3/12/10

Desinformémonos Número 14


En este número encontrarás:

Los Nuestros

La separación entre lengua y dialecto es eminentemente política

Marcos Bagno: El combate al prejuicio lingüístico

Entrevista de Joana Moncau

Foto: Ileana Maya - Casa do Brasil


Reportajes

El camino zapatista, un relato inconcluso

Hermann Bellinghausen y Gloria Muñoz Ramírez

Fotos: Simona Granati


Días cruciales

Arde el Sahara

Marcela Salas Cassani

Fotografía: Stefano Montesi


La invasión de los cascos azules (Minustah)

Haití antes y después de los tiempos del cólera


Fabrizio Lorusso

Traducción: Adrián Castro Bibriesca y Marcela Salas Cassani


Migración hondureña: el sabor del reencuentro y el adiós

Texto y fotografía: Matteo Dean


Itaipu

La mayor hidroeléctrica del mundo niega su deuda con los guaranís

Bianca Pyl

Fotos: Spensy Pimentel

Traducción: Waldo Lao Sánchez Fuentes


El Cabanyal: antiguo barrio de pescadores que lucha contra la especulación inmobiliaria


Laura de Castro Sánchez (Miembro del la Plataforma “Salvem el Cabanyal”)


Plaza Kurdistán: el asalto al cielo de noviembre de 1998 a noviembre de 2010

Aldo Canestrari

Traducción: Amaranta Cornejo y Adrián Castro


Entrevista a Hugo Blanco

Los gobiernos progresistas de América Latina, en disputa con los pueblos indígenas

Matteo Dean


Los Nadies

Testimonio de un trabajador libertario

Hay que mandar a volar a los sindicalistas tradicionales en Francia


Testimonio desde Paris

Traducción: Xotchil y Tania


En la primera región colonizada por los portugueses

Los pataxó de Brasil, un pueblo que se niega a desaparecer

Testimonio recogido por Joana Moncau en Brasil

Foto Antônio Cruz/Agência Brasil


En las calles de Coyoacán

El show debe continuar

Testimonio recogido por Rafael Fraga


Autonomías

El Centro de Documentación y Estudios Anarquistas Francisco Zalacosta

Los Punks en Guadalajara y el nacimiento de un espacio libertario

Grupo Libertario Solidaridad


En Valencia

Donyets, un atrevimiento pedagógico lejos de la docilidad

Gloria Muñoz Ramírez


Imagina en resistencia


Presentan el “más mexicano de sus discos”

Al son de Los de Abajo

Marcela Salas Cassani

Fotografía: Jorge Dávalos


Rat singers, un musical en contra del poder

Para mí, actuar es una forma de lucha: Adriana Moles

Adrián Castro Bibriesca


Poesía saharaui de Luali y Saleh Abdalahe



Multimedia

Fotoreportajes


La hora de los estudiantes en Italia

Fotos: Stefano Montesi

Texto: Maria Stella Scordo. Red Uniriot / Traducción: Adrián Bibriesca

Producción: Desinformémonos


Cancún, un rastro

Fotos: Simona Granati Texto: María Stella Scordo /Traducción: Marcela Salas Cassani

Música: “Ska de la Tierra”. Bebe

Producción: Desinformémonos


Video

La dignidad no está en venta: autoridades zapatistas

Realización: Brigada Europea de Solidaridad con los Zapatistas


Audio

Vícam, por la defensa de la tierra y el agua

Realización: Indymedia Chiapas

________________________________________________________

http://www.desinformemonos.org


skype: desinformemonosrevista
________________________________________________________
"...desinformémonos hermanos
hasta que el cuerpo aguante
y cuando ya no aguante
entonces decidámonos
carajo decidámonos
y revolucionémonos."
Mario Benedetti

La represión anti-zapatista en Chiapas, México

from desinformémonos on Vimeo.

Realización: Brigada Europea de Solidaridad con los Zapatistas

Una serie de acciones conforman una estrategia para amedrentar a las comunidades zapatistas pertenecientes al Caracol “que habla para todos”. Esto es lo que denuncia la Junta de Buen Gobierno “Nueva semilla que va a producir” en un entrevista realizada por la Brigada europea en julio del 2010, y editada para Desinformémonos. Entre las acciones denunciadas están las acciones realizadas por los paramilitares, las cuales consisten en el robo y la violación que dolosamente son adjudicadas a los zapatistas, para desacreditarlos ante la población local y nacional. Estas acciones son respaldadas por el gobierno, quien fomenta la impunidad, al mismo tiempo que bajo el discurso de combatir la inseguridad militariza el territorio, situación que genera temor entre las comunidades, pues tiene miedo de ser acusados de crímenes que no cometen. Los medios de comunicación respaldan las acciones del gobierno a través de la manipulación de la información, llegando al punto de hacer públicos comunicados falsos que implican a la Junta de Buen Gobierno en negociaciones con el gobierno estatal. Parte de la estrategia es la división y cooptación de los habitantes de la zona de influencia zapatista por medio de proyectos de desarrollo. De esta forma, se demuestra que uno de las armas más poderosas es el dinero. Sin embargo, la dignidad y la tierra no están en venta, como dicen las autoridades autónomas zapatistas.

Fuente: Desinformémonos

Los centenarios de las "revoluciones" mexicanas

En 1810 la colonia mexicana inició su lucha por la independencia, en 1910 nació la Revolución Mexicana contra el gobierno de Porfirio Díaz. Pero, el 2010 finaliza sin ningún cambio histórico.

Anibal Garzón / Para Kaos en la Red

“Prefiero morir de pie que vivir siempre de rodillas”.
Frase histórica construida por el guerrillero mexicano Emiliano Zapata. Aún así, su popularidad mundial fue debido al marketing internacional acompañante de la famosa imagen disecada de Ernesto “Che” Guevara, creando, así, a la opinión pública un engaño sobre la autoría de la oración. Posiblemente sea un indicador del “fracaso” del proyecto de Zapata en México y la victoria de Che en Cuba.

100 años atrás, se inició una Revolución armada en México. Desde 1876 el General Porfirio Díaz gobernaba de manera dictatorial el país. Díaz, demagógicamente anunció no presentarse a las elecciones, y la oposición liderada por Francisco Madero creó un nuevo partido. Antes de la jornada electoral Madero fue detenido y Díaz con su falacia fue “reelegido” Presidente. Después de la fuga de la prisión, Madero derribó a Díaz, el 20 de noviembre de 1910, coordinando el alzamiento en armas, y seguidamente saliendo ganador de las elecciones presidenciales de 1911. Desde el inicio de su gobierno hubo alzamientos de Emiliano Zapata por no querer aprobar la Reforma Agraria que prometió. En el 1913 Madero fue asesinado por el golpe de estado militar contrarrevolucionario, denominado “Decena Trágica”, encabezado por Victoriano Huerta. Esto provocó el levantamiento de guerrilleros norteños como Venustiano Carraza y Pancho Villa. La inestabilidad política interna desencadenó la ocupación de la zona norte de México, Veracruz, por los Estados Unidos y consecuentemente la dimisión de Huerta. Finalmente, Carranza se convirtió en símbolo de la Revolución antioligárquica liderando la Nueva Constitución de México de 1917. Tras 7 años, la Revolución inició su institucionalización, y cronológicamente fue girando hacia la derecha. Desde los asesinatos de Carranza (1920), Zapata (1919) y Villa (1923), como el proceso de burocratización periódico del Partido Revolucionario Institucional (PRI) gobernando durante 81 años (1929-2000).

Adiós a la “Revolución”

Lázaro Cárdenas, fue investido Presidente de México en el 1934 con el Partido de la Revolución Mexicana – antecedente del PRI – conformado por históricos de la “Revolución”, y miembros sindicales de las centrales obreras. Cárdenas con su “populismo” -como Juan Domingo Perón en Argentina (1946-1955) o Getulio Vargas en Brasil (1930-1954)- buscaba la convergencia de la unión nacional interclasista con la independencia internacional. La reforma agraria inspirada en las tesis de Zapata, la nacionalización de los recursos como el petróleo, los “ejidos” a los campesinos e indígenas mexicanos para darlos tierras contra los latifundios, tal y como anunciaba la Constitución de 1917 pero que no se puso hasta entonces a la práctica, e incluso, fue el único país, excepto la URSS, que dio respaldo al gobierno republicano español durante la Guerra Civil (1936-1939) contra el levantamiento del bando fascista, siendo México posteriormente el exilio político de muchos republicanos derrotados que huían de la dictadura franquista,... fueron algunas acciones progresistas de Cárdenas. Las reformas y acciones de izquierdas de Cárdenas empezaron a esfumarse con nuevos presidentes del PRI desde 1940. Manuel Ávila Camacho, presidente posterior de Cárdenas, inició el giro a la derecha con la paralización de la reforma agraria dando tierras a terratenientes contra los “ejidos”, transformó la educación socialista por la educación mercantil, en parte privada y religiosa, y fortaleció las relaciones con Estados Unidos con un acuerdo comercial en diciembre de 1942, entre otros. La “Revolución” empezó su paso atrás, ampliando la dependencia de México con el exterior con el modelo de Industrialización por Sustituciones de Importaciones (ISI) y el aumento de la represión al movimiento obrero.

