5/12/17

La justicia española sale (mal) retratada en la prensa internacional


Antoni Maria Piqué / El Nacional 05/12/2017
Foto: Mallet

La noticia de la campaña este martes no viene de algún acto político local, sino de Madrid y Bruselas: el juez del Tribunal Supremo español, Pablo Llarena, ha retirado la euroorden de detención del presidente Puigdemont y los cuatro consellers que lo acompañan en Bélgica. La repercusión ha sido internacional, más específicamente europea. Para hacerla corta, el enfoque de los medios internacionales es que a Llarena le asustaba recibir un revolcón en los tribunales belgas que avalara al campo indepe, que considera las actuaciones judiciales del Supremo un proceso fuera de proporción, guiadas por criterios más políticos que jurídicos. La justicia española no sale muy bien retratada.

"Absurda e incomprensible", dice de la decisión de Llarena una fuente judicial belga a Le Monde. El diario francés, que desde el 10-O habla del conflicto catalán con un deje de aspereza por la causa indepe, va más allá. "Madrid temía que los demandantes pudieran apelar al Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) si el juez belga aceptaba la euroorden" i los extraditaba, explica. La actitud decidida de los abogados de Puigdemont de ampararse en todos los recursos posibles "habría frenado bastante el procedimiento en España" porque abría la puerta a que la más alta institución judicial europea debatiera "las acusaciones formuladas por Madrid".

El riesgo era que el juez belga planteara al TJUE una cuestión prejudicial sobre la interpretación de la euroorden y el derecho de asilo en este caso concreto y que el TJUE "desautorizara a las autoridades españolas", además de situar el caso justo en medio de las instituciones de la UE, que hasta ahora hacen como que llueve. Lo había adelantado Auke Willems, ayudante de la Escuela de Derecho de la London School of Economics. Además, la ruta judicial belga ponía a la misma Bélgica y a la UE en un enredo político interno de categoría, como explica Sibel Top, de la Universidad Vrije de Brussel·les.

El Monde añade que Llarena quería evitar la más que probable decisión de la justicia belga de no mantener todos los cargos que pesan sobre los líderes independentistas en el exilio, cosa que dejaría a los consellers encarcelados en Madrid —sobre los que pesan las mismas acusaciones— en desventaja penal sobre los que se marcharon y rompería la unidad del proceso.

¡Ya lo había dicho!

En línea parecida se ha manifestado Jean Quatremer, el veterano corresponsal del diario Libération en Bruselas y pope del periodismo europeo, que no está para historias en su cuenta de Twitter:

De manera parecida ha reaccionado el corresponsal Madrid de The New York Times, que se sorprende en un tuit: "Cuando el fiscal general [José Manuel] Maza empezó a perseguir separatistas catalanes, ¿quién habría imaginado que los procedimientos judiciales españoles se enredarían tanto? Y cancelar la euroorden de Puigdemont no es para nada el final de esta confusa historia judicial..."

El Financial Times pone en contexto la decisión del Supremo. "Surge en medio de la creciente preocupación en España por que la extradición en los tribunales de Bélgica podría imponer restricciones a los cargos que Puigdemont y los cuatro consellers enfrentarían" [en España]. "No hay ningún delito equivalente a la rebelión en la ley belga", sigue el diario económico británico, "de manera que si los cinco son extraditados con un cargo menor, los tribunales españoles tendrían que juzgarlos sólo por este delito menor".

Explicaciones italianas

Los medios italianos, que siguen muy de cerca el conflicto catalán, destacan el hecho de que la anulación de la euroorden no cancela la orden de detención española. Así lo hacen el diario liberal Corriere della Sera y la televisión pública RAI.

El diario progre La Repubblica, en cambio, añade detalle. "[Llarena] quiere evitar que la justicia belga pueda decidir los delitos por los cuales [Puigdemont] sería juzgado en España. Un ejemplo: el juez de Bruselas podría decidir la extradición sólo por un delito de prevaricación y eso anularía los de sedición y rebelión, cosa que impediría a la justicia española procesarlo por estos delitos," dice. La retirada de la euroorden "complica la estrategia de Puigdemont y los otros cuatro consellers, que esperaban volver a España extraditados pero con la restricción judicial de responder por faltas menores respecto a aquellas más pesadas de que los acusa la justicia española".

Il Fatto Quotidiano, referente de la izquierda poscomunista italiana, considera "contradictorias" las decisiones de Llarena respecto a los consellers encarcelados y los exiliados. También recuerda que el motivo de mantener encarcelados a Junqueras, Forn y los Jordis (evitar otra "explosión de violencia") "es controvertido para el frente secesionista y para más de 100 constitucionalistas españoles, que subrayan que todas las manifestaciones independentistas siempre han sido pacíficas".

Decisión sorprendente

El despacho de la agencia norteamericana Associated Press, que han reproducido diarios como The Washington Post o Los Angeles Times, explica los motivos de la "sorprendente decisión" de Llarena. El primero, que las euroórdenes individuales ya no sirven porque los delitos de que se acusa a los miembros del Gobierno los cometieron como organización y no individualmente. El segundo, que los exiliados en Bruselas han manifestado intención de retornar a España por el hecho de que son candidatos a las elecciones del 21-D. Justamente eso es lo que considera "absurdo e incomprensible" la fuente de Le Monde.

También habla de "decisión sorprendente" la revista Le Nouvel Observateur, uno de los referentes de la izquierda francesa.

La BBC explica que mantener las euroórdenes "complicaría la instrucción en España" y que "retirarlas permite en España hacerse con el control total de la instrucción". Control total, sin el riesgo de que la justicia belga tumbe la instrucción tal como la configuró la jueza de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, que es como la aceptó Pablo Llarena al llevársela en el Supremo. Así informa también la televisión norteamericana CNN.

Buenas noticias

Se hacen eco de la cosa, más fríamente, otros diarios europeos. En Portugal tanto el conservador Diàrio de Notícias como el progre Público. También el influyente digital europeo Politico, el austríaco Die Presse ("El Tribunal Supremo de España retira la orden de detención europea de Puigdemont", dice su titular) y los alemanes, algunos de los cuales utilizan "Puigdemont" en los titulares como quien habla de alguien ya bien conocido. Por ejemplo los semanarios Die Zeit y Der Spiegel o el diario popular Bild.

