe de sangre, lo amenacé con un cuchillo: yo tenía nueve años y le dije que lo mataría si seguía golpeando a mi mamá. Tres años antes, cuando yo tenía seis años, fui violado. Aunque no quiero platicar sobre esto, no sé por qué tengo la sensación de que al hacerlo me sentiré mejor. Arrastro este dolor desde hace mucho tiempo: fui violado muchas veces, no por un hombre ni por un niño mayor, fui violado por mi tía.

(…) Tenía 16 años la primera vez que maté. Lo hice por reflejo, e inmediatamente después de disparar se me secó la boca, se me quitó el hambre y las manos empezaron a temblarme. Durante una semana no pude dormir, escuchando los gritos del hombre que maté aquel día. Todas las mañanas de aquella semana el bato con el que me inicié en el robo de autos y en el secuestro me consolaba: “Ni modo, así se dieron las cosas”. Habíamos decidido robar un coche para utilizarlo en el plagio del dueño de una cadena de abarrotes. Yo quería usar mi pistola pues nunca antes lo había hecho, quería utilizarla para amenazar al automovilista pero no para dispararla. Todavía me acuerdo que aquel día fue domingo y que eran las 10 de la mañana.

(…) la mayoría de los asesinatos que comete un sicario están incluidos en el sueldo que cobra a su organización, el cual puede variar entre los 50 mil pesos y los 50 mil dólares. Sin embargo, cuando se trata del asesinato de alguien que se pasó de verga o de alguien a quien se conoce y con quien se ha trabajado durante mucho tiempo, al sicario se le ofrece una paga extra. Aunque hasta ahorita he mencionado decapitaciones, en las balaceras usábamos los tradicionales cuernos de chivo. Aunque éstos eran comprados en Estados Unidos, eran de fabricación israelí; el cártel tenía un armero que modificaba su funcionamiento para poder usarlos para ráfagas o tiros individuales. El armero también tatuaba las matrículas de las armas oficiales que nos daban los militares al servicio de nuestro cártel sobre las matrículas de nuestras armas no oficiales; era una verdadera obra de arte, y lo digo yo, que aunque prefería matar sin fusca, siempre me gustaron las armas. De niño solía escaparme a las afueras de la ciudad, donde tiraba pedradas a los pájaros y soñaba con tener una pistola para así matarlos a todos de un tirón.

****

El subprocurador me dio a escoger: 30 años en el Centro Federal de Readaptación Social Número Uno, el penal de máxima seguridad en el país, o ser testigo colaborador de la PGR, es decir, ponerle el dedo a quienes me habían traicionado.

No lo pensé mucho.

Ese mismo año comenzaron mis declaraciones. Las primeras fueron contra Alacrán –cuya peor pendejada fue visitarme en el hotel donde me tenían arraigado y amenazarme para que no lo acusara– y contra el resto de los funcionarios públicos que me protegían, muchos de los cuales ni siquiera fueron tocados, de hecho, actualmente algunos siguen escalando puestos en la burocracia mexicana.

Antes de continuar, me parece importante señalar que un testigo protegido de la procuraduría no está sometido a un proceso judicial, sino que forma parte de un programa en el que no se le recluye oficialmente pero se le obliga a cumplir con ciertas normas a cambio de su supuesta protección. Ésta se basa en el artículo 34 de la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, que protege al individuo integrante que aporta datos fidedignos para la ubicación, persecución y consignación de otros miembros de su organización. Según esta misma ley, nada de lo que diga o aporte el individuo será utilizado en su contra. En todos los casos, el testigo recibe un nombre clave, habita una casa custodiada por la Procuraduría General de la República y, dependiendo de su importancia, cuenta o no con escoltas. En nuestro país, todos los días las fiscalías compensan su falta de habilidades en investigación de delitos con el testimonio de estos delatores. Las declaraciones de cualquier delincuente convertido en dedo al servicio de la autoridad ministerial son la única base para la mayoría de las averiguaciones previas de la procuraduría, en especial aquellas relacionadas con el crimen organizado.

Si todo salía bien, me dijeron los funcionarios que me metieron al programa, encararía a los cabrones que me mandaron matar, obteniendo así mi venganza: darle en la madre a la gente que me utilizó, aparentemente sin poner mi vida en peligro. Eso sí, tendría que darle con todo al cártel: decir quién ordenaba los envíos de droga, quiénes eran los jefes de las células con las que trabajábamos, con qué otros cárteles manteníamos relaciones y qué autoridades nos ofrecían protección. Por su parte, la procuraduría me daría inmunidad absoluta, sin importar lo que declarase, me cambiaría de identidad y me mudaría a otro país. “Son acuerdos internacionales y nadie nunca te los va a quitar”, se me dijo entonces. Por supuesto, llegado el momento, la procuraduría no cumplió con nada de esto. Para colmo, el hombre que me ofreció ingresar al programa ya no vive. Al parecer, murió en un accidente: el avión en el que viajaba, junto con el entonces titular de la Secretaría de Gobernación, se estrelló en la Ciudad de México.