En el año 1968, con el Presidente Gustavo Díaz Ordaz, acusado por el periodista Philip B. Agge, de ser colaborador de la CIA, se produjo una represión brutal e histórica, “la Matanza de Tlatelolco”. Estudiantes y profesores de la Universidad Nacional de México (UNAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN), con el apoyo de profesionales de otros sectores, realizaron el 2 de octubre protestas en la Plaza de las Tres Culturas contra las permanentes represiones militares a estudiantes movilizados inspirados en el Mayo Francés de 1968. Dado que las Olimpiadas se realizaban en México entre el 12 y 27 de octubre, y el país era la atención mundial del periodismo, los estudiantes se manifestaron para dar a conocer los hechos sucios, pensando que el estado se cohibiría. Pero, fue un mal cálculo. Las tropas militares y el grupo paramilitar Batallón Olimpia reprimieron duramente a los manifestantes, provocando, según investigaciones del periodista inglés John Rodda, 250 muertos y miles de detenidos. Los avances de políticas sociales del PRI con Cárdenas, cada vez eran mes lejanos. En el 1989, el PRI aprobaba reformas neoliberales extremas dictadas por el “Consenso de Washington” como “solución” de la crisis económica de México después de la Suspensión de Pagos de 1982 por no poder devolver, debido a la subida del dólar, los amplios créditos que pidió México. El modelo neoliberal en México, pasó a nivel supranacional en el 1994 con el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN), firmado por el presidente Carlos Salinas de Gortari junto con George Bush (padre) y el presidente canadiense Brian Mulroney, para abrir las fronteras de los 3 países a la libre circulación de bienes y servicios. Con el dumping –subvención del estado para reducir los precios – los productos mexicanos no podían competir con los productos de los otros dos países y provocó un aumento del paro, y de la economía informal, de 8,9 millones en 1996 a 10,7 millones en 2003, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (INEGI). Paralelamente a las inclinaciones neoliberales del PRI, el 1 de enero de 1994 el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), liderado por el Subcomandante Marcos, inició una insurrección armada declarando la guerra al estado mexicano justamente en la fecha que entraba en vigor el TLCAN. El conflicto duró 12 días y dejó decenas de muertos en varios municipios, como San Cristóbal de las Casas, en el estado sureño de Chiapas. La guerrilla Zapatista inició una nueva estrategia local de lucha social diferente a la de 1810 y 1910; “Cambiar el mundo sin coger el poder”, según palabras del Subcomandante Marcos.

Condiciones objetivas

EL PRI conoció la derrota en las elecciones presidenciales de julio de 2000 por el Partido de Acción Nacional (PAN), convirtiéndose Vicente Fox en el Presidente. Sin cambios, los pactos neoliberales proamericans continuaron con el nuevo gobierno, liderando México el proyecto centroamericano “Plan Puebla Panamá” de construir infraestructuras para potenciar el comercio liberal. Con el PRI y el PAN, México se ha convertido en un deshielo de datos sobre las consecuencias del neoliberalismo. Millones de mexicanos han emigrado a los Estados Unidos, muchos de ellos ilegalmente si consiguieron pasar el muro fronterizo, conocido como el Muro de la Tortilla, un proyecto de construcción de 1123 kilómetros. La desigualdad económica aumenta según los datos del Programa de las Naciones Unidas por el Desarrollo (PNUD) del 2010, reduciendo México dos lugares de la lista mundial respecto al 2009. Además, el asesinato de mujeres, denominado “feminicidio”, en Ciudad Juárez, da un total de 1014 víctimas en los últimos 10 años según Fabiola Alanís, y el aumento del narcotráfico desde la formación en los años 90 de varios cárteles de la droga ha producido una guerra que ha dejado más de 22743 muertos desde 2006, según cifras oficiales el pasado mes de abril. En el año 1810, México inició la lucha armada contra el reino español por la independencia. En el 1910 inició la Revolución Mexicana, y 100 años después, en 2010, ¿sucederá algún hecho de cambio político antes de acabar el año? Parece que no se repetirá lo historia. “Las revoluciones no se hacen por calendario” asegura el profesor de la UNAM y miembro del Partido Comunista Mexicano, Juan Bromo.

No podrá haber paz en Oaxaca, si antes no se hace justicia

No olvidar, hacer historia es un paso importante para nosotros, nosotras, ¿Qué paso en 1996 en San Agustin Loxicha? Se le habran olvidado estos presos a Gabino, le recordaremos que aun quedan...

(fotografia de Momo)

Silvia Hernández S. VOCAL. / Para Kaos en la Red


El 1 de diciembre del 2010, Gabino Cue Monteagudo rinde protesta como nuevo gobernador del Estado, en donde teniendo cuentas pendientes en el estado poco se cree en el discurso de mandar obedeciendo ¿què Oaxaqueño (a)ha dicho que necesitamos desarrollo? Cuando esto es a costa de màs explotaciòn y pobreza, porque no dicen que el Desarrollo no es para la población Oaxaqueña, sino para las empresas que en Oaxaca se han establecido.

Hoy ¿Justicia? nos sigue quedando muy lejos la palabra para ser construida por los malos gobiernos, en este país y ni decir en este estado, vivimos una falsa realidad de lo que es Oaxaca, muy pocos quieren ver lo que ante sus ojos se muestra, se hizo la entrega a una coaliciòn de todos contra el PRI (cacicazgo montado por màs de 80 años), pero hoy el mismo gabinete que compone la supuesta coaliciòn de todos contra el PRI, incluye algunos expriistas, esto pasa en nuestra cara pero poco queremos ver. Temporalmente se ha quedado al cargo de procuradora de Justicia, María de la Luz Candelaria Chiñas misma que ha ignorado la Justicia.

No olvidar, hacer historia es un paso importante para nosotros, nosotras, ¿Qué paso en 1996 en San Agustin Loxicha? Se le habran olvidado estos presos a Gabino, le recordaremos que aun quedan presos políticos recluidos en las penitenciarias del Estado de Oaxaca, por esta represión en San Agustin Loxicha de la que él hizo parte.

Se olvida que teniendo varios meses en el zocalo de la ciudad de oaxaca, los desplazados de San Juan Copala no hayan sido llamados para atender a sus demandas, se olvida que sus situación es prioritaria y nunca se acerco al pueblo que supuestamente va a gobernar, pero si fue a las instituciones de Finaciamiento para ofertar nuestras tierras, que olvido pregutar si estan en renta si las prestan o venden.

Por si se le olvidan estas y otras cosas el 1 de diciembre de 2010, sera recordado por los y las oaxaqueñas como el dia de las protestas, la toma de protesta de Cué y las protestas en su contra, fueron ese día, no solo por la marcha convocada por los maestros de la sección 22, sino por la convocatoria alterna de marcha de la Coordinadora contra la represión y la impunidad en donde ingeniosamente se realizó un performance del boda entre Ulises Ruiz y Gabino Cué. Saliendo a la misma hora que Cué rendia protesta, la marcha partia de la fuente de las 7 regiones al zocalo, recordando !mentira, no es cierto, en Oaxaca nada esta resuelto!

Pero para los medios, la televisión, la prensa, la radio esto no existió, la realidad para ellos fue la transición democratica, del pan y circo para el pueblo y solo eso. Ésta cronica intenta decir que existió otra realidad, otra protesta donde se corearon consignas como !justicia, justicia, copala necesita!, !ni perdon ni olvido castigo a los asesinos!, !ojo por ojo diente por diente gabino, gabino la cuenta de Loxicha aun esta pendiente!, !presos politicos libertad!; sin duda esto hace evidente que en oaxaca existe dos realidades y que no puede ser obviado, que el gobierno gesta con todos sus medios de comunicacion, su pan y circo otra realidad, que no deja de existir en Oaxaca el clarmor de justicia con dignidad, pan, techo, tierra y libertad.

No se olvida ni perdonamos los más de 26 asesinatos durante el 2006, los más de 20 compañeros asesinados de san juan copala así como las familias desplazadas de sus formas originarias de vida, no perdonamos el injusto encarcelamiento de los aun presos políticos de loxicha, de Guevea de Humbold, de Paraje Yagay Tlacolula, de Xanica, de San pedro Yosotato, ahora los queremos libres.

Si no escribimos nuestra propia historia no esperemos que desde el gobierno exista alguien que lo haga por nosotros.

Silvia Hernández S.

VOCAL.

Oaxaca de magon 3 de diciembre del 2010.

Notas relacionadas:

Oaxaca: La “guerra de baja intensidad” contra la Autonomía

Oaxaca: La “guerra de baja intensidad” contra la Autonomía. (Parte I)

Oaxaca: La "guerra de baja intensidad" contra la Autonomía, una reflexión sobre la militarización y el paramilitarismo instrumentos del Estado que pretenden someter la lucha de los pueblos.

Daniel Arellano Chávez, Neri Martinez Hernandez y Ricardo Trujillo Gonzalez / Kaos en la Red

Hace mucho tiempo que la guerra ha sido declarada por parte del gobierno y las empresas transnacionales contra los pueblos de México, de 1810-1910-2010 un proceso de lucha que no se ha roto, ha demostrado ser de aliento prolongado, de una inquebrantable resistencia permanente.

Ahora esa guerra oficialmente ha sido denominada “guerra contra la delincuencia organizada”, la declaración se hace cada día más descarada; impulsada por el ejecutivo federal impuesto mediante fraude electoral, despliega al ejército federal y cuerpos de seguridad en cada rincón de México ensañándose día a día contra movimientos sociales, sindicatos, luchas populares, defensores de derechos humanos, pueblos y comunidades, pero también contra la población que no comete otro crimen que cruzar una calle, acudir a un centro de reunión, asistir a la escuela o circular por una carretera.