Süddeutsche Zeitung, el gran diario liberal de Munich, también destaca el miedo al riesgo de desautorización de la justicia española detrás de la decisión de Llarena. "Si el tribunal belga no hubiera decidido a favor del poder judicial español, podía haber provocado complicaciones legales", dice. Para el más conservador Frankfürter Allgemeine Zeitung, "la campaña [electoral] en Catalunya ha empezado con buenas noticias para los separatistas".

Mientras estos diarios hablan de expresidente y exministros, la radio pública alemana no tiene ningún problema para hablar de "gobierno en el exilio" para referirse a Puigdemont y a los consellers en Bruselas:
-.-

Colas kilométricas en la frontera francesa por la manifestación en Bruselas


El Nacional 05/12/2017
Foto: ACN

La convocatoria Omplim Bruselas del próximo jueves 7 de diciembre ha generado tanta movilización que ha provocado colas importantes en la Jonquera, que han llegado a ser de ocho kilómetros. La retención empezaba al punto fronterizo y llegaba hasta bien cerca de la Jonquera. Según ha informado el Servei Català de Trànsit, las retenciones han empezado entre las cinco y las seis de la tarde y se han prolongado a lo largo de toda la tarde y noche: de hecho, a las diez y media de la noche la cola era todavía de cinco kilómetros.

En las redes sociales, como es habitual, los usuarios han explicado cómo estaban viviendo la experiencia.




Desde el Servei Català de Trànsit han apuntado que las retenciones también tienen origen en unas obras de la autopista ya en territorio francés. Las obras, junto con una gran afluencia de coches, ha provocado las colas.


Información relacionada:

Puigdemont, a los manifestantes de Bruselas: "Os esperamos con los brazos abiertos"

El presidente catalán, Carles Puigdemont, ha querido enviar un mensaje a todos aquellos catalanes que se están dirigiendo entre este martes y miércoles hacia Bruselas para asistir a la manifestación organizada por el ANC y Òmnium.

"Os esperamos con los brazos abiertos", invita el presidente en un mensaje de audio, que asegura que él y los consellers en el exilio necesitan "el apoyo y el calor" de los manifestantes. "Nos llenaréis el corazón de alegría", insiste.

Puigdemont también aprovecha para recordar que el color amarillo no está prohibido en Bruselas y anima a los manifestantes a llevar prendas de ropa de este color. "Muchos ánimos, coraje y adelante", sentencia.


Más información:

Centenares de catalanes llenan la Grand Place de Bruselas

Centenares de catalanes han proferido gritos como 'libertad' o 'independencia' este martes por la noche en la Grand Place de Bruselas, dos días antes de la manifestación a favor del president Carles Puigdemont y del resto de su Govern.

Puigdemont y cuatro de los consellers que formaban su equipo están en Bruselas para evitar la acción de la justicia española, que ha llevado a la prisión de manera preventiva ocho consellers más y los líderes de la sociedad civil Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. Estos dos últimos y dos de los representantes políticos, el vicepresident Oriol Junqueras y el conseller Joaquim Forn, continúan privados de libertad.


La aplicación del artículo 155 y el encarcelamiento o el traslado a Bélgica del Govern motivó que la ANC y Òmnium Cultural convocaran la manifestación 'Omplim Bruselas' para el próximo 7 de diciembre. Centenares de personas han empezado a llegar ya a la capital belga, y muchas de estas han asistido al espectáculo de luces de la Grand Place donde han organizado de manera espontánea la reivindicación con llamamientos a la libertad o de independencia.

-.-

Más de un centenar de ataques en dos meses a las libertades de información y expresión en Cataluña

Desde Mèdia.cat piden que los poderes públicos asuman “un papel activo para garantizar que se pueda informar con libertad y que se respeten los derechos fundamentales de toda la ciudadanía”

 


El Observatorio Mèdia.cat del Grupo de Periodistas Ramon Barnils presenta una recopilación de agresiones, intimidaciones, coacciones y vulneraciones del derecho a la libertad de expresión y de información de la ciudadanía en el marco del referéndum de autodeterminación.

“Toda persona tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de las mismas opiniones y el de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas por cualquier medio y sin límite de fronteras “. Así lo recoge el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, aunque este derecho no siempre está asegurado. Lo demuestra un informe del Observatorio Mèdia.cat que ha recopilado 110 restricciones a las libertades de información y expresión entre el 6 de septiembre y el 1 de noviembre de este año. Una media de casi dos restricciones al día y una cifra prácticamente igual al total de casos recogidos en todo el 2016 (122 en total).

La horquilla temporal no es fruto del azar. El disparo de salida, el momento en que se aprueba la Ley del referéndum y el Gobierno firma el decreto de convocatoria; la de cierre, justo un mes más tarde del día de la celebración del referéndum. Con este informe, desde Mèdia.cat han querido separar el grano de la paja y analizar todos aquellos incidentes que han restringido la labor periodística o la libertad de expresión y de información de la ciudadanía. Está previsto que este trabajo llegue a organismos nacionales e internacionales que trabajan en la defensa de las libertades de información y expresión.

La mayoría de agresiones, intimidaciones y amenazas se han producido en el marco de manifestaciones españolistas y los medios que se han visto más afectados fueron Cataluña Radio y TV3.
 -
El informe divide en dos grandes clasificaciones las 110 restricciones recogidas. Por un lado, las que están relacionadas directamente con el trabajo de los periodistas o los medios de comunicación. Por la otra, las que están relacionadas con la posible restricción de los derechos fundamentales de libertad de expresión o de información de la ciudadanía. “Hay que garantizar un clima donde los y las periodistas puedan trabajar de manera adecuada y con unas condiciones aseguradas” explica la coordinadora de Mèdia.cat Elisenda Rovira. Por ello, piden a las administraciones que protejan los derechos a la libertad de expresión y de información tanto de la prensa como de la ciudadanía.

Rovira se muestra especialmente preocupada por los incidentes que tienen que ver con la prensa, ya que más de sesenta de los episodios registrados han afectado directamente a periodistas o medios de comunicación. De estos, desde Mèdia.cat consideran “especialmente grave” que 33 sean agresiones, intimidaciones o amenazas. La mayoría de agresiones, intimidaciones y amenazas -una veintena- han producido en el marco de manifestaciones a favor de la unidad de España. Los medios que se han visto más afectados, según este informe, fueron Cataluña Radio y TV3. “Si las administraciones no persiguen los agresores, esto provoca que haya más”, asevera la coordinadora del informe.