****

Hoy el pelo se me ha caído y todas las noches padezco migrañas, pues el centro de mi cabeza está echado a perder: despierto de madrugada, de súbito y gritando. Además, vivo pobre y de pueblo en pueblo. Yo, que llegué a tener hasta cuatro carros deportivos, ahora apenas tengo para medio kilo de tortilla.

Toda la vida he sido traicionado. Mi padre, mi madre, mi compadre, mi jefe, las autoridades, los agentes, mis rucas y el Estado mexicano me traicionaron. El gobierno me ha impedido rehacer mi vida al no haber cumplido con su parte del acuerdo: no sólo no me otorgó una nueva identidad y no me sacó del país sino que tampoco me dio las herramientas necesarias para sobrevivir. En cualquier momento un gatillero me pondrá una bala en la cabeza y sumergirá mi cuerpo en ácido muriático. Por eso les daré un consejo a los sicarios que estén leyendo estas páginas: no ingresen al Programa de Testigos Colaboradores. No les cumplirán ni madres aunque hayan dicho todo lo que saben, aunque hayan puesto el dedo sobre sus jefes y colaboradores, aunque, como yo, hayan tenido que enfrentar en una cárcel de máxima seguridad, durante sus juicios, a quienes los deseaban muertos.

Chacatorex recomienda ...

El sicario, room 164. Un documental proscrito en México

Huérfanos, 40 mil niños por la guerra

De la Redacción / CIMAC

cimac@laneta.apc.org

Zapateando2

Alrededor de 40 mil niñas y niños han quedado huérfanos y más de 30 mil han sido reclutados por el crimen organizado, durante cinco años de la guerra de Felipe Calderón contra el narcotráfico.


Asimismo, 34 millones de niñas y niños ven todos los días noticias relacionadas con el crimen y/o participan en juegos que naturalizan la violencia.


Nashieli Ramírez, del programa Infancia en Movimiento, reportó lo anterior durante el foro Violencia contra las niñas, niños y adolescentes en México. Educación, sociedad y medios de comunicación, realizado con motivo del 14 aniversario de la organización Melel Xojobal, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas.


La especialista precisó que Chiapas es una de las entidades del país donde las mujeres reportaron haber sido víctimas de golpes y/o humillaciones durante la infancia.


Patricia Figueroa Fuentes, directora de Melel Xojobal, afirmó que a las y los adolescentes en el país se les criminaliza en las leyes por la identidad, por acoso y extorsión policiaca, y se les estigmatiza en los medios de comunicación. Esta violencia se ha vuelto cotidiana y se está naturalizando, alertó.


“En el año 2009 se realizaron 47 detenciones de jóvenes por realizar pintas, según datos de la unidad jurídico social municipal de San Cristóbal; del total de detenidos, 45 fueron hombres y dos mujeres”.


Patricia Carmona, directora de la Agencia Mexicana de Noticias por los Derechos de la Infancia (AMNDI), señaló que las y los niños han sido invisibilizados en los medios de comunicación.


Precisó que de acuerdo con un análisis de AMNDI a medios impresos sobre los derechos de niñas, niños y adolescentes, de agosto de 2009 a febrero de 2010, los diarios chiapanecos fueron los que publicaron el menor número de notas sobre infancia.


“Los tipos de violencia más reportados en los diarios estatales fueron: violencia en el hogar en primer lugar; en la comunidad y la escuela en segundo y tercer lugares; violencia perpetrada por el crimen organizado en cuarto lugar; y abuso sexual, explotación sexual comercial y trata de personas, en los últimos lugares”.


Finalmente señaló que en el análisis realizado a cinco periódicos de circulación nacional y ocho regionales de Chiapas, Chihuahua y Sinaloa, se detectó que la infancia es la principal víctima de la violencia.


Sobre Ciudad Juárez, Chihuahua, Lourdes Almada, de la Red de los Derechos de la Infancia en Juárez, afirmó que entre 2008 y 2010 fueron asesinadas alrededor de 7 mil personas, de las cuales más de 400 eran menores de 18 años y se estima en más de 13 mil el número de niñas y niños huérfanos.