Violaciones a los derechos humanos, intimidación, hostigamiento, censura, torturas, centros clandestinos de detención, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias, ejecuciones, masacres, son hoy algo común, en un día 77 personas son asesinadas en México.[1]

Dos preparatorianos acribillados por soldados en San Luis Potosí, dos niños asesinados por militares en Tamaulipas al cruzar un reten al estar vacacionando[2], familias acribilladas por militares en Sinaloa[3] y Nuevo León,[4] masacres de jóvenes en Ciudad Juárez y Durango que el gobierno justifica como sicarios y narcomenudistas.

Ataque sobre una marcha que exige alto a los abusos de los militares y federales en Ciudad Juárez, cayendo gravemente herido un estudiante por las balas de la Policía Federal, violencia desmedida que ha alcanzado incluso a quien “no debería de tocar”, han sido asesinados también estudiantes del Tecnológico de Monterrey (una de las escuelas privadas más caras del país), que ha provocado manifestaciones de quienes antes se quejaban de las protestas de los “pobres y nacos”.

Asesinato industrial, encubrimiento oficial y represión en Pasta de Conchos, Coahuila para proteger a Grupo Minera México; una guardería incendiada con 49 bebes y niños en el interior en Hermosillo Sonora, negligente crimen amparado por el gobierno; estallido de una fábrica de tóxicos fertilizantes en Izucar de Matamoros Puebla liberando sus cancerígenos contenidos a la población como hace 10 años en Córdoba Veracruz, en ambos lugares se encubre al grupo empresarial Dragón.

Este paisaje se repite cotidianamente desde Baja California, hasta Campeche. De tal forma, que un día el gobierno decide suspender la caza de la curvina golfina en una zona declarada como reserva de la biosfera, territorio del pueblo cucapá de Baja California, territorio indígena que subsiste milenariamente de este recurso y sin embargo como aseguran los indígenas “el director de la reserva, José Campoy Favela, es propietario de 20 pangas y privilegia a los pescadores sonorenses, los cuales cuentan con cerca de mil embarcaciones y llegan a extraer hasta 30 mil toneladas del producto contra las 500 que, en promedio, capturan los cucapás por temporada”. [5]

En esa misma lógica de exterminio y exclusión, el entonces gobernador del estado de Campeche, Jorge Carlos Hurtado Valdez desaloja con el apoyo de parapolicias y policías estatales, el predio de San Antonio Ebulá habitado por campesinos mayas y adherentes a la Otra Campaña, negando el derecho a la vivienda a familias enteras, sólo para proteger el interés del empresario Eduardo Escalante, suegro del fallecido ex secretario de Gobernación Federal, Juan Camillo Mouriño, y quien tiene diversos contratos para la construcción de carreteras en el Estado.[6]

En el país la Policía Federal Preventiva (llamada Policía Federal en este sexenio PF) no se da abasto, un día desaloja maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación en Ciudad de México, en una de las decenas de protestas frente a la Secretaría de Gobernación, dos días después desaloja a trabajadores electricistas en Cuernavaca Morelos, la labor represiva no parece tener descanso, unos días después en Lázaro Cárdenas atacan a Mineros inconformes.

La violencia oficial se hace evidente contra los “rijosos inconformes”, mientras la violencia diaria de explotación y muerte continua al mismo tiempo, cual mercancía miles de hombres y mujeres intentan cruzar a Estados Unidos las causas son múltiples, el objetivo escapar; mientras indígenas de culturas originarias de Oaxaca, Chiapas, Yucatán, Centroamérica parten piedra de sol a sol para las construcciones españolas, parecieran los tiempos de la Colonia, pero este es el año 2010, la piedra que parten no es para levantar los templos de la Iglesia en honor a la Corona triunfante, ahora es para los grandes hoteles y corredores turísticos de las corporaciones venidas del otro lado del mar, la esclavitud permanece aunque hace mucho se declaró que las cadenas tenían que ser rotas.[7]

Pueblos se alistan a resistir en defensa de la tierra, el territorio, el agua, el viento, las selvas y bosques, animales y plantas, en defensa de su entorno natural, de su herencia ancestral como comunidades y pueblos; el gobierno y transnacionales desafían y desprecian a los “ignorantes que rechazan el progreso y el desarrollo” y amenazan con usar sus aparatos de represión en defensa de las bondades del capital, ofertadas en cientos de proyectos y megaproyectos que desentrañan a Oaxaca como una masa de energía, que puede ser usada para Presas, Parques Eólicos, Minas, Hidroeléctricas y si es necesario abrirle un canal que la parta en dos para la libre circulación de capitales y mercancías, que a la vez impida el paso de personas en la penosa ruta de migración hacia el norte.

Policías municipales, preventivos estatales, unidades policiales de operaciones especiales, policías auxiliares bancarios industriales y comérciales, de la Agencia Estatal de Investigación, agentes de la Procuraduría General de Justicia del Estado, de la Procuraduría General de la República, de la Policía Federal Preventiva-Grupos de Operaciones Especiales, de la Agencia Federal de Investigación, Fuerzas Federales de Apoyo, Ejercito-Grupos aerotransportados de fuerzas especiales, Marina y Fuerza aérea, no han sido suficientes para someter la lucha de los pueblos, un elemento más se destaca en la represión: los paramilitares, asesinos a sueldo como los anteriores.

“La expresión paramilitar –en términos legales- alude a conexiones directas entre estos grupos armados y las fuerzas del Estado, bien a través del suministro o venta de armamento, bien a través del entrenamiento de sus miembros o la participación en operativos o en tareas de control.”[8]

Sitian comunidades, cierran carreteras, asesinan defensores de la tierra y el territorio, ocupan pueblos, atacan caravanas humanitarias, amenazan y hacen declaraciones políticas con las armas en la mano, los paramilitares en Oaxaca, forman parte de una nueva etapa en la “guerra de baja intensidad” contra la Autonomía, desde hace mucho que actúan con impunidad, realizando masacres que son finalizadas con un tiro de gracia en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que les da impunidad, otorgándoles la libertad a los pocos detenidos por estos crímenes.

Paramilitares: de la Doctrina clásica de la anti subversión francesa a las montañas de Oaxaca.

Pasan de las dos de la tarde, el martes 27 de abril de 2010 una caravana humanitaria avanza rumbo al Municipio Autónoma de San Juan Cópala, cruza entra las casas del poblado la Sabana, en la agencia municipal de esta población un letrero pintado afirma “La Sabana Cuna del UBISORT”, los vehículos continúan su camino, San Juan Cópala el pueblo sitiado por paramilitares desde fines de noviembre de 2009 está a unos pocos minutos, sin embargo piedras se encuentran bloqueando el camino, apenas unos segundos después de frenar su paso y de intentar dar marcha atrás, una lluvia de disparos provenidos de armas de alto calibre envuelve a todos los vehículos, le arrebatan la vida a Bety Cariño Trujillo y Jyri Antero Jaakkola, este hecho vuelca los ojos del mundo a la región Triqui y hace visible internacionalmente la existencia de paramilitares en Oaxaca.

¿Qué liga a los expertos en infringir dolor y sufrimiento franceses, veteranos de la Segunda Guerra Mundial y a los paramilitares de las montañas al oeste de Oaxaca?

Al concluir la Segunda Guerra Mundial que en la historia oficial o en las películas producidas en Estados Unidos, se presenta como una lucha por valores de democracia y libertad, no como la guerra entre las potencias capitalistas que realmente fue, guerra que se disputó los recursos naturales y riquezas de buena parte del mundo, en especial de la colonias europeas en África y Asia, y que en los reencuentros soviético-británicos y soviético norteamericanos de fines de 1944, derivó en que Roosevelt, Churchill y Stalin se repartieran el mundo.

Aún así varios países europeos continuaron en guerra, uno de ellos fue Francia, que continuó en su tarea de expandir la “libertad, la igualdad y la fraternidad” por el mundo, primero en Indochina y después en Argelia. Sus instrumentos fueron tales como el 1er regimiento extranjero de paracaidistas (REP), regimiento de la legión extranjera que combatió en la batalla de Argel, reunió a antiguos enemigos, ya que estaba constituido en su mayoría por ex SS nazis y fascistas húngaros reclutados el día después de la Segunda Guerra Mundial.

Preparados en la Escuela Superior de Guerra de París, los oficiales franceses desarrollan la idea de que existe un peligro dentro de su territorio “fuerzas ocultas y subversivas” “potencialmente perversa y mortífera –así será denominado el “enemigo interno”, el cual “es objeto de estudio y de conferencias múltiples hacia finales de los años 40” del siglo XX.

Este conjunto de oficiales, desde sus “escuelas”- cuarteles, pero sobre todo en el campo de batalla darán forma a la que se conocerá como “Doctrina francesa”, que en palabras de uno de sus promotores el Coronel Lacheroy director del Centro de Estudios Asiáticos y Africanos del cuartel de Lourcine Francia, donde prepara a los jóvenes tenientes y capitanes que partirán rumbo a Indochina y Argelia, considera: “Nos estamos enfrentando con una nueva forma de guerra, nueva en sus concepciones y en sus modos de llevarse a cabo. Es esta forma de guerra que llamamos “guerra revolucionaria”… El problema número uno es el dominio de la población, que sirve de apoyo a esta guerra y en medio de la cual se desarrolla. Quien la toma y la retenga ya ha ganado”, esta interpretación cambia la forma de ver al enemigo por parte de los oficiales franceses, ya no lo designarán como “al soldado de uniforme, blandiendo un fusil y bandera desde el otro lado de la frontera; en adelante el enemigo puede ser cualquiera, desde que está diseminado en el corazón mismo de la sociedad civil”. “En el momento en que los holandeses acordaban la independencia de Indonesia, a la que le siguen las Filipinas, India, Pakistán, Ceilán y Birmania, recientemente emancipadas de sus tutelas coloniales, Francia se hunde definitivamente en una guerra que se transforma en el primer frente de la Guerra Fría.”