Censura y autocensura

En cuanto a las resoluciones judiciales, actuaciones policiales o denuncias que podrían obstaculizar la labor periodística, se registraron un total de once casos. La mayoría hacen referencia a las notificaciones que prohíben publicar anuncios del referéndum bajo amenaza de consecuencias en el ámbito penal.

Manifestantes a favor de la unidad del Estado enganchan adhesivos
a una furgoneta de TV3 en la manifestación del pasado 29 de octubre
en Barcelona / Sonia Calvó

Ante todas estas situaciones, la abogada Laia Serra, que ha colaborado con el informe, recuerda que la legitimidad de las restricciones a la libertad de expresión no se puede analizar ciñéndose a examinar si provienen del dictado de una resolución judicial. “A pesar de tener este primer escalón de cobertura legal, el análisis debe ser mucho más profunda”, opina. “Las injerencias por parte de la autoridad siempre deberían operar con criterios quirúrgicos y no de brocha gorda”, concluye Serra.

Desde Mèdia.cat apuntan que las restricciones de la tarea periodística y de las libertades de información y de expresión se producen “no sólo por la acción directa del aparato judicial, policial o político, sino también por omisión”.

Desde Mèdia.cat han querido remarcar que las restricciones de la tarea periodística y de las libertades de información y de expresión se producen “no sólo por la acción directa del aparato judicial, policial o político, sino también para omisión “. Además, tres cuerpos de seguridad estatales han denunciado a periodistas o medios. Se trata de las denuncias que han recibido la directora de El matí de Catalunya Ràdio, Mònica Terribas, un periodista de TV3 y la publicación satírica El Jueves. La situación de de inestabilidad por los periodistas y las denuncias también han provocado dieciocho casos de autocensura, como por ejemplo el hecho de dejar de emitir programas o informaciones referentes al 1-O.

Por último, 47 entradas registradas no hacen referencia a la prensa. Algunas de estas explican casos de cierre de webs -tanto institucionales como de entidades- relacionadas con el referéndum, en algunas ocasiones sin notificación previa.

Ante todas estas cifras, desde Mèdia.cat se muestran preocupados por el aumento de situaciones que coartan el trabajo de los periodistas que vulneran las libertades de expresión y de información. Por ello piden que los poderes públicos asuman “un papel activo para garantizar que se pueda informar con libertad y que se respeten los derechos fundamentales de toda la ciudadanía”.

Información relacionada:

110 casos de ataques o restricciones a la prensa en España durante septiembre y octubre

-.-

Més d’un centenar d’atacs en dos mesos a les llibertats d’informació i expressió a Catalunya

L’Observatori Mèdia.cat del Grup de Periodistes Ramon Barnils presenta un recull d’agressions, intimidacions, coaccions i vulneracions del dret a la llibertat d’expressió i d’informació de la ciutadania en el marc del referèndum d’autodeterminació.


-.-

Por qué el fascismo es la fuerza de choque del 155 (cast/cat)

La proliferación de nazis en la calle es ostensible desde que fueron convocados a la primera gran manifestación españolista del 8 de octubre en Barcelona.


Por Xavier Godàs
Kaos en la Red / El Món 1/12/2017

Los fascistas han vuelto a salir a campar por las calles, de cacería. Su lema es la violencia. En Cataluña la proliferación de nazis en la calle es ostensible desde que fueron convocados a la primera gran manifestación españolista del 8 de octubre en Barcelona. Otras ciudades del Estado, particularmente Valencia y Madrid, también han experimentado el incremento de la presencia pública de fascistas en manifestaciones y disturbios aprovechando el clima generado contra el conflicto catalán. Esto, en cuanto a los fascistas militantes. Hemos podido ver, también, cómo han proliferado actitudes propias de un fascismo cultural, civil, casi de carácter familiar: el famoso “A por ellos” como expresión popular de un sentir catalanofóbico. Un “A por ellos” empleado como grito de guerra también por policías de viaje en Cataluña. Y hemos comprobado con estupor como la Policía Nacional y la Guardia Civil cuentan entre sus destacados miembros en sindicatos policiales y asociaciones a activistas decididos de extrema derecha.

La policía municipal de Madrid nos queda lejos, pero marca el tono de un espíritu nazi incrustado en componentes de los cuerpos armados: loas a Hitler y el nazismo; deseos de muerto a repartir entre inmigrantes de todo tipo, y apología del asesinato contra políticos de izquierdas, republicanos y/o independentistas. Un “A por ellos” algo más sutil pero igualmente incendiario ha estallado entre el periodismo español nacionalista, como en el caso de “Espejo Público”, confirmando a sus audiencias que la catalanofobia es una emoción justificable. En fin, para acabarlo de sazonar, el Tribunal Constitucional es tajante en el encarcelamiento de cargos electos y dirigentes independentistas pacíficos pero suspende cautelarmente el ingreso en prisión de los fascistas asaltantes de Blanquerna formalmente condenados. Podríamos continuar hasta la extenuación con otros muchos ejemplos.

Pero, si cómo se nos insiste, vivimos en democracia, ¿por qué es posible la expresión desacomplejada del fascismo? Sencillamente, porque en España el fascismo está blanqueado y es normal: forma parte del horizonte del sistema político español. De hecho el mismo Partido Popular flirtea constantemente con él. Personajes como los señores Albiol y Casado son un claro ejemplo. Dos políticos del PP perfectamente homologables a la extrema derecha europea; dos parafascistas que hacen gala de su agresividad y su labrada ignorancia.

¿Qué es lo que marca la diferencia en el tratamiento del fascismo en España respecto a otros estados europeos de pasado fascista? Pues el hecho histórico que en el Estado Español la Ley de Reforma Política, impulsada por las instituciones franquistas en 1976, blanqueó definitivamente el fascismo contenido en el Movimiento Nacional. De hecho, normalizó al conjunto del franquismo. Porque España llega a la democracia formal mediante un proceso de reforma pilotada por el sector reformista de la dictadura. Una dictadura, no lo olvidemos, protegida por el bloque militar occidental durante la guerra fría, con los EE.UU. al frente. En este marco histórico, la dictadura de Franco fue concebida por muchas democracias liberales europeas como un mal menor en la cruzada geopolítica antisoviètica. La dictadura española ofreció sus servicios a Occidente erigiéndose en muro de contención del comunismo y permitiendo convertirse en plataforma militar de los EE.UU. y, por derivada estratégica, de la OTAN.