“En Juárez, niñas, niños y adolescentes son testigos permanentes de la violencia y la identifican, junto con las armas, como única oportunidad para ser, tener y poder. En la entidad existe una biblioteca por cada 10 mil habitantes y una maquiladora por cada 5 mil”. GCJ.

Colombia: Sin tetas no hay narcoparaíso

Lydia Cacho / CIMAC

Twitter:@lydiacachosi

www.lydiacacho.net


He pasado unos días en Cartagena, Colombia, donde la cultura, la música y la alegría de su gente contrastan con la normalización de las actividades delictivas de las mafias. Miro a turistas italianos con adolescentes “prepago” sometidas a la explotación sexual comercial, controladas por grupos que se escindieron cuando el Plan Colombia desarticuló las estructuras de los cárteles tradicionales, como el de Cali y el de Medellín, hoy vinculados con la Mafia Calabresa Ndrangheta, con la Yakuza y con los cárteles mexicanos.


Al igual que sucede hoy día en México, Washington y las autoridades colombianas al implementar su plan omitieron analizar la vulnerabilidad de las mujeres frente a los cárteles. Se hablaba sin parar de drogas, armas, corrupción y de la transformación del sistema de justicia. Pero se dejó del lado la trata de personas y la creación de una cultura de compraventa de adolescentes desechables (para la prostitución, el narcomenudeo, el sicariato y el trasiego).


Desde el 2004 los cárteles del Golfo y de Tijuana operaban aliados a los colombianos que mantenían una lucha encarnizada por los territorios. Y ellos facilitaron las primeras oleadas del tráfico de jóvenes argentinas y colombianas a México.


Existen evidencias de los vínculos directos entre el cártel de Tijuana, la prostitución, los centros nocturnos y casinos como negocios para el lavado de dinero. Reconocidos políticos pasaron años cabildeando en el Congreso a fin de aprobar leyes de juego en México para favorecer a las mafias. Por su parte, el cártel del Golfo, el de Sinaloa y luego los Beltrán Leyva, se diversificaron recientemente hacia el juego y la explotación sexual comercial; al igual que han hecho el de Juárez y La Línea.


Después de una sangrienta batalla contra los cárteles colombianos, luego del asesinato de periodistas, jueces y miles de hombres y mujeres inocentes desaparecidos, secuestrados y asesinados, en 2011 en Colombia persiste el poder de grupos escindidos de los cárteles.


La pelea por el control en Medellín está vigente según sus autoridades, que calculan que hay tres mil narcotienditas que mueven un promedio de 12 mil millones de pesos al mes, además de la extorsión, la vigilancia ilegal y las máquinas tragamonedas (como las que operan en varios estados de México).


Los herederos de los cárteles tienen hace tiempo los ojos puestos en los negocios legales, y sus administradores persisten en la promoción, legalización y fortalecimiento de la prostitución y pornografía, particularmente con adolescentes.


Las jóvenes denominadas de “prepago” (Sin tetas no hay paraíso y la novia de El JJ) son un negocio creado en Colombia por la tratante Madame Rochi quien durante 20 años fomentó una cultura de glamour para atraer adolescentes como modelos, edecanes, reinas de belleza, presentadoras y actrices para entregarlas a capos del narcotráfico, líderes paramilitares, empresarios y políticos.


Ella contaba con cinco mil mujeres jóvenes en su cartera VIP. Este negocio comenzó con los hermanos Rodríguez Orejuela (cártel de Cali) y en México con los cárteles de Tijuana y Sinaloa.


Además de un negocio, fomentaron una cultura de apología del narcoglamour para la trata de jovencitas. Al bautizarlas como “tetas” o “prepago” les arrebatan su humanidad y las transforman en simples objetos de consumo.


El de Medellín, ya pasó de ser un cártel para convertirse en un holding de empresas que vinculan lo ilegal y lo legal (El chapo Guzmán sigue ese modelo). Mientras la expansión de casinos y prostíbulos VIP en México se va convirtiendo en monopolio de los cárteles.


Hoy en día, como si nadie lo hubiese dicho antes, los casinos y la trata sexual tienen “alarmado” al gobierno colombiano. Sólo el juego tipo Yak ha crecido 500 por ciento y las “inocentes” máquinas tragamonedas le dejan a la mafia seis mil millones de pesos mensuales. El Plan Colombia les cerró una puerta y los legisladores abrieron la ventana.


Hay lecciones que aprender desde que en 1999 comenzó el Plan Colombia; una de ellas es la de enfocarnos en quiénes y cómo promueven en México los casinos y la trata de personas en forma de prostitución juvenil, porque la droga seguirá fluyendo cuando el Plan Mérida quede en el pasado, y tras ella, nuestras hijas e hijos sean también objetos en venta.


Fuente: Zapateando2