La derrota del ejército francés durante la reconquista de Indochina en el año de 1945, generó en los altos mandos militares -siempre finos estudiosos de las particularidades que conceden las victorias y los fracasos-; una seria convicción de reconfigurar los principios básicos de la confrontación bélica y evitar esta especie de humillación de la que habían sido testigos.

Según los veteranos franceses que habían combatido contra el Vietminh en el 45, su experiencia mostró a un enemigo interno que sabia utilizar al pueblo adoctrinándolo, y que dado el conocimiento que tenia de su propio entorno lograba difuminarse por los espacios más recónditos. Bajo esta nueva dinámica confrontativa que denominaron guerra moderna, ya no tendría sentido hablar de ejércitos regulares perfectamente agrupados en líneas identificables: “ellos no llevan uniforme que los identifique. Al contrario, visten la ropa del paisano, del hombre común, del hombre de la calle. Están en todas partes. Atendiendo un comercio, asistiendo a clases en la universidad o en colegios, enseñando como profesores. Puede ser un abogado, un ingeniero, un médico, un trabajador, un obrero"[9].

Tras la derrota del ejército colonial francés en Vietnam, sus oficiales pasaran “al 2º. Buró del Estado Mayor del general Massu, en Argelia, serán parte de esta nueva “raza de oficiales” que, para retomar una expresión cara al general Bigeard, “tiene huevos”.

Ya para la guerra de liberación argelina (1945-1962), el ejército francés se organizó territorialmente e innovó técnicamente, tomando en cuenta sus puntuales observaciones en el campo de batalla. El ejército fue desplegado en cada una de las zonas en que había sido dividido el territorio argelino: el objetivo era que ejecutando tareas policiales, se lograra penetrar en cada región y de esta forma tomar el control total del país. Dichos cuerpos policiacos, estaban al mando del general Bigeard quien describió de forma sencilla las operaciones realizadas en Argel: “hicimos un trabajo de policía rápida al estilo para”. [10]

La doctrina francesa mostró, que las tareas policiacas al estilo para significa que al pretender aniquilar a un enemigo que según ellos no se presenta exclusivamente mediante acciones violentas, se debía ejecutar un plan de extrema vigilancia que cubra todo el tiempo y todos los espacios; pero que además este guiado por técnicas de inteligencia que incluya grupos especializados en detención, interrogación y posible eliminación (escuadrones de la muerte).

En este plan de acción militar-paramilitar, el interrogatorio es entendido como el método más eficaz para adquirir información que ayude a desarticular la red de la organización enemiga; pero su eficacia, evidentemente consiste en el uso de la tortura. Diría un buen aprendiz. “¿Cómo puede sacar información si usted no lo aprieta, si usted no tortura?"…

Es claro que la forma común de actuar de estos ejércitos oficiales-paramilitares, es su naturaleza clandestina que les permite ocultarse en una zona donde lo excepcional se hace cotidiano, y donde lo más atroz se convierte en absolutamente posible o incluso necesario. La clandestinidad se transforma en la esfera de protección del verdugo, que se re-significa a la par de la negación oficial y se alimenta constantemente de la impunidad. La capucha deja de ser sólo un símbolo descriptivo del paramilitar, para convertirse en la incertidumbre aterrorizante de las víctimas. Para el oficialismo cómplice sin identidad no hay responsables… pero sobre los cuerpos maltrechos, permanece incrustada la amenaza del regreso.

Lo anterior ilustra la importancia de la guerra psicológica dentro de la nueva doctrina. Esto es así, porque al señalar a un enemigo potencialmente subversivo que podrá ser cooptado a partir de las acciones gubernamentales, se concluye en realidad que todos son los otros:”el enemigo puede ser el tipo con el que se bebe un wisky”

Por lo anterior, las acciones de guerra deberán significar el constante aleccionamiento del conjunto social en su calidad de sospechoso. Por tal motivo, la guerra psicológica lejos de reducirse al uso de propaganda, se encuentra en la demostración de fuerza proveniente del Estado y que hace de las víctimas directas de la masacre , la tortura , la violación sexual, la desaparición forzada o los allanamientos ; un mensaje extensivo que entre líneas vocifera: “esto le pasa al que se mete conmigo”.

Esta innovación técnico-militar, habría sido ampliamente promovida por los franceses a través de sus institutos de guerra, y sus primeros consumidores fueron los ejércitos argentino y estadounidense.

La doctrina francesa, alimentó de recursos prácticos al proyecto contrainsurgente que Estados Unidos había diseñado en el contexto de la guerra fría para eliminar la participación política de las clases populares y consolidar la hegemonía del capitalismo en el planeta.

De esta manera las enseñanzas francesas, experimentadas en Indochina y Argelia, hacen su arribo a Fort Benning, Georgia (infantería y Rangers) Fort Bragg, Carolina del Norte (guerra psicológica y fuerzas especiales), Fort Gordon, Georgia (asuntos civiles y gobierno militar) Fort Bilss, Fort Knox, Fort Leavenworth, Kansas (colegio de altos grados y estado mayor); Colegio interamericano de Defensa (Washington); Fort Belvoir, Virginia y Fort Gulick, o “Escuela de las Américas”, instalada en la zona central de Panamá, en donde son aprendidas y perfeccionadas, de forma práctica en la guerra contra el pueblo de Vietnam.

En palabras de Carl Berbard militar francés “esta influencia llegó en un momento histórico oportuno: cuando Estados Unidos estaba reformulando su doctrina de la seguridad nacional para transmitirla a los países de América Latina, convertidos en un desafío estratégico primordial después de la revolución cubana”.

“Nuestro objetivo primordial en América latina es ayudar en donde sea necesario al desarrollo continuo de las fuerzas militares y paramilitares locales para que sean capaces de promover la necesaria seguridad interna junto a la policía y a las demás fuerzas de seguridad” declara en 1967, en el Congreso, Robert McNamara, secretario de Defensa de Keneddy.

“Al constatar el vínculo entre el nivel de desarrollo de un país y los riesgos de una “rebelión”, los estrategas de la Casa Blanca y del Pentágono deciden promover conjuntamente medidas, militares, paramilitares, políticas, económicas, psicológicas y cívicas para prevenir toda tentativa de insurrección popular en América Latina. Esto se traduce en una ayuda económica a los gobiernos aliados del hemisferio sur, y en lasformación en las escuelas militares norteamericanas de una elite de uniforme, capaz de asumir la dirección política en su país si una crisis social amenazaba con desembocar en una situación revolucionaria”.

Es decir la “doctrina francesa de la antisubversión” surgida en la guerra de Francia contra la independencia de Indochina y Argelia, es la base de la doctrina de la seguridad nacional norteamericana que desde el Pentágono es instruida a las Fuerzas Armadas del continente americano, (incluido México) que tras años de impregnarse de ella con asesorías y misiones militares, asimilarán la existencia de un enemigo interno, por lo cual desconocerán los regímenes constitucionales impulsando golpes de estado apoderándose del gobierno para imponer sangrientas dictaduras, incorporados en estos alzamientos militares viejos asesores franceses como el general Aussaresses que fungirá como agregado militar en Brasil en octubre de 1973, en pleno apogeo de la dictadura.

Este modelo de guerra “será la Biblia de numerosos oficiales franceses durante la guerra en Argelia –y se verá ampliamente exportada luego, principalmente a América del Norte y del Sur”- de esta manera iniciaba la teorización de las prácticas criminales de las Fuerzas Armadas, los asesores militares las extenderán por el mundo.

The School of the Americas/ La Escuela de las Américas

La “Escuela de la las Américas” (School of the Americas SOA en ingles) una escuela de combate que ha entrenado a más de 60 000 soldados en América Latina, “en la cual se ha enseñado con manuales contraguerrillas, de extorsión, tortura física y psicológica, inteligencia militar, entre otros; con cursos de operaciones de comando, el de francotirador, técnicas de interrogación, terrorismo, guerrilla urbana, contrainsurgencia, de Guerra de Baja Intensidad, guerra irregular, operaciones de selva, contrainteligencia, adiestramientos, defensa interna, inteligencia militar, operaciones psicológicas, adiestramiento, operaciones antidrogas, entre otros.”[11]

Las consecuencias de la “formación” de los oficiales de los ejércitos latinoamericanos son devastadoras para sus pueblos, más de 10 dictaduras militares surgen, encabezadas por egresados de la Escuela de las Américas, a su vez esta se enorgullece de sus cuadros, ya que más de 100 de ellos ocupan posiciones de mando en los regímenes dictatoriales.

En el caso de los países de América Central como Guatemala o El Salvador, cuyas poblaciones fueron sometidas a una represión extremadamente brutal en los años 80. La Comisión de la Verdad de la ONU constató, que en la mayoría de los casos son ex alumnos de la Escuela de las Américas quienes dirigían en ese tiempo los gobiernos, como el general Efraín Ríos Mont en Guatemala, o a las organizaciones paramilitares de extrema derecha, como Roberto d’Aubuisson en el Salvador.