Sin embargo, a partir de 1975 el estado de derecho español se estructuró en base a concesiones progresivas a las fuerzas democráticas sin alterar la estructura institucional básica de la España concebida de azul: la indisoluble unidad de la nación española, las fuerzas armadas como garantes de la integridad territorial del Estado, las autonomías uniformizadas que concretan paradigmáticamente la unidad nacional, la misma monarquía impuesta por el dictador. Se trataba de pervivir en el marco de las democracias formales europeas en proceso de coordinación en un mercado común y en políticas generales que conformarían con el tiempo la UE. Seamos conscientes del hecho de que no fue bastante fuerte la oposición democrática del conjunto del Estado como para hacer caer la dictadura en vida del dictador. Cuando no se es bastante fuerte, el oponente delimita las reglas del juego. Seguro que en aquel contexto las fuerzas democráticas, particularmente los comunistas y los republicanos, valoraron los avances que se estaban haciendo como necesarios a la luz de la correlación de fuerzas existente, pero el tiempo ha demostrado que la democracia resultante es deficiente; que las pautas político-culturales del franquismo mantienen su dinamismo en el despliegue del régimen del 78 hasta nuestros días.

En consecuencia: la democracia española políticamente secuestrada por una transición hegemónicamente franquista, consiente el fascismo porque la evolución de las instituciones de la dictadura a las resultantes de la transición española comportó el pacto de que ningún responsable del régimen dictatorial tuviera que rendir cuentas de su pasado ni de sus actos. La transición fue, entre otras cosas, la consumación de un blanqueo en toda regla de la obra de Franco y del espíritu del Movimiento Nacional. Cómo si no hubiera existido el fascismo español. La teoría de las dos españas señalaba la republicana como fuente de desórdenes y violencia. Franco, en fin, presentado casi como una necesidad histórica para poner orden en un periodo histórico desordenado, plagado de conflictividad social y confrontaciones nacionales interiores. Así, con una parte del pueblo sometido a la derrota, con muertos mal enterrados en los arcenes de caminos y carreteras y con una historia criminal todavía por revisar, España es un estado donde el fascismo puede pervivir sin problemas y expresarse sin dificultades, porque ha sido absuelto por pactos de las élites políticas a espaldas de la ciudadanía.

Por lo tanto, tenemos que entender que cuando la concepción de la unidad patria concebida por Franco y el Movimiento Nacional está en peligro, es lógico que los fascistas salgan de sus madrigueras a hacer de fuerza de choque del bloque del 155 en Cataluña, y a torpedear cualquier resquicio de republicanismo en el Estado que pueda empatizar con alguna solución para Cataluña que no pase por la misma medicina constitucional de siempre. Actúen desacomplejadamente porque el sistema político español dominante los incluye como parte de la familia. Forman parte desde 1939.

-.-

Per què el feixisme és la força de xoc del 155

“La proliferació de nazis al carrer és ostensible des que varen ser convocats a la primera gran manifestació espanyolista del 8 d’octubre a Barcelona”

Els feixistes han tornat a sortir a campar pels carrers, de cacera. El seu lema és la violència. A Catalunya la proliferació de nazis al carrer és ostensible des que varen ser convocats a la primera gran manifestació espanyolista del 8 d’octubre a Barcelona. Altres ciutats de l’Estat, particularment València i Madrid, també han experimentat l’increment de la presència pública de feixistes en manifestacions i aldarulls aprofitant el clima generat contra el conflicte català. Això, pel que fa als feixistes militants. Hem pogut veure, també, com han proliferat actituds pròpies d’un feixisme cultural, civil, gairebé de caràcter familiar: el famós “A por ellos” com a expressió popular d’un sentir catalanofòbic. Un “A por ellos” emprat com a crit de guerra també per policies de viatge a Catalunya. I hem comprovat amb estupor com la Policia Nacional i la Guàrdia Civil compten entre els seus destacats membres en sindicats policials i associacions a activistes decidits d’extrema dreta.

La policia municipal de Madrid ens queda lluny, però marca el to d’un esperit nazi incrustat en components dels cossos armats: lloes a Hitler i el nazisme; desitjos de mort a repartir entre immigrants de tota mena, i apol·logia de l’assassinat contra polítics d’esquerres, republicans i/o independentistes. Un “A por ellos” un xic més subtil però igualment abrandat ha esclatat entre el periodisme espanyol nacionalista, com en el cas de “Espejo Público”, tot confirmant a les seves audiències que la catalanofòbia és una emoció justificable. En fi, per acabar-ho d’adobar, el Tribunal Constitucional és taxatiu en l’empresonament de càrrecs electes i dirigents independentistes pacífics però suspèn cautelarment l’ingrés a presó dels feixistes assaltants a Blanquerna formalment condemnats. Podríem continuar fins a l’extenuació amb molts altres exemples.

Però, si com se’ns insisteix, vivim en democràcia, per què és possible l’expressió desacomplexada del feixisme? Senzillament, perquè a Espanya el feixisme està blanquejat i és normal: forma part de l’horitzó del sistema polític espanyol. De fet el mateix Partit Popular hi flirteja constantment. Personatges com els senyors Albiol i Casado en són un clar exemple. Dos polítics del PP perfectament homologables a l’extrema dreta europea; dos parafeixistes que fan gal·la de la seva agressivitat i la seva llaurada ignorància.

Què és el que marca la diferència en el tractament del feixisme a Espanya respecte d’altres estats europeus de passat feixista? Doncs el fet històric que a l’Estat la Llei de Reforma Política, impulsada per les institucions franquistes el 1976, blanquejà definitivament el feixisme contingut en el Movimiento Nacional. De fet, normalitzà el conjunt del franquisme. Perquè Espanya arriba a la democràcia formal mitjançant un procés de reforma pilotada pel sector reformista de la dictadura. Una dictadura, no ho oblidem, protegida pel bloc militar occidental durant la guerra freda, amb els EE.UU. al capdavant. En aquest marc històric, la dictadura de Franco fou concebuda per moltes democràcies liberals europeees com un mal menor en la creuada geopolítica antisoviètica. La dictadura espanyola oferí els seus serveis a Occident erigint-se en mur de contenció del comunisme i permetent esdevenir plataforma militar dels EE.UU. i, per derivada estratègica, de l’OTAN.