Estas consecuencias no son hechos del pasado, los oficiales formados en ella siguen en los mandos de los ejércitos latinoamericanos, además la Escuela se mudó de Panamá para instalarse en Fort Benning en 1984, rebautizada con el nombre de Western Institute for Security Cooperation, Instituto de Cooperación para la Seguridad Hemisférica.

De ahí que el surgimiento de dictaduras, regímenes autoritarios o “democracias” que se sustentan en la fuerza de las armas y de instrumentos como el Paramilitarismo, no representan la desviación de un grupo reducido de lunáticos que traicionan la “inquebrantable lealtad a las instituciones”, es en verdad la reproducción de una serie de conocimientos aprendidos en las escuelas de guerra más “preponderantes” del mundo.

Bajo la misma lógica, los ejércitos paramilitares que cumplen con tareas policiacas en nuestras comunidades y pueblos, no son actores incontrolables que surgieron de la mezcla monstruosa entre militares incorrectos, caciques y narcotraficantes; estos grupos, son financiados y adiestrados por las fuerzas oficiales y se convierten en el brazo encubierto con el que el Estado y las grandes empresas trasnacionales, pretenden la apropiación del territorio. La violencia que practican, sus métodos, no son el pus de la historia de los gobiernos. Son la manifestación más concreta de su larga tradición exterminadora.

De este modo, aunque los conceptos militares han mudado, y se han re-diseñado; los métodos practicados por los gobiernos para conservar su hegemonía, han sobrevivido a los planteamientos de la guerra antisubversiva, trasladándose a la contrainsurgencia y llegando a la Guerra de Baja Intensidad. La cara del terror que permanece adherida como práctica común de los gobiernos, no deja de asomarse desde Argel a Sudamérica, pasando por Guatemala, El Salvador, Nicaragua, llegando a la región andina y subiendo por Perú, Bolivia y Colombia; reubicándose en México y penetrando en Chiapas, Guerrero, Oaxaca…


[1] El viernes 11 de junio de 2010 Setenta y siete personas fueron asesinadas en los estados de Chihuahua, Tamaulipas, Guerrero, Sinaloa, Durango, San Luis Potosí, Jalisco, Michoacán y Querétaro. Periódico La Jornada Sábado 12 de junio de 2010, p.2.

[2] El 6 de abril de 2010 Elementos del Ejército Mexicano dispararon y arrojaron granadas de fragmentación contra una camioneta en la que viajaban dos familias rumbo a la playa de Matamoros, después de pasar un retén en la carretera Ribereña. Martín y Bryan Almanza Salazar, de 9 y 5 años de edad, resultaron muertos y dos adultos heridos.

[3] En junio de 2007 en Culiacán, Sinaloa. Efectivos del Ejército mataron a cinco personas, entre ellas dos niños, y dejaron a tres gravemente heridas en la madrugada de este sábado, en un retén instalado en la comunidad Los Alamillos, en el municipio de Sinaloa, informaron fuentes de la Procuraduría General de Justicia del Estado.

[4] 6 de septiembre de 2010. Elementos de la séptima Zona Militar asesinaron el domingo por la noche a Vicente de León Ramírez, de 45 años de edad, y a su hijo Alejandro Gabriel, de 15, sobre la autopista Monterrey-Nuevo Laredo, a la altura del municipio de Apodaca. Cinco miembros más de la misma familia resultaron heridos en el incidente, que se produjo cuando regresaban de una fiesta y se dirigían a sus domicilios en San Nicolás de los Garza y Escobedo. Periódico La Jornada Martes 7 de septiembre de 2010, p.3.

[5] La Jornada 21 de Abril de 2005 p.36. Cabe mencionar que también, en su momento Xochilt Gálvez Ruiz apuntaba que: “está detectado que la especie curvina golfina ha reducido su tamaño. Si las cosas siguen así no habrá curvina para los golfeños ni para los cucapás". Comentó que empezaron por identificar a los pescadores originarios del Golfo de Santa Clara, pues había más de 140 lanchas ilegales; "queremos saber quiénes son los cucapás, porque todo mundo se empieza a nombrar cucapá para tener derechos especiales". Además propuso concientizar a los cucapás para que conocieran el propósito de la reserva ecológica, además de capacitarlos sobre alternativas de trabajo en otros sectores, como el ecoturismo. Jornada 30 de Marzo de 2003 p. 33

[6] Informe de la Misión Civil de Paz para una Solución Justa en San Antonio Ebulá, Campeche. San Antonio Ebulá: Desplazado por Violencia. 16 de septiembre de 2009

[7] "La nueva esclavitud maya", Gloria Leticia Díaz, Proceso, 23 de diciembre de 2007.

[8] Pau Pérez Sales, Cecilia Santiago Vera y Rafael Álvarez Díaz, Ahora apuestan al cansancio. Chiapas: fundamentos psicológicos de una guerra contemporánea, Grupo de Acción Comunitaria-Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, A. C., México, 2002.

[9] Declaración de Diaz Bassone , documental: Monique. Escuadrones de la muerte, la escuela francesa.

[10]Declaración de Bigeard Declarado por el militar que instruyó al Ejército argentino, Robert Bentresque.

[11] S.O.A La Escuela de las Américas. Gustavo Castro Soto 5 de noviembre de 1999 CIEPAC


Oaxaca: La “guerra de baja intensidad” contra la Autonomía. (Parte II)

Daniel Arellano Chávez, Neri Martinez Hernandez y Ricardo Trujillo Gonzalez / Para Kaos en la Red

De los Halcones y la Brigada Blanca a la Caravana de la Muerte, Paz y Justicia y la UBISORT”

Las décadas de los 60´s y 70´s del siglo XX en México, estuvieron llenas de levantamientos populares, pacíficos o armados, que se negaban a la sumisión del régimen que había nacido tras la Revolución de 1910, régimen que nació eliminando las aspiraciones indígenas y populares, asesinando a los revolucionarios que habían reivindicado la transformación profunda del país; Villa, Zapata, Magón asesinados junto a un millón de personas, para que la “familia revolucionaria” triunfante (antiguos porfiristas civiles y militares, liberales burgueses, hacendados y revolucionarios sometidos, junto a los intereses norteamericanos) impusiera el autoritarismo y se perpetuara en el poder.

Sierra de Guerrero exterminio insurgente.

Genaro Vásquez Rojas y Lucio Cabañas Barrientos, maestros rurales, participantes activos de las movilizaciones en sus comunidades, perseguidos, testigos y sobrevivientes de masacres en contra de sus pueblos, se alzan en armas; sus exigencias van desde la lucha contra los caciques locales, hasta la transformación del país. Resisten en la Sierra y son los responsables de que la Asociación Cívica Nacional Revolucionaria (ACNR), y el Partido de los Pobres (PDLP) con su Brigada de Ajusticiamiento causen el mayor número de bajas al Ejército Federal desde los tiempos de la Revolución; el poder no perdona la osadía.

“Se realizan catorce campañas militares para aniquilar a ambas organizaciones subversivas. Baloy Mayo las documenta con amplitud en su libro La guerrilla de Genaro y de Lucio. En la primera, luego de que Lucio entrara en la clandestinidad por la matanza de Atoyac de 1967, el ejército hizo rondines “pacíficos” en la Sierra de Atoyac, que bajo la apariencia de programas médicos o deportivos intentaban ganarse la confianza de los pobladores. En la segunda después de la matanza de Tlatelolco, cuando Genaro y Lucio comienzan a actuar, se recurre a los grupos paramilitares formados por los guardias blancas de los caciques, e inician las incursiones violentas en las poblaciones serranas”[1]

“Fue en la segunda campaña cuando se da un viraje radical en las misiones del ejército, a las que acompañan fuerzas paramilitares. Esto ocurre aproximadamente en los años de 1968-1969. De ahora en adelante no sólo se buscaría el enfrentamiento directo con los grupos alzados, sino que iba a tener lugar el más brutal de los procedimientos de persecución, esto es, copar pueblos, catear las casas de los campesinos en medio de una verdadera “cacería de brujas” las detenciones injustificadas, las torturas y desapariciones de hombres y mujeres empezó a adquirir carácter de rutina. Sin parar mientes en la forma y método de persecución, el gobierno no tuvo empacho en usar grupos de gavilleros para que cooperaran con la judicial y el ejército en todas las maniobras a partir de la segunda campañaantiguerrillera”[2].

El “verano de 1973 se ajustan mandos de primer nivel en el ejército. Se consolida al general de brigada Alberto Sánchez López (participante de la operación Galeana de la matanza de 1968 en Tlatelolco) como jefe del Estado Mayor, “máximo órgano técnico operativo” de la Secretaría de la Defensa Nacional, se designa al coronel Jaime Contreras Guerrero (graduado del Colegio Interamericano de Defensa en Estados Unidos) responsable de inteligencia militar y al teniente coronel Mario Renán Castillo Fernández (con estudios en Fort Bragg, Carolina del Norte) responsables de operaciones del Estado Mayor. En Guerrero, se nombra comandante de la 35ª. Zona Militar con sede en Chilpancingo al general brigadier Eliseo Jiménez Ruiz, quien va asistido del teniente coronel Enrique Cervantes Aguirre como su jefe del Estado Mayor; en la 27ª. Zona Militar con sede en Acapulco, es apostado el general Salvador Rangel Medina. Los dos últimos generales son los responsables de echar a andar la Operación Luciérnaga que buscará apretar el cerco a la guerrilla

La persistencia de los guerrerenses alzados es enorme, Genaro y Lucio son los personajes visibles en esta rebelión, sin embargo el sustento de las guerrillas esta sobre todo en su profunda raíz comunitaria, eso lo de muestra el número de campañas militares lanzadas en su contra que son rechazadas a la vez, además del constante cambio en los mandos militares:

“Los mandos castrenses son ajustados. El general Eliseo Jiménez Ruiz es trasladado de la comandancia de Chilpancingo a la de Acapulco, y así se convierte en el octavo jefe del ejército de la región desde que Lucio se internara en la sierra en 1969. El operativo castrense de liberación de Figueroa, denominado “Fuerza de Tarea Atoyac”, queda a cargo del teniente Juan López Ortiz, que había sido entrenado en armas de Infantería y Tácticas de Infantería en la Escuela del Caribe del Ejército de Estados Unidos. A partir del surgimiento de los grupos armados en 1970 el gobierno había enviado a dieciséis militares mexicanos al país del norte para ser adiestrados en algunas de sus especialidades: contrainsurgencia, defensa interna, inteligencia militar, guerra irregular, contrainsurreción.”[3]

La suerte de los pueblos rebeldes de Guerrero y la historia de la región de Copala se remonta a la década de 1970 en que la comenzó a fluir la inversión estatal y privada a la región en obras públicas.