Amb tot, a partir de 1975 l’estat de dret espanyol s’estructurà en base a concessions progressives a les forces democràtiques sense alterar l’estructura institucional bàsica de l’Espanya concebuda de blau: la indissoluble unitat de la nació espanyola, les forces armades com a garants de la integritat territorial de l’Estat, les autonomies uniformitzades que concreten paradigmàticament la unitat nacional, la mateixa monarquia imposada pel dictador. Es tractava de perviure en el marc de les democràcies formals europees en procés de coordinació en un mercat comú i en polítiques generals que conformarien amb el temps la UE. Siguem conscients del fet que no fou prou forta l’oposició democràtica del conjunt de l’Estat com per fer caure la dictadura en vida del dictador. Quan no s’és prou fort, l’oponent delimita les regles del joc. Segur que en aquell context les forces democràtiques, particularment els comunistes i els republicans, valoraren els avenços que s’estaven fent com a necessaris a la llum de la correlació de forces existent, però el temps ha demostrat que la democràcia resultant és deficient; que les pautes político-culturals del franquisme mantenen el seu dinamisme en el desplegament del règim del 78 fins als nostres dies.

En conseqüència: la democràcia espanyola políticament segrestada per una transició hegemònicament franquista, consenteix el feixisme perquè l’evolució de les institucions de la dictadura a les resultants de la transició espanyola comportà el pacte que cap responsable del règim dictatorial hagués de passar comptes del seu passat ni dels seus actes. La transició fou, entre d’altres coses, la consumació d’un blanqueig en tota regla de l’obra de Franco i de l’esperit del Movimiento Nacional. Com si no hagués existit el feixisme espanyol. La teoria de les dues espanyes assenyalava la republicana com a font de desordres i violència. Franco, en fi, presentat gairebé com una necessitat històrica per posar ordre en un període històric desordenat, plagat de conflictivitat social i confrontacions nacionals interiors. Així, amb una part del poble sotmès a la derrota, amb morts mal enterrats als vorals de camins i carreteres i amb una història criminal encara per revisar, Espanya és un estat on el feixisme pot perviure sense problemes i expressar-se sense dificultats, perquè ha estat absolt per pactes de les elits polítiques a esquena de la ciutadania.

Per tant, hem d’entendre que quan la concepció de la unitat pàtria concebuda per Franco i el Movimiento Nacional està en perill, és lògic que els feixistes surtin dels seus caus a fer de força de xoc del bloc del 155 a Catalunya, i a torpedinar qualsevol resquici de republicanisme a l’Estat que pugui empatitzar amb alguna solució per a Catalunya que no passi per la mateixa medicina constitucional de sempre. Actuen desacomplexadament perquè el sistema polític espanyol dominant els inclou com a part de la família. En formen part des de 1939.

-.-

Manual para identificar a la nueva extrema derecha

Los fascismos modernos han eliminado la simbología clásica, difuminado el discurso racista y han adoptado discursos de la izquierda como el del activismo y la defensa de los trabajadores

Integrantes de Hogar Social Madrid en una manifestación en
Septiembre del año pasado. Foto: Facebook

Laura Martínez
ElDiario.es 03/12/2017 

Cataluña y la defensa de la unidad de España es el conflicto que ha canalizado a las fuerzas de extrema derecha en el Estado. Es la teoría que manejan varios periodistas especializados en fascismos, como Miquel Ramos. Desde que un Gobierno central incapaz de entender la singularidad de algunos territorios chocara con su homólogo catalán, dispuesto a declarar la independencia unilateral, en todo el Estado y especialmente en Cataluña se ha visto un repunte de actitudes violentas típicas de la extrema derecha, alentadas por la retórica bélica que se ha dado al problema político y territorial.  Como explica el periodista Alejandro Torrús, el mensaje se camufla entre expresiones grandilocuentes como 'golpe de Estado' o "sediciosos catalanes' o la supuesta amenaza de la ruptura de España.

En la Comunitat Valenciana, el mejor -o quizá el peor- ejemplo se vivió en la manifestación del 9 d'Octubre, interrumpida por ultras vinculados a varios grupos políticos que se saldó con graves agresiones captadas por las cámaras de varias televisiones y cuyas acciones están pendientes de ser juzgadas. Desde el "a por ellos" que coreaban en Huesca o Córdoba a la Guardia Civil hasta peleas en los alrededores de manifestaciones son síntomas de que la extrema derecha y los grupos afines violentos siguen en la calle. O de que nunca se han ido del todo.

En España, los grupos de extrema derecha apenas están organizados políticamente y no tienen representación en los parlamentos, aunque algunos sí han logrado hacerse hueco en ayuntamientos. No existen partidos potentes que promocionen esta ideología. En las últimas elecciones generales, VOX obtuvo 46.638 votos, un 0'2% del electorado; la Falange 9.862, el 0'04% del total, y España 2000, en las últimas elecciones municipales consiguió 7 concejales en todo el Estado. Este último, junto a otras organizaciones de extrema derecha, ha constituido la federación Respeto junto con la renovada Plataforma per Catalunya (PxC) y el Partido por la Libertad (PxL), con el objetivo de ser una candidatura nacional y europea. La falta de un liderazgo claro y de un proyecto común favorece que se diluya el discurso de ultraderecha.

"La extrema derecha está ocupada en Cataluña; legitimada por el discurso del poder. Las manifestaciones de Societat Civil Catalana no son de extrema derecha, pero están todos los grupos y organizaciones de extrema derecha", señala el periodista en una charla sobre los renovados fascismos europeos y el discurso del odio. La teoría de Ramos apunta a que las personas afines a la extrema derecha se sienten cómodas en partidos conservadores que hacen una defensa a ultranza de la unidad de España como el PP y recelan del resto de formaciones. Si bien este partido no se significa tanto en otros temas como la inmigración o el Islam, solo apelando a la unidad de España ya logra aunar a toda la ultraderecha. Primero, patriotas.

Cartel de Xavier Garcia Albiol (PP) para las elecciones municipales

Esta nueva derecha ha cambiado en apariencia, lo que la hace menos identificable, explica el periodista en la conferencia. Han renunciado a la simbología neonazi, al discurso antisemita, incluso a la vestimenta tipo  skin . Por contra, han adoptado símbolos y luchas de la izquierda, como la defensa de los derechos de las mujeres -como arma de confrontación con el Islam-, de los trabajadores e, incluso, de la lucha contra el machismo -España 2000 celebraba el día contra la violencia machista en su Facebook-.

La extrema derecha española aspira a ser como el Front National francés y copia los lemas de la campaña de Donald Trump (hacer España grande otra vez). En general, estos partidos imitan a los europeos y, como ellos, rehúsan la etiqueta “extrema derecha” y prefieren que se les conozca como social- patriotas y defensores de los derechos de los españoles.  Les unen además el rechazo a la Unión Europea, a la inmigración -especialmente a la que proviene de países musulmanes-, a la globalización y el ensalzamiento de los valores nacionales. No se definen como racistas pese al claro tinte islamófobo, sino que dicen ser etnopluralistas: la no mezcla de culturas para no perder la identidad, explica Ramos. “Han pasado del antisemitismo a la islamofobia y la xenofobia y a hacer apología de la diferencia cultural. Dicen que no son racistas, pero que cada uno, a su casa”, comenta el periodista.

Para el periodista, los grupos juveniles son el punto que más debería preocuparnos. "Le están comiendo el terreno a la izquierda", señala Ramos, alertando del fenómeno. En España, todavía no son numerosos las asociaciones vinculadas a la extrema derecha. Hogar Social en Madrid, Lo Nuestro en las comarcas alicantinas y en y Murcia o Proyecto Impulso en Castellón son algunos ejemplos, que se disfrazan de organizaciones sociales, juveniles y deportivas.

Imitan el lenguaje xenófobo de sus homólogos europeos y buscan sus referentes en Casa Pound (Italia) o Generación Identitaria (Francia), con quienes comparten actividades. Además, como el resto de organizaciones europeas, han aprendido que los símbolos fascistas tradicionales generan rechazo. Ahora se cuidan de portar simbologías. Sin embargo, no son invisibles para otros jóvenes. Cuando, por ejemplo, en una manifestación estudiantil se les identifica y se les expulsa, aducen que es por llevar banderas españolas, comenta Ramos. Se escudan en la patria.

Estos grupúsculos crean entornos de debate en sus instalaciones, hacen apología del deporte, del culto al cuerpo y del esfuerzo físico -Hogar Social tiene en su edificio un gimnasio- e incluso organizan acciones aparentemente solidarias como donaciones de comida y de juguetes. Solo para españoles. Y mientras estas organizaciones campan a sus anchas por las calles, el periodista y los asistentes se preguntan en la sala: "¿dónde está la izquierda?".

-.-

4/12/17

La Audiencia Nacional española condena a tod@s l@s raper@s de La Insurgencia a dos años y un día de prisión

Condenan a l@s doce raper@s de ‘La Insurgencia” a de 2 años y un día de prisión, 4.800 euros de multa y 9 años de inhabilitación. La Insurgencia anuncia que recurrirán



La Audiencia Nacional ha condenado a l@s doce raper@s del grupo ‘La Insurgencia” a la pena de dos años y un día de prisión, 4.800 euros de multa y 9 años de inhabilitación absoluta para cada un@ de ell@s. Es decir, la sentencia no rebaja ninguna de las peticiones fiscales. Hay que recordar que la acusación fiscal se basaba en acusarles de “incitar indirectamente a cometer actos violentos“. La sentencia, como en otras de las emitidas ultimamente, pasa por alto las resoluciones del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que en una sentencia estableció que estas incitaciones deben ser “directas”.

Hoy mismo han recibido la sentencia l@s componentes del grupo musical. Desde La Haine  hablamos con Saúl, integrante de La Insurgencia: “No han rebajado ni un día la pena de prisión, ni la inhabilitación, ni un euro la multa”. nos explica.

El periplo judicial no termina aquí, y desde La Insurgencia ya anuncian que recurrirán esta grave sentencia: “Podemos ir a la cárcel por nuestras canciones. Ya estamos manos a la obra para redactar el recurso al Supremo. Seguiremos recurriendo mientras podamos por que esto es muy grave”.

Saúl nos explica que relanzarán la campaña de apoyo que han llevado a cabo durante estos meses: “Consideramos que esta sentencia es muy grave y ahora hay que darle más difusión que nunca a este tema.

La represión no se detiene, hace un mes ingresó Alfredo Remírez en prisión por comentar en las redes sociales, después el Supremo ratificó la condena de año y medio a Andeka Jurado. Los juicios no se  detienen, el miércoles pasó por la Audiencia Nacional Pablo Hasel por un twitt,el pasado jueves tuvo lugar el juicio contra el que escribe estas líneas y un rato después pasó a declarar otra persona acusado de “injurias a la corona” por un twitt, además hoy mismo ha tenido lugar otro juicio contra uno de los detenidos durante la cuarta fase de la Operación Araña.

Saúl nos explica: “los hechos hablan por si solos, hace un mes entro en la cárcel el primer twittero en el estado español, detrás vamos músicos, periodistas, activistas por hacer pintadas… Se está demostrando que la represión ataca a cualquier sector popular que discrepe aunque sea minimamente con el sistema. Si seguimos así va a haber más gente dentro que fuera”.

-.-

Marca España. Arranca la campaña electoral en Catalunya con candidatos presos y exiliados

A horas de empezar la campaña electoral en Catalunya la realidad, muy europea ella, es que hay candidatos presos y exiliados. Todo un alarde de democracia.



El Insurgente 04/12/2017
.
El juez Pablo Llarena ha decidido mantener la prisión provisional sin fianza para el exvicepresidente del Govern de Cataluña y candidatos al Parlment, Oriol Junqueras, para el exconseller de Interior Joaquim Forn y para los líderes de ANC y Omnium, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart. A horas de empezar la campaña electoral en Catalunya la realidad, muy europea ella, es que hay candidatos presos y exiliados. Todo un alarde de democracia.

Para los otros 6 exconsellers de Cataluña que están en prisión, el juez acuerda la prisión eludible bajo fianzas de 100.000 euros para cada uno de ellos. Una vez que las depositen, el magistrado les impone comparecencias semanales en el TSJ de Cataluña o en el juzgado o tribunal de su conveniencia, prohibición de abandonar el país y retirada de pasaporte. El magistrado les advierte de que el incumplimiento de cualquiera de las obligaciones impuestas conllevaría su inmediato ingreso en prisión. El juez considera que no hay riesgo de fuga, pero aprecia riesgo de reiteración delictiva en el caso de las 4 personas que mantiene en prisión.