“Los programas gubernamentales sirvieron más como mecanismos de contención de la violencia que como ejes de desarrollo de las comunidades. Eso tiene una explicación, al gobierno le preocupaba que el odio generado en la región, especialmente contra el ejército mexicano después del bombardeo del barrio de Cruz Chiquita, se uniera a las demandas de los movimientos político-militares del estado de Guerrero, principalmente los del Partido de los Pobres y su Brigada de Ajusticiamiento dirigidos por Lucio Cabañas y el de la Asociación Cívica Nacional Revolucionaria lidereada por Genaro Vásquez Rojas.”

Mientras tanto la sierra de Guerrero arde, la ofensiva contrainsurgente del ejército mexicano arrasa con comunidades enteras, tanques, aviones y helicópteros desplazan a miles de soldados para cercar a los guerrilleros, militares y guardias blancas paramilitares acosan y asesinan a la población civil indefensa, cientos de campesinos, hombres y mujeres son desaparecidos, otros más son hechos prisioneros, la brutalidad no termina ni siquiera cuando Genaro Vásquez y Lucio Cabañas ya han sido asesinados.

Guerrero, Oaxaca y Chiapas, tienen vínculos inquebrantables, de raíz por su mayoría indígena y que enlazan su historia de resistencia, unidos por la miseria y la explotación de un sistema que impone la muerte a quien se atreve a desafiarlo, unidos también en la rebeldía están ligados de la misma manera en la represión.

Eliseo Jiménez Ruiz General del ejército mexicano, jefe de las operaciones contrainsurgentes para abatir a Lucio Cabañas, recibe como premio a sus “servicios patrióticos” la gubernatura de Oaxaca.

Mario Renan Castillo teniente coronel que en 1973 combatió la guerrilla guerrerense, en 1994 es General y está al mando de las operaciones contra el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y Enrique Cervantes Aguirre jefe del estado mayor de Eliseo Jiménez Ruiz; estará en 1994 al mando de la Secretaría de la Defensa Nacional, cuando el ejército federal ocupa Chiapas para intentar acabar con el EZLN.

Tras usar paramilitares como estrategia contra los insurgentes guerrerenses, cuando en la región de Copala se encontraba en conflicto a petición de pistoleros priistas que solicitaron la instalación de una partida militar. Eliseo Jiménez responde al llamado usando como pretexto el detener la violencia en la región.

En una de las tantas embestidas del Estado sobre la organización popular de base en la región triqui, que se dio al finalizar el año 1976, al realizarse la elección de autoridades y que terminó en un tiroteo iniciado por los pistoleros del Partido Revolucionario Institucional (PRI), provocando zozobra en la zona

“El gobierno no tuvo mejor pretexto para militarizar la región y el 31 de julio de 1978 cuando ya el gobernador Manuel Zarate Aquino había sido destituido y su lugar lo ocupaba Eliseo Jiménez Ruiz el militar que asesinó a Lucio Cabañas- se instaló una partida militar permanente en San Juan Copala"[4]. Durante el cerco contra el Municipio Autónomo de San Juan Copala, el antiguo cuartel de esta partida militar ahora abandonado, fue una de las principales posiciones que tomaron los paramilitares para acosar día y noche a la población de Copala.

Los Halcones

Tras la Masacre de estudiantes en Tlatelolco, el 2 de octubre de 1968 las manifestaciones estudiantiles desaparecen del escenario de la ciudad de México, el “escarmiento” oficial contra la juventud rebelde aparentemente ha sido efectivo, mientras el gobierno federal a la par que combate a varias guerrillas y ataca movimientos populares pacíficos ofrece “apertura democrática”, ofrecimiento de Luis Echeverría Álvarez, antes Secretario de Gobernación responsable directo de la Masacre de Tlatelolco.

En junio de 1971, Echeverría hace añicos su promesa de brindar “apertura democrática”, pues mientras en Guerrero se registran las primeras desapariciones forzadas, el día 10 es reprimida la primera marcha estudiantil que sale a las calles de la capital tras los hechos sangrientos de 1968. La marcha en apoyo a las demandas de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) es interrumpida por un nutrido grupo paramilitar conocido como los Halcones, con saldo indeterminado de muertos y heridos.”[5]

La existencia de este grupo se remonta a los últimos años del gobierno de Díaz Ordaz, en que se mantenían como golpeadores e infiltrados dentro del movimiento estudiantil al ser en su mayoría jóvenes en edad escolar.

Varios de los integrantes que formarían el grupo paramilitar “los Halcones” fueron dándose de alta en los Servicios Especiales del Departamento del Distrito Federal, así mismo fueron convocados ex miembros del Ejército federal, en particular de la sección de fusileros paracaidistas.

El ex coronel Manuel Díaz Escobar, fallecido en el Hospital Central Militar ya como general en retiro el 10 de septiembre de 2008, fue señalado como uno de los principales responsables de la Masacre de Tlatelolco y de la creación de los Halcones, de 1955 a 1971 estuvo bajo las órdenes del general Alfonso Corona del Rosal. En octubre de 1966 fue nombrado subdirector de Servicios Generales del DDF.

El 10 de junio de 1971, Jueves de Corpus, los Halcones hacen su brutal aparición atacando a la altura de la Calzada México-Tacuba una marcha que exigía la libertad de los presos políticos, la derogación de la Ley Orgánica de la Universidad Autónoma de Nuevo León y la desaparición de los grupos porriles al interior de los planteles de educación media y superior, el ataque se realizó utilizando armas de fuego.

“El 14 de enero de 1972, la Dirección Federal de Seguridad tomó declaración a un halcón, quien narró que Díaz Escobar era el jefe máximo del grupo; que había seleccionado a los 40 mandos para ser capacitados en Francia, Estados Unidos, Inglaterra y Japón, todos ellos ex militares y específicamente ex integrantes de la Brigada de Fusileros Paracaidistas, grupo de donde surgió el general José Hernández Toledo, mando militar el 2 de octubre en Tlatelolco, y también Manuel Díaz Escobar, El Zorro Plateado o El Maestro.”

“Asimismo, que los “pilares” de los halcones eran militares provenientes de la Brigada de Fusileros Paracaidistas, como Víctor Manuel Flores Reyes, Rafael Delgado Reyes, Sergio San Martín Arrieta, Mario Efraín Ponce Sibaja y Candelario Madera Paz. Todos se convirtieron en instructores del grupo y posteriormente en delincuentes, que al no tener ingresos comenzaron a robar, ya que su último pago lo recibieron el 11 de junio, día en que su jefe les ordenó desmantelar todos los campos de entrenamiento y desaparecer del Distrito Federal.”

Consecuencia de las masacres del 2 de octubre de 1968 y de la del 10 de junio de 1971, el movimiento estudiantil se radicaliza, surgen varios grupos armados, ante ello el gobierno responde con la militarización en diferentes partes del país y con la creación de un grupo especializada para “neutralizar” a los alzados, la Brigada Blanca.

Tlacochahuaya refugio de un ex Halcón

“Varios de los halcones, como algunos de los mencionados anteriormente, fueron detenidos tras robar algún banco o comercio, y relataron, entre 1972 y 1975, su participación en el grupo, en la matanza del 10 de junio y cómo las órdenes provenían desde los más altos mandos del Departamento del Distrito Federal por conducto de Díaz Escobar, y que éste había llegado a ese cargo por orden de Luis Echeverría, desde que fungía como secretario de Gobernación.”[6] Sin embargo las relaciones de represión ligan nuevamente a Oaxaca, uno de los ex integrantes de este grupo paramilitar permanece refugiado en la población de Tlacochahuaya.

La Brigada Blanca

En junio de 1976, alrededor de dos centenares de elementos del ejército mexicano (policía militar federal y policía judicial militar), de la Dirección Federal de Seguridad, la Procuraduría General de la República, la Procuraduría del Distrito Federal, la Dirección General de Policía y Tránsito del Departamento del Distrito Federal y de la Procuraduría General del Estado de México son integrados para conformar la Brigada Especial Antiguerrillera (BEA) con sede en el Campo Militar Número Uno. Las instalaciones del Segundo Batallón de Policía se destinan como centros de detención.