.
Información relacionada:
-.-

Sospechosos ataques independentistas: ¿dónde están los detenidos?, ¿atentados de falsa bandera?

Sospechosos ataques independentistas: ¿dónde están los detenidos?

Los medios deberían extremar la precaución contra los atentados de falsa bandera

Nerón y el incendio de Roma

Àlex Gutiérrez
Ara 03/12/2017

Desde que Nerón culpó a los cristianos del incendio de Roma que muy probablemente él mismo había provocado, los atentados de falsa bandera son una de las herramientas predilectas de fanáticos y dictadores. Se da por hecho que fue el mismo nazismo quien quemó en 1933 el Reichstag, lo que les permitió decretar el estado de emergencia y perseguir así los comunistas aprobando decretos que se podían sacar adelante sin el estorbo de haber pasar por el Parlamento.

Este fin de semana hemos visto Mariano Rajoy publicitar una fotografía suya llamando a una familia de Balsareny a quien, presuntamente, han quemado la casa para exhibir una bandera española. El suceso está lleno de contradicciones y el teórico incendio, según algunas fuentes, son sólo unos papeles quemados delante del portal, y hay incluso que afirman que por ellos mismos. Los denunciantes, tal como ha señalado el imprescindible cuenta @CNICatalunya, son miembros de la conflictiva Hermandad de Hermanos Cruzados, una organización de ultraderecha que asaltó violentamente un centro de menores del Bages, lo que terminó con tres detenidos por un presunto delito de incitación al odio. Hay motivos, pues, para no precipitarse: hay que recoger más datos y explicar quién ha hecho qué. Pero da igual, el PP ya se permitía hablar de "atentado". Tenemos también unos muñecos colgados de un puente, simulando un linchamiento, con los logos de los partidos constitucionalistas. Pero, de nuevo, no hay detenidos. Mientras tanto, en vez de ser rigurosos (no hay autoría clara) y responsables (evitar el efecto llamada) los medios habituales aprestan a maximizar estos gaseosos asuntos. 

A veces sí se resuelven los casos. Una semana antes del 1-O, algunos periódicos contaban que se había lanzado un "artefacto incendiario" a un cuartel. Los Mossos encontraron ropa del ejército quemada. Ejem, ejem. 

-.-

El propietario del piso de la «rojigualda» de Balsareny, autor de los graves insultos a unos abuelos en una cima del Bages

- Jordi Cervantes no ha denunciado a los Mossos el supuesto ataque en su casa, lo que hace sospechar de la versión que ha trascendido a la prensa.
 - Es la misma familia que denunciaron que su hijo de 9 años había sido agredido por un independentista.

, Balsareny
Nació Digital 03/12/2017 
.
El grupo de personas mayores del Centro Excursionista de Vilafranca del Penedès que el pasado miércoles 22 de noviembre subieron a la cima del Collbaix ha reconocido Jordi Cervantes como el autor del vídeo y de los graves insultos que recibieron mientras intentaban hacerse una foto con una estelada.

Jordi Cervantes es el vecino de Balsareny que la madrugada de este sábado ha denunciado a los medios que uno o varios individuos han intentado quemar la bandera española que tiene colgada en el balcón de su casa y que al no conseguirlo, han prendido un fuego en el portal de entrada del edificio. Una versión que ha denunciado en los medios pero que no lo ha hecho ante los Mossos. Hay que tener en cuenta que una falsa denuncia puede tener consecuencias penales.

Uno de los miembros del centro excursionista confirmó a Nació Digital que el reconocimiento de Jordi Cervantes como autor de la ofensa lo han hecho gracias a las fotografías que el individuo tiene colgadas en su Facebook, y que la semana pasada ya se personaron en la comisaría de los Mossos de Vilafranca del Penedès para ampliar la denuncia inicial con los datos de identificación del autor.

Una cronología sospechosa

En poco más de un mes y medio, Jordi Cervantes se ha visto implicado en tres sucesos relacionados con supuestos agravios del independentismo hacia él o su familia, todo ellos, pero, con unas bases de denuncia muy débiles.  

A mediados de octubre presentó una denuncia a los Mossos por una supuesta agresión a su hijo en Balsareny a manos de un independentista. Según su relato, su hijo, de 9 años, fue cogido por el cuello por una persona adulta para arrancar carteles del CDR de Balsareny. La versión que el entorno del hombre denunciado dio a Nació Digital fue sensiblemente diferente. Aseguró que había sido el menor quien al ver que el hombre reposaba los carteles despegados, se dirigió a él ya su familia con "graves insultos" y que, incluso más tarde, causarle daños a la puerta de su casa golpeándola con una botellas.Siguiendo con la cronología, el 22 de noviembre, un grupo del Centro Excursionista de Vilafranca del Penedès fue amenazado e insultado por un individuo con un perro arriba del Collbaix mientras intentaban hacerse una foto sosteniendo una bandera. En aquel momento no lo identificaron, pero posteriormente, y gracias a las redes sociales, pudieron concretar que se trataba, precisamente, de Jordi Cervantes. La identificación fue complementada en la denuncia hecha ante los Mossos.
.

El hecho de que el insultador era un hombre que hacía deporte al Collbaix y que iba vestido con indumentaria de deporte aún sustenta más la identificación, si se tiene en cuenta que el balsarenyenc es un deportista destacado en su disciplina, el boxeo, con la que ha llegado a disputar combates de aficionado. Curiosamente, el vídeo que corrió por las redes con los insultos, fue grabado por el propio autor de los improperios y no por las víctimas en señal de denuncia. Esto hace pensar que el individuo, más que grabar su acción, buscaba la reacción airada de los insultados para poder criminalizar el independentismo. Reacción que no consiguió.

Finalmente, el pasado sábado, uno o varios individuos intentaron quemar la bandera española que Cervantes tiene colgada en el balcón de su domicilio de Balsareny, y al no conseguirlo provocaron un pequeño incendio en el portal con papeles. A pesar de la gravedad de los hechos, el sábado por la noche Cervantes aún no había presentado denuncia ante los Mossos, pero sí había tenido tiempo de reunir una docena de amigos suyos y ir delante de casa del alcalde, Isidro Viu, a quemar estrelladas y acosar a su familia -el alcalde no estaba en casa a esa hora.