“Según los reportes oficiales, aunque la Brigada Blanca se formó en 1972 y operó en Guerrero, Sinaloa, Chihuahua, Nuevo León, Jalisco, Puebla y Morelos, fue hasta junio de 1976 cuando el gobierno de Luis Echeverría decidió que se integrara un grupo especial que actuara en la ciudad de México, y en el que los mandos estaban en manos del coronel Francisco Quiroz Hermosillo, el capitán Luis de la Barreda Moreno y Miguel Nazar Haro,”[7] este último hombre de confianza en México de la Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en ingles).

“El 11 de mayo de 1998, Quirós Hermosillo, quien fue ayudante del ex secretario de la Defensa general Marcelino García Barragán y recibió cursos sobre seguridad en Corea del Sur e Israel (del Mossad), reconoció haber sido comandante operativo de la Brigada Blanca hasta su promoción como jefe del Estado Mayor de la 34 Zona Militar, con sede en Chetumal. A su vez, Acosta Chaparro declaró el 3 de mayo de 2000 que en 1970 el entonces secretario de la Defensa Hermenegildo Cuenca Díaz lo envió como asesor a la DFS, tras recibir adiestramiento del Pentágono sobre "subversión" y "contraguerrilla" (fue entrenado en paracaidismo en Fort Benning, Georgia, y recibió un curso de Fuerzas Especiales, los famosos Boinas Verdes, en Fort Bragg, Carolina del Norte).”[8]

Así inicia operaciones uno de los grupos paramilitares más sangrientos de la historia de México, operando fuera de los marcos legales, amparados en la impunidad de un régimen autoritario, se convierten en uno de los instrumentos de represión más socorridos en la lucha contra la “subversión”, realizan una persecución encarnizada de sus objetivos, para después realizar torturas sistemáticas, asesinando y realizando desapariciones forzadas, teniendo derecho a un botín de guerra.

Por mencionar un caso, se encuentra la desaparición de Juan Chávez Hoyos estudiante del Colegio de Ciencias y Humanidades, quien participaba del movimiento de las Casas de Estudiantes, tenía 20 años de edad cuando el 8 de septiembre de 1978 en México DF fue detenido en la Avenida de los 100 metros, por agentes enviados por la Dirección Federal de Seguridad (DFS) en las cercanías de la Casa del Estudiante de Puebla, “fue llevado al Campo Militar Número 1 en donde lo vieron en perfecto estado de salud en agosto de 1979, Armando y Laura Gaytán Saldívar, Bertha Alicia López García, Elda Nevarez Flores, Domingo Estrada Ramírez, Humberto Zazueta Aguilar y Rufino Guzmán González; quienes compartieron con él la prisión clandestina en el Campo Militar número 1 y que al ser liberados dieron al Comité ¡Eureka! su testimonio por escrito”[9].

En la Brigada Blanca había “tres grupos de localización y neutralización de artefactos explosivos, compuestos cada uno de cinco elementos y un vehículo.

“Cada grupo de acción integrado por 10 elementos con armamento especializado.

“Grupos de interrogadores compuestos por cuatro elementos especializados.

“Grupo aéreo, operará dos helicópteros de la Dirección General de Policía y Tránsito que funcionarán uno en el aire y el otro en alerta terrestre, durante horas de visibilidad.”

El entrenamiento que recibieron fue especializado, lo demuestra el caso de tortura sobre una mujer detenida en los calabozos de Tlaxcoaque pertenecientes a la Dirección Federal de Seguridad, tras ser capturada en un asalto frustrado a una Central de Choferes del PRI “la sesión se ejecuta bajo asesoría de dos hombres con acento sudamericano ante un grupo de jefes policiacos y agentes. Ellos son adiestrados con su cuerpo indefenso.”

Relata: “Yo escuchaba esas dos voces sudamericanas que les decían a ellos donde aplicarme los choques eléctricos y golpearme para que me doliera más”. Este dato no es intrascendente, recordemos que en esa época los militares de la región habían impuesto por la fuerza de las armas sangrientas dictaduras, tras haber recibido el mismo entrenamiento de sus “colegas” franceses y norteamericanos.

Tras resistir esa tortura se le aplica otra provenida de las tropas nazis en contra de las mujeres judías. En esta “sesión” se encuentra “presente el núcleo duro que posteriormente creará el grupo antiguerrilla conocido como la Brigada Blanca.”[10]

Si estos jefes policiaco-militares no hubieran participado en la Brigada Blanca otros lo hubieran hecho en su lugar. Ellos fueron sencillamente operadores de una política de Estado auspiciada –humana y materialmente- por Echeverría, y luego por su sucesor, López Portillo. La existencia de este grupo paramilitar –de carácter anticonstitucional-, que actuara impunemente durante seis años, será negada una y otra vez por ambos gobiernos.”

Contrainsurgencia en Chiapas

En la década de 1980, el gobierno se declara triunfante en la guerra contra la subversión, decenas de grupos han sido “neutralizados”, los aparatos públicos y oficiales de represión junto a la Brigada Blanca han logrado su objetivo, al menos así se percibe por algunos años, hasta que el 1 de enero de 1994, desde las entrañas de la selva de Chiapas los indios con las armas en la mano vuelven a declararle la guerra al poder dominante.

Antiguos agentes antisubversivos son convocados a conjurar este nuevo levantamiento, entre ellos Mario Renán Castillo Fernández “Notable egresado de la Escuela de Guerra Especial en Fort Bragg Estados Unidos, comandante de la 7 Región Militar en Chiapas entre noviembre de 1994 y noviembre de 1997”[11]. A Renán Castillo se le han comprobado responsabilidades directas en el adiestramiento, financiamiento y promoción de grupos paramilitares como Paz y Justicia.

Mientras que Miguel Nazar Haro, Francisco Quirós Hermosillo y Mario Acosta Chaparro; “fueron llamados a formar parte de la anticonstitucional Coordinación de Seguridad Pública de la Nación, creada por Carlos Salinas de Gortari mediante decreto presidencial el 26 de abril de 1994.”[12]

Aquí se enlaza toda la historia antes relatada, militares mexicanos entrenados en la Escuela de las Américas, ahora con grados de alto rango, fogueados décadas antes en la guerra contra los pueblos de Guerrero y guerrillas de diversas partes del país, en el “combate contra las fuerzas de la subversión” ya fueran armadas o pacíficas; la llamada Guerra Sucia, aplican las enseñanzas trasmitidas desde la Doctrina francesa, el enemigo interno y la contrainsurgencia norteamericana; generando grupos paramilitares al estilo de Renán Castillo combinados con la brutalidad de la fuerza militar oficial, como en el caso de Juan López Ortiz, los crimines del pasado y del presente se encuentran en estos tiempos ejecutados por los mismos verdugos y continúan hasta el momento amparados en la impunidad.

Como lo muestra una organización dedicada a extinguir la Escuela de las Américas: “SOAW informa que cada vez hay más militares mexicanos adiestrados en la escuela, y de hecho hubo un gran cambio después del levantamiento zapatista. En los primeros 49 años de la escuela, México sólo envió 766 militares, pero a partir de 1996 el número se incrementó (33 en 1997; mil 177 en 1998, cerca de 700 en 1999). Afirma que por lo menos 18 oficiales de alto rango involucrados en acciones contra civiles en Chiapas, Guerrero y Oaxaca son egresados de la escuela, incluido Juan López Ortiz, quien estuvo al mando de tropas en la matanza en Ocosingo, en 1994”.

Cabe mencionar que la creación de los grupos paramilitares se inscribe dentro de las grandes estrategias de contrainsurgencia del Estado Mexicano, como el Plan de Campaña Chiapas 1994 y que son llevadas a cabo de acuerdo a ciertos lineamientos contenidos en documentos como el Manual de guerra irregular. Operaciones de contraguerrilla o restauración de orden publicado por la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA).[13]

Parte de los elementos estratégicos importantes, localizados en dicho documento son los siguientes:

531. Las operaciones de contraguerrilla forman parte de las medidas de seguridad que adopta un comandante de teatro de operaciones en su zona de retaguardia, para evitar que las operaciones regulares sufran interferencias ocasionadas par la acción de bandas de traidores y enemigos, para lo cual el comandante de un teatro de operaciones, deberá emplear a todos los elementos organizados y aun a la población civil para localizar, hostigar y destruir a las fuerzas adversarias.

534. Las fuerzas armadas llegado el caso podrán ser utilizadas para restaurar el orden, ya sea en forma independiente o en coordinación con elementos de otras fuerzas publicas. De cualquier forma, tendrán que conducir una o varias de las operaciones siguientes. A. De formación. B. Psicológicas, C. Asuntos civiles. D. Control de la población civil y los recursos. E. Operaciones tácticas de restauración del orden. F. Ayuda a la población civil.

La filosofía en el teatro de operaciones es la siguiente:

547. Cuando Mao afirma que "El pueblo es a la guerrilla como el agua al pez", indudablemente que dijo una verdad de Validez Perdurable, pues ya hemos visto que las guerrillas crecen y se fortalecen del apoyo de la población civil, pero volviendo al ejemplo de Mao, al pez se le puede hacer imposible la vida en el agua, agitándola, introduciendo elementos perjudiciales a subsistencia, o peces mas bravos que lo ataquen, lo persigan y lo obliguen a desaparecer o a correr el riesgo de ser comido por estos peces voraces y agresivos que no son otra cosa que los contraguerrilleros.

El punto que describe el proceso de militarización del conflicto es finalmente reconocido cuando menciona que:

553. Como puede apreciarse, (las operaciones para controlar a la población civil) no es una operación militar clásica, por lo que puede ser conducida por personal civil o militarizado, aunque dirigido, asesorado y, coordinado por el comandante militar del área, mientras que las operaciones tácticas de contraguerrilla son conducidas por unidades militares y militarizadas.

555. Las acciones de la guerrilla apoyan a la fuerza invasora causando desorganización, confusión y hostigamiento, estas acciones pueden ser conducidas empleando fuerzas convencionales o irregulares, utilizando tácticas de guerra irregular.

De acuerdo con un testimonio obtenido por el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (CDHFBC), un testigo identificado como PyJ que dijo haber participado por lo menos tres veces en reuniones entre los dirigentes de Paz y Justicia y el general, confirmó lo que era ya una realidad: la participación activa y estratégica de Renán en la preparación de la lucha constrainsurgente.

Dicho testigo mencionó que Castillo Fernandez les decia que no les diéramos chance a los de Abu xú (organización identificada más con los zapatistas), que eran cabrones, que no se qué, que les iba a quitar la tierra…

Tambien identificó a otros altos mandos del Ejército Mexicano destacamentados en Ocosingo (39 Zona Militar) y San Cristóbal de las Casas (31 Zona Militar) que tuvieron relación con Paz y Justicia, los cuales los conminaban a terminar con los zapatistas: Nada más nos decían que acabarnos (acabarlos), que no nos dejáramos que nos acabaran ellos (…) además el testimonio dio cuenta de cómo la población era obligada a apoyar monetariamente a la organización para la compra de armas:

Los mataban, los encerraban primeramente, más que nada, castigados, golpeados, ahí en su cárcel de Miguel Alemán, tanto en Tsaquil, tanto en Nuevo Limar, Masojá Chico, que tienen cárcel (...) No había perdón para nada, si no hacías eso, simplemente te iban a emboscar, ya sea, pero no, te iban inculpar a los de Abu xú, así hacían antes, todos los problemas que así, así lo hacían.[14]

En relación al Grupo paramilitar Paz y Justicia, hay que agregar, que se trata de una de las columnas paramilitares mejor entrenadas y numerosas en Chiapas – que no la única[15]- la cual se dedicó a sembrar el terror en la Zona Norte del Estado, por medio de practicas como el desplazamiento forzado de nucleos poblacionales, torturas, desapariciones, ejecuciones, hostigamientos violaciones sexuales. Parte de su forma de operar consistió en: sembrar retenes armados y controlar caminos; credencializar comunidades para "autorizar" el libre tránsito; Instalación de mesas de ajusticiamiento, prohibir el ingreso de catequistas y sacerdotes a municipios enteros. De acuerdo al documento Chiapas. La Guerra en Curso, estas acciones violentas provocaron, de febrero de 1995 a octubre de 1997, un saldo estimado de: 40 asesinatos de simpatizantes zapatistas, 4 mil 112 desplazados en la zona Norte de la Selva, 23 simpatizantes zapatistas presos, 21 secuestros y 17 heridos.[16]

Bajo el auspicio priísta gubernamental, Paz y Justicia se convirtió en uno de los bastiones más sanguinarios de la estrategia contrainsurgente en Chiapas. Prueba de ello es que el 4 de julio de 1997, el entonces gobernador Julio César Ruiz Ferro firmó un convenio con Paz y Justicia, en el que se comprometió a otorgar a este grupo un total de 4 millones 600 mil pesos con objeto de "apoyar y fomentar la actividad agroproductiva", convenio que signó como “testigo de honor”, el general Mario Renán Castillo. Se cuenta que los paramilitares de Paz y Justicia recibían apoyo y entrenamiento de los Cuerpos de Seguridad Pública y Ejército Nacional Mexicano, también recibían auxilio por parte de las policías estatal y municipal, además de actuar en completa impunidad, al saberse protegidos por Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

Entre los principales nombres que el Centro Prodh registra como patrocinadores de está guerra a:

Samuel Sánchez Sánchez, diputado del PRI por el VIII distrito (Yajalón), líder de Socama; fundador, vocero,"coronel y general" de Paz y Justicia. Marcos Albino Torres López, ex militar de Masojá Grande, en Tila; primer regidor de este municipio; señalado como quien proporciona entrenamiento al grupo Paz y Justicia. Wulfrano Martínez, de El Crucero (Tila), señalado como quien controla al grupo paramilitar.[17]

Como era de esperarse el general Mario Renán salió a desmentir la participación del ejército en la formación de grupos armados: En Chiapas no existen los grupos paramilitares, como afirman los defensores de derechos humanos; lo que hay son grupos de civiles que están o estuvieron armados por los conflictos intercomunitarios que se dieron a partir del estallamiento del conflicto en 1994[18]. Sin embargo esto contrasta con el homenaje realizado por Desarrollo, Paz y Justicia en noviembre de 1997, al general Renán Castillo al trasladarse de región militar, en agradecimiento por los servicios prestados, entregándosele una distinción al respecto.

Otros, como el entonces precandidato a la presidencia Felipe Calderón, quien formó parte de aquella legislatura que planteó la contrareforma indígena y que se ha mostrado como un fiel opositor a los procesos de autonomía, por considerarlos fuera de la legalidad, expresó sus dudas: aunque se me hace muy difícil de creer, debe investigarse.[19]


[1] La respuesta militar, México Armado Laura Castellanos

[2] La Guerrilla de Genaro y Lucio. Análisis y resultados. Baloy Mayo.

[3] El cuarto informe México Armado, Laura Castellanos

[4] San Juan Copala: Dominación política y resistencia popular. De las rebeliones de Hilarión a la formación del Municipio Autónomo. Francisco López Bárcenas,

[5] México Armado Laura Castellanos

[6] El halconazo, historia de represión, cinismo y mentiras se mantiene impune. Gustavo Castillo García. La jornada 9 de junio de 2008

[7] El gobierno creó en 1976 brigada especial para “aplastar” a guerrilleros en el Valle de México. Gustavo Castillo García. La jornada 7 de julio de 2008

[8] Miguel Nazar Haro, la guerra sucia y la obediencia debida, Carlos Fazio, La jornada 28 de febrero de 2004

[9] Juan Chávez Hoyos Biografía. H.I.J.O.S

[10] México Armado, Laura Castellanos. entrevista bajo condición de anonimato, ciudad de México noviembre de 2001

[11] Darrin Wood La conexión de EU con la Guerra Sucia La jornada 2 de noviembre de 2002

[12] “Sólo obedecía órdenes”, escudo en el que se parapeta Miguel Nazar Haro, Carlos Fazio, La jornada, 29 de febrero de 2004

[13] Manual de guerra irregular. Operaciones de contraguerrilla o restauración de orden, SEDENA, México, 1995

[14] El Ejército organizó y apoyó a bandas para aislar al EZLN, La Jornada 9 de Febrero de 2005.

[15] Como consta en un documento del Centro Prodh, en Chiapas se desarrollaron varios grupos paramilitares además de Paz y Justicia, entre los que destacan: 1) Primera Fuerza, grupo armado priísta, al que se le atribuye el asesinato, el 19 de agosto de 1996, de seis jóvenes en San Pedro Chenalhó, a quienes, al grito de “son zapatistas”, se les arrojó vivos de la cima del cerro Chixiltón, a una grieta de 100 metros de profundidad; 2) Máscara Roja, grupo organizado en comandos, que empleó armas de uso exclusivo del Ejército, los cuales, bajo la consigna “Vamos a terminar con la semilla zapatista”.. perpetró la masacre de Acteal, el 22 de diciembre de 1997. Además de torturar a 13 indígenas zapatistas, el 19 de septiembre de 1997, quemar 60 viviendas en Miguel Utrilla y Puebla, municipio de Chenalhó, acribillar el 21 de septiembre de 1997, a los indígenas tzotziles Mariano Vázquez Jiménez, de Polhó, y Joaquín Vázquez Pérez, de Los Chorros, en Chenalhó, entre otras acciones. 3) Los Chinchulines, grupo que contaba con cerca de 250 integrantes organizados en comandos, que empleaban armas de uso exclusivo del Ejército y uniformes de Seguridad Pública. Este grupo es responsable de asesinar, herir, quemar y robar posesiones de poblaciones indígenas en los municipios de Chilón, Yajalón, Ocosingo, Venustiano Carranza, además de provocar el desplazamiento de casi 1500 personas entre indígenas y mestizos de Bachajón. 4) Movimiento Indígena Revolucionario Antizapatista (MIRA), grupo paramilitar priísta al que se le atribuyen hechos violentos en Los Altos, Selva Lacandona, Las Cañadas y norte de La Selva. Este grupo es responsable de la desaparición el 22 de mayo de 1997 del maestro Emilio López Gómez, en Las Margaritas. El 13 de diciembre de 1997 secuestran a otro profesor, Rodolfo Gómez López, de la comunidad Francisco I. Madero, municipio de Las Margaritas. Luego de la matanza de Acteal, aparecieron el 5 de enero de 1998, escritos anónimos en Oxchuc en los que se advertía de acciones violentas en contra de indígenas simpatizantes zapatistas y de la sociedad civil en los municipios de Oxchuc, Sitalá y Ocosingo. Amenazaban con “poner en acción por primera vez sus armas”. Ibíd. pp. 22-31

[16] Chiapas. La guerra en curso. Centro de Derechos Humanos "Miguel Agustín Pro Juárez", A.C.México, Febrero de 1998 pp. 86

[17] Ibídem. p.28

[18] Descartó Renán Castillo en 2000 la existencia de bandas contrainsurgentes, La Jornada 10 de Febrero de 2005

[19] Protegerá México al ex comandante de Paz y Justicia, La Jornada 10 de Febrero de 2005