Por acabarlo de remachar, Cervantes es una persona muy próxima a Raul Macià Pastor, condenado con sentencia firme a 10 años de prisión por delitos contra la salud pública -tráfico de drogas- y robo, pero que vende su estancia en el centro penitenciario de Lledoners como si fuera por haber arrancado un rótulo independentista en Sallent o asaltado el ayuntamiento de Balsareny para izar la bandera española. El hecho, sin embargo, es que después de estos hechos reingresó a prisión, donde todavía está a estas alturas, porque se encontraba en tercer grado penitenciario cuando llevó a cabo las acciones. 


Los vecinos del piso de Balsareny a quien Rajoy llamó no denuncian el incendio a los Mossos


- Cs, siguiendo la línea del PP, habla de "ataque" y lo atribuye a "la fractura creada por el separatismo"

El portal del bloque de Balsareny. Según los Bomberos,
el fuego sólo quemó una pila de papeles / EFE

P.E. Balsareny
Ara 03/12/2017 



El incendio que hubo este sábado en la madrugada en un portal de un bloque de pisos de Balsareny, en el Bages, ha generado algunas incógnitas. En un balcón del edificio colgaba una bandera española y los vecinos de este domicilio aseguraron que alguien había intentado quemarla. Enseguida, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quiso mostrar "su solidaridad" con la familia. "Esta familia ha ejercido un derecho constitucional, como es tener el balcón la bandera que considere oportuna y conveniente", afirmó este sábado Rajoy, que incluso más tarde habló telefónicamente con la mujer residente en el piso. En el mismo acto de precampaña, el líder del PP en Cataluña, Xavier García Albiol, criticó que el hecho de que esta familia tuviera una bandera española colgada en el balcón hubiera comportado, según él, que intentaran incendiar el domicilio con los inquilinos dentro.
La dimensión política de los hechos de Balsareny ha continuado este domingo, cuando el número 2 de Cs a las elecciones del 21-D, Carlos Carrizosa, ha condenado "el ataque" a este piso y lo ha atribuido a "la fractura social creada por el separatismo ". La contundencia del PP y Cs, pero, contrasta con la información de los cuerpos de emergencias, ya que los Bomberos de la Generalitat han informado de que recibieron el aviso de fuego las 02.45 h de este sábado y que, cuando llegaron el lugar de los hechos, el incendio ya estaba extinguido con la ayuda de un extintor y de los agentes de la Policía Local. Los bomberos también han concretado que sólo se había quemado una pila de papeles en el portal, pese a que el humo había afectado la escalera del edificio y una persona había resultado intoxicada leve. Desde los Mossos, fuentes del cuerpo han apuntado este domingo que de momento los vecinos del piso con la bandera española, situado en el número 1 de la calle del Norte de Balsareny, no han denunciado el incendio a la policía catalana. Sin embargo, los Mossos han abierto una investigación para esclarecer los hechos y saber quién causó el fuego.Mientras tanto, a medida que han avanzado las horas, el foco también se ha situado sobre la familia que vive en este domicilio de Balsareny. La cuenta de Twitter CNI Cataluña ha colgado una foto extraída del Facebook de la residente del piso, a quien Rajoy llamó, en la que la mujer aparece con una bandera española donde están escritas las siglas de la organización de ultraderecha Hermandad de Hermanos Cruzados. Horas después de que se haya difundido esta imagen, la mujer ha cerrado el acceso a su cuenta de Facebook.
En el transcurso de este domingo, también se han pronunciado los miembros del grupo de personas mayores del Centro Excursionista de Vilafranca del Penedès, que han identificado el residente en el domicilio de Balsareny como el hombre que el 22 de noviembre increparlos por haberse hecho una foto con una estelada en la cima del Collbaix. Unos hechos que la entidad grabó en vídeo y que colgó en las redes sociales para denunciarlos. Uno de los miembros del Centro Excursionista confirmó a Nación Manresa que han reconocido el hombre por sus fotos de Facebook. La semana pasada ya denunciaron los hechos a la comisaría de los Mossos de Vilafranca.

Ramón Cotarelo advierte sobre atentados de "falsa bandera"

El politólogo Ramón Cotarelo ha advertido de la posibilidad de que se produzcan atentados de "falsa bandera", es decir causados por personas de un signo político que se hacen pasar por sus contrincantes. El ahora candidato de ERC a las elecciones catalanas, si bien en una posición testimonial (cerrando la lista), ha señalado literalmente: "De aquí al 21-D lloverán atentados de falsa bandera. Principal sospechoso: bloque del 155: nazis, franquistas y fascistas, policía nacional, guardia civil, SCC, Cs, PP, PSC".



Noticias de Catalunya

Las imágenes de unos monigotes con las siglas de los partidos del tripartito del 155 (PP, PSC y Ciudadanos) colgados de un puente de la C-17 cerca de Vic se han hecho virales hoy y han activado la típica campaña victimista de unionistas, en especial de Inés Arrimadas y Ciudadanos, que parecen haber centrado su campaña en este victimismo más que injustificado.

Los “medios” que han destapado esta noticia son la famosa web españolista Dolça Catalunya y sus amigos de Societat Civil Catalana. Parece curioso que ningún medio se hubiera hecho eco de esta información con anterioridad, incluso buscando en twitter el primer usuario en usar la palabra “monigotes” es la de la propia Dolça Catalunya. El timing es muy sospechoso y todo parece indicar que se trata de un acto de falsa bandera, donde un grupo de españolistas colocan esos monigotes para hacer creer que en realidad han sido los independentistas. Después se llama a los medios amigos que te van a “comprar” la noticia y la máquina de echar mierda ya está arrancada. Otra de las mentiras de Ciudadanos y sus seguidores de las que ya hemos hablado en Noticias de Catalunya.

Recordemos que en un estudio aparecido recientemente vemos como los ataques de la extrema derecha españolista se han multiplicado exponencialmente los últimos meses, normalmente bajo el paraguas de las manifestaciones organizadas por Societat Civil Catalana y Ciudadanos. La diferencia? En ese caso tenemos muchas imágenes que demuestran quién son esos energúmenos.

Relacionado:

La violencia españolista está desatada. Y deberíamos estar preocupados

-